lunes, 12 de abril de 2021

MAREA CAFÉ: A TU REGRESO A CASA.

 

MAREA CAFÉ: A TU REGRESO A CASA.

 

Por Héctor Kol

Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com

Abril de 2021

 

 

El dinoflagelado Heterosigma akashiwo es un viejo conocido. 

 

Me recibió en 1988 cuando re-ingresaba a trabajar en la entonces incipiente Industria Salmonera y durante agosto y octubre de ese año me hizo comprender que la Industria para lo que estaba trabajando iba a superar lo que Adriana Hoffmann llamara “La tragedia del Bosque Chileno”…

 


 Heterosigma es un dinoflagelado y no un alga, que en un país  que tenía, entonces, apenas una producción de 4.300 toneladas/año de salmones y truchas (y que corresponde lo que hoy puede producir UN centro de engorda) encontró las condiciones nutricionales suficientes para proliferar en casi la totalidad del Mar Interior de Chiloé (Seno de Reloncaví y Golfo de Ancud) desde en Canal de Tenglo de Puerto Montt y hasta Queilen, por el weste y en toda la franja entre los 42° 00’ y 42° 40’ Latitud Sur, entre Chaitén y la Isla Grande de Chiloé, donde liquidó unas dos mil toneladas de salmones y truchas, casi el 50% de la producción salmonera nacional de entonces.

 

Durante esos tres meses, los salmoneros de entonces hicieron todo lo que podían hacer para reducir los efectos de la “Marea Café”… y no sabían qué hacer.

Si ya me habían sorprendido con la precariedad que mostraban cuando me contrataron para realizar prospecciones para instalar salmoneras en el Mar Interior de Chiloé (tal como lo relato en el documental “Contra La Corriente”, de Rory Barrientos[1]) la ausencia en los salmoneros de cualquier idea sobre lo que estaba pasando y cómo enfrentarlo, fue una sorpresa total.

 Centros de producción con balsas jaulas construidas de madera, habilitados para producciones de unas 300 toneladas/año, con pasillos también de madera que a poco de estar en el agua se elevaban y torcían como una montaña rusa, con muchos trabajadores circulando por ellos dedicados a alimentar manualmente a los salmones, debieron enfrentar el mismo “problema” de hoy: una proliferación de Heterosigma akashiwo, un dinoflagelado entonces desconocido, que había causado, ya en esos años, mortalidades  de salmones en Escocia e Irlanda y que habría llegado a Chile en las aguas de las cajas de ovas importadas  de salmón, usando como medio de propagación los cistos de resistencia (semillas) que generaba al final de su ciclo de vida.

 Las dificultades propias de la época, incluso para los europeos con ya décadas de experiencia en el cultivo de salmón en cautiverio, se representaban hasta en el reconocimiento e identificación del organismo en proliferación, al que llamaban “el flagelado X”, según los reportes que nos llegaban desde Europa y Canadá, vía fax, junto a instrucciones sobre medidas de salvataje de los salmónidos ya sembrados y expuestos al evento, medidas que eran imposibles de aplicar en Chile, como por ejemplo, arrastrar a los trenes de balsas-jaulas hacia aguas más profundas.

 Aquel que intentó hacerlo, despedazó los módulos de cultivo de madera que se enganchaban a una lancha para su remolque, porque, probablemente, ni en Canadá ni en Europa sabían que en Chile  la salmonicultura se hacía en balsas- jaulas de madera de pino….

 Entonces (y tal como ahora) para los salmoneros un dinoflagelado es lo mismo que un alga, como muestra la Figura 3, cuando los salmoneros anunciaban la retirada de la “diatomea”.  Pero la ignorancia no sólo era patrimonio de la prensa y de los salmoneros de entonces, sino también de los servicios públicos, que anunciaban, para alivio del mundo, que “las diatomeas” no son tóxicas en relación a la proliferación… de un dinoflagelado (Figura 4).

 






 Y ese error mayúsculo, que probablemente tiene que ver con la seguidilla de eventos de proliferación previsibles que, sin embargo, siguen generando mortalidades en peces encerrados en instalaciones  donde hoy se aplica “la más alta tecnología”, también se repite en SERNAPESCA, cuyos expertos ubican entre las “FAN” (Floraciones ALGALES Nocivas) a Heterosigma akashiwo y a Alexandrium catenella, ambos dinoflagelados, con un comportamiento muy diferente a una micro-alga y de donde proviene, precisamente, su peligrosidad para la Industria Salmonera.

 En particular, la peligrosidad para la Industria deviene de la capacidad de los dinoflagelados de generar cistos de resistencia (semillas) que permanecerán, por los siglos de los siglos, depositados en el fondo marino hasta que las condiciones ambientales y nutricionales permitan, nuevamente, su proliferación.

 La “FAN” de Heterosigma akashiwo nunca se batió en retirada, como lo declaraban, hace 33 años, los salmoneros de entonces… y como lo declaran los salmoneros (e INTESAL) de hoy. Heterosigma permanecerá en un estado de latencia en el sedimento marino para re-aparecer cuando el medio acuático se lo permita, tal como lo acaba de hacer hoy, después de más de tres décadas. Y tal como lo hiciera la Alexandrium catenella en 2016, tras su proliferación de 2009… y antes, en 2002 (Figura 5).

 


En 1988, el año del Plebiscito y de la Marea Café, ciertamente que las condiciones para el estudio de un evento de esta magnitud eran inexistentes. La única botella para muestreo de agua la teníamos nosotros en HATFIELD (la cuna del actual Ventisqueros) y el único microscopio en poder de las empresas (de TODAS las empresas) lo tenía Marine Harvest, entonces escocesa. Por intercambiar información sin autorización de las respectivas empresas, fuimos amenazados de despido: todo lo que pensáramos, soñáramos o imagináramos, era propiedad de la empresa, se nos advirtió en HATFIELD, lo que tuvo la adecuada y heavy-metal respuesta nuestra…. A fines de octubre de 1988, yo ya estaba fuera de mi puesto…También Pinochet…

 Para disfrazar tales condiciones paupérrimas, la industria de entonces, representada por la Asociación de Productores de Salmón y Trucha de Chile (antecesor de Salmon-Chile) contrató los servicios del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) para determinar la extensión del evento, sus causas y el o los principales organismos involucrados.

 En Septiembre de 1988, IFOP emitió un Informe Preliminar titulado “Estudio de Emergencia del Bloom Fitoplanctónico en la X Región” donde se destacaban tres antecedentes interesantes: la velocidad de desplazamiento de “las manchas”, la extensión hasta el Golfo del Corcovado del evento y la presencia, como fase previa a la proliferación de Heterosigma, de un “Bloom” de Skeletonema costatum, una diatomea (un alga) con estructura de sílice que mató salmónidos por daños físicos en sus agallas, en la primera semana de septiembre de 1988. Según este informe, en la Bahía Huenquillahue, al sur de Puerto Montt, la concentración de S. costatum  había superado los 4 millones de células por litro de agua.  Dos semanas después, la especie dominante en el evento era un “flagelado no identificado”.

 Las Figuras 6 y 7 muestran los mapas, a mano alzada, que incluía tal Informe preliminar. El primero de ellos, fechado 15 de septiembre de 1988, muestra en trazos negros las zonas de “mayor abundancia” (visual) de la “marea café”, es decir, de Heterosigma akashiwo, a la fecha aún no identificada del todo. Como se aprecia en este mapa, el evento mostraba mayor intensidad en Fiordo Comau, Hualaihué y Canal Cholgo (Chiloé Continental) y en el sector surweste del Seno del Reloncaví (Puerto Montt y Calbuco).

 La Figura 6 corresponde al mapa del estudio de IFOP fechado 18 de septiembre de 1988, sólo tres días posterior al anterior, donde las “manchas” más intensas de “marea café” se encontraban desplazadas hasta la Isla Tranqui, Comuna de Queilen, Chiloé Insular.

Comau estaba libre del evento… hasta el 20 de septiembre, cuando nuevamente todo el litoral de Hualaihué y el Fiordo Comau mostraron intensa presencia del evento.

 

       


 

 


La Naturaleza tiene sus propias velocidades y dinámicas, no susceptibles de tráfico de influencia alguno y por encima de la ignorancia empresarial y periodística. Y a pesar de estas evidencias, que pudieron ser más detalladas y menos artesanales, la alerta había sido dada para una Industria siempre arrogante y que jamás se ha interesado por el cuidado del sistema que interviene y por el que paga una mísera patente acuícola… si es que la paga. Sus prácticas de entonces, son sus prácticas actuales.

 Douglas Tompkins me señalaba siempre que el cuidado del medioambiente y la solidez de una democracia NO SON TEMA PARA EL SECTOR EMPRESARIAL, que ni lo uno ni lo otro eran rol de las empresas, cuyo objetivo único es el afán de lucro, a pesar de la “democracia” y a pesar “del medioambiente”.

 La Industria Salmonera es un ejemplo de aquello.

 Han pasado 33 años desde el evento aquí relatado y aún la Industria no ha dado señales de haber aprendido algo y de haber modificado su “rol histórico” para dar cabida a lo ambiental, a lo social y a lo político.

 Mientras sigue apelando al tráfico de influencias para mantener el control de “lo político” que pudiera afectar sus intereses  (o su único interés, más bien) y sigue manteniendo en el hacinamiento a los esclavos que en sus plantas de procesos colocan los “contratistas” (modernos traficantes de esclavos) también en el tema ambiental sigue haciendo lo que se le viene en gana y este nuevo evento del dinoflagelado (“evento algal”, por obra y gracia de SERNAPESCA y de INTESAL).

Las normas y las leyes son motivo de burla para la Industria, violando cuanta norma se ha elaborado después de cada tragedia que causa para regular su comportamiento para con el bien nacional de uso público (el Mar Chileno) que hace pedazos día tras día.

 Las proliferaciones que se han sucedido desde este evento de 1988 (en 1991, otra proliferación afectó la zona sur de la Isla de Chiloé) no son causa natural o culpa del cambio climático, como ya se hizo costumbre argumentar hasta en las Declaraciones de Impacto Ambiental que presentan los salmoneros. Una proliferación es el reflejo de una condición de eutrofización del medio acuático, de la superación de las capacidades de carga de los sistemas intervenidos con descargas orgánicas por sobre sus cualidades de neutralización, reciclaje o dispersión.

 Y aunque hoy en Chile se produce, oficialmente pero no comprobadamente, UN MILLÓN DE TONELADAS DE SALMÓNIDOS, esto es, 250 veces más que aquella producción que mantuvo por casi tres meses a un dinoflagelado inundando las aguas del Mar Interior de Chiloé, a la Industria Salmonera y al Estado Salmonero que ella ha creado, es un asunto de poca o ninguna importancia tal degradación del mar de todos los chilenos.

 En el actual evento, la empresa CAMANCHACA, por ejemplo, declaró mortalidades en seis centros de engorda que mantiene en los Fiordos Comau y Reñihué, en Chiloé Continental, frente al Parque Nacional Pumalín. Uno de estos centros afectados es el centro “Nieves”, número de Registro Nacional de Acuicultura (RNA) 100661, ubicado en el Fiordo Comau y que se ha conocido por las imágenes aéreas que lo muestran emplazado en un mar enrojecido por la proliferación de Heterosigna akashiwo (Figura 8).

 



El centro, que no operó en casi una década, estaba autorizado para una producción de 189 toneladas de salmónidos (189 mil kilos) por ciclo productivo hasta marzo de 2012, en que la Resolución de Calificación Ambiental N° 195 del 9 de marzo de 2012, del SEA- Los Lagos, firmada por el responsable técnico de todos los desastres ambientales de los últimos 15 años ocurridos en la Región de Los Lagos, autorizó a FIORDO BLANCO (entonces titular del centro en comento) la producción de 3.672 toneladas de salmónidos/ciclo productivo, es decir, una producción casi 2.000% MAYOR A LA ORIGINAL….

 ¿Y a título de qué ? De una Declaración Jurada presentada por la misma empresa, donde se aseguraba que el mismo sitio apto para cultivar 189 toneladas de salmónidos, era también apto para cultivar un 2.000 % más…

 ¿Estudios de capacidades de carga?....NINGUNO.

 A mayor abundamiento, señala esta RCA 195/2012 que estos 3,6 MILLONES DE KILOS DE SALMÓNIDOS autorizados, se engordarían en un centro de cultivo implementado por 16 balsas-jaulas rectangulares de 30 metros de lado y 15 metros de profundidad, como muestra la Figura 9.

 


La Figura 10 muestra las instalaciones del centro RNA 100661 a diciembre de 2020, tres  meses antes de registrar pérdidas por la proliferación de H. akashiwo: como allí se aprecia, el módulo de cultivo está compuesto por 12 balsas jaulas de 40 metros de lado

 



 Lo autorizado por esta mera revisión de antecedentes presentados por el interesado que hacen los servicios de evaluación ambiental (y en especial, el de Los Lagos) era que este centro, que ocupa una concesión acuícola de 6, 5 hectáreas (65 mil metros cuadrados) engordara salmónidos sobre una superficie de 14.400 metros cuadrados. La imagen de la Figura 10 citada muestra que la empresa CAMANCHACA S.A. ocupaba 19.200 metros cuadrados de superficie cuando llegó el dinoflagelado.

 Si ocupaba más superficie que la autorizada ¿cuánto estaba produciendo en realidad?.

 De igual manera, usando estructuras de cultivo no autorizadas, operaba el centro “Loncochalgua” RNA 102765 de CAMANCHACA S.A. en el Fiordo Reñihue, donde registró las primeras pérdidas en el mes de marzo de este año.

 Sin regulación, sin fiscalización, sin interés por el medioambiente, es como sigue operando la Industria Salmonera desde aquella presentación en sociedad de Heterosigma akashiwo en 1988.

 Aprendí la lección y mi compromiso desde entonces es públicamente conocido, también sus costos. Pero ha sido insuficiente.

 Mientras sigan llegando a los cargos políticos y de toma de decisión individuos ya cooptados por esta Industria, que en sus cínicas campañas políticas para el próximo festival de elecciones usan como consigna “NOS convirtieron en zona de sacrificio” cuando deberían escribir LOS convertimos en zona de sacrificio”, mientras la pesca artesanal y las comunidades indígenas sigan postradas ante los “beneficios” y “becas” que reparte esta Industria[2], mientras sigan saliendo ignorantes de las Universidades dispuestos a firmar y a afirmar cualquier cosa con tal de obtener un puesto en las salmoneras o en los servicios públicos que mantienen al Estado Salmonero, la destrucción total del mar austral está asegurada.

 Y mientras las ONGs que defendieron la Ley Longueira y la re-zonificación del Uso del Borde Costero en la Región de Aysén favorable a los salmoneros (que con RADIO TRAPANANDA  echamos abajo en 2019, con un nocaut al primer round) sigan “negociando” con algo que no les pertenece y sigan publicando estupideces en sus páginas web, la Industria mantendrá impunemente su tarea destructiva del mar que nos daba Seguridad y Soberanía Alimentaria, es decir, libertad para no morir de hambre…

 La Historia la construyen los hechos y el Bloom de 1988 fue un hecho.

 Algunos aprendimos la lección y no volvimos a cometer errores y hemos tomado puesto fijo en la defensa del mar austral, el mismo que hoy inundan la Alexandrium catenella en Aysén y ese viejo conocido, Heterosigma akashiwo, en la Región de Los Lagos. Ambos han regresado a casa y no la abandonarán jamás.

 Estamos más viejos. Es cierto.

 Pero así como ocurre con la vida, en las ciencias y en las luchas (donde no basta con querer luchar, sino  SABER luchar)… la antigüedad también constituye grado.

 

Héctor Kol

Patagonia Sin Represas… Sin Salmoneras

Abril de 2021.

 

 

 

 

 

lunes, 5 de abril de 2021

Trescientas solicitudes de caducidad de concesiones acuícolas salmoneras han presentado organizaciones y pesca artesanal australes.

 

CASI TRESCIENTAS SOLICITUDES DE CADUCIDAD DE CONCESIONES ACUÍCOLAS PARA SALMONICULTURA HAN PRESENTADO  ORGANIZACIONES CIUDADANAS DE LOS LAGOS Y PESCADORES ARTESANALES DE AYSÉN.

 Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com

Marzo 2021. 

A Fernando Siebald (QEPD)

El estratega de una causa justa.

 

Los Comités de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt y “Calbuco Emergente”, de la Región de Los Lagos, junto a Pescadores Artesanales  de Aysén, completaron casi 300 solicitudes de caducidad de concesiones acuícolas otorgadas para salmonicultura intensiva, en sendos expedientes ingresados en la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas (SS FFAA) y que involucran instalaciones de la Industria Salmonera en las Regiones de Los Lagos y de Aysén.

 Los casos, ingresados entre abril de 2017  y marzo de 2021, son mayoritariamente fundamentados en las causales de caducidad contempladas en la Ley General de Pesca y Acuicultura, principalmente por falta de operaciones de las concesiones y funcionamiento de los centros de engorda y esmoltificación (producción de salmónidos juveniles) FUERA de las superficies concedidas.

 Para Hernán Espinoza, Presidente del Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt, la tarea ha sido sumamente dificultosa principalmente por la falta de voluntad fiscalizadora de las Gobernaciones Marítimas y también del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA)  que una y otra vez han encubierto las operaciones ilegales de los centros de cultivo en lugares no autorizados: “En el año 2015, nuestro Comité entregó abundantes antecedentes a la Contraloría General de la República (CGR) para sendas auditorías realizadas a SERNAPESCA y a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) en materias de acuicultura de salmónidos. La CGR evacuó, en 2016, dos Informes Finales de Auditoría y los resultados de ambos  señalaron que, durante 5 años continuos, estos servicios públicos no habían cumplido con sus funciones. A pesar de eso, en los 5 años transcurridos desde la publicación de esos Informes, SERNAPESCA y SUBPESCA continúan sin cumplir sus funciones”.

 Espinoza enfatiza en el deficiente rol fiscalizador de SERNAPESCA y la displicencia en que ejerce sus funciones para explicar la masividad de las solicitudes ingresadas a la SS FFAA: “SERNAPESCA ha hecho caso omiso de los resultados de esta Auditoría de la Contraloría, pues sigue aceptando Informes Ambientales (INFAs) falsos o adulterados que presentan las empresas y que encubren, por ejemplo, las operaciones ilegales de centros salmoneros en sectores no-autorizados. Además,  certifica estas producciones que se han obtenido de manera ilegal, ingresándolas como logradas en concesiones acuícolas que no han sido operadas. SERNAPESCA, de esa manera, ha seguido amparando la falsificación ideológica en la presentación de antecedentes y estadísticas que hace la Industria Salmonera”.

 Uno de los últimos casos ingresados por el Comité de Puerto Montt aborda, precisamente, las producciones ilegales obtenidas por un centro de esmoltificación de la empresa MULTIEXPORT en el Lago Llanquihue, que operó durante una década fuera de la superficie concedida, como muestra la figura siguiente, incluida en una de las solicitudes de caducidad presentadas por el Comité portomontino.

 


Respecto de esto, Espinoza señala: “MULTIEXPORT anunció con bombos y platillos que se retiraba de los lagos australes donde operaba (lagos Llanquihue y Rupanco) señalando queeste retiro se debía a su política SUSTENTABLE de producción. Pues bien, en el Lago Rupanco se le multó por sus prácticas de degradación ambiental y por usar al lago como basurero en 2019, mientras que en el Lago Llanquihue, uno de sus centros operó durante una década fuera de su concesión y el otro centro que allí tenía, NUNCA operó. Así de ‘sustentable’ es MULTIEXPORT” [1].

 El Comité de Borde Costero de Puerto Montt presentó solicitudes de caducidad de las concesiones acuícolas que, a pesar de su retiro, MULTIEXPORT conserva aún en el Lago Llanquihue: “Ambas concesiones, que debieron amparar centros de esmoltificación, incurren en las causales de caducidad contempladas en la Ley de Pesca y Acuicultura, pues no fueron operadas por plazos superiores a los permitidos. MULTIEXPORT las conserva, sin embargo,  porque es un ‘activo’ con el que puede solicitar créditos bancarios o realizar negocios de tipo inmobiliario. Las concesiones acuícolas quizás sean los únicos activos con valor real que tiene la Industria Salmonera, desde la crisis del virus ISA y hasta hoy”,  explica Espinoza.

 Las organizaciones comunitarias funcionales de Puerto Montt y Calbuco han presentado más de un centenar de solicitudes de caducidad de concesiones acuícolas distribuidas en todo el Mar Interior de Chiloé (Seno de Reloncaví y Golfo de Ancud) que permanecen en tramitación en la SS FFAA. Más del 90% de ellas corresponden a concesiones para salmonicultura y las restantes son concesiones para cultivo de mitílidos (“choritos”).

 En el caso de Aysén, las causales invocadas por la pesca artesanal son similares a las que sustentan las solicitudes de los Comités de Borde Costero de Puerto Montt y “Calbuco Emergente”, aunque se distinguen porque la mitad de  los casos presentados se encuentran en la Reserva Nacional Las Güaitecas, Área Silvestre Protegida del Estado que, además, también concentra el mayor número de casos de condiciones anaeróbicas generadas por las actividades salmoneras en esta Región austral.

 Todas las solicitudes de caducidad presentadas en Aysén corresponden a concesiones acuícolas para salmonicultura y alcanzan a un total de 160 casos.

 Paralelamente, las organizaciones solicitantes de caducidades han presentado denuncias ante las Superintendencias del Medioambiente de Los Lagos y de Aysén, por infracciones reiteradas a las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCAs) que cometen centros salmoneros, solicitando las anulaciones de estos permisos ambientales de funcionamiento.

 Espinoza explica que el objetivo de tales acciones es detener los procesos degradantes del medioambiente acuático marino que están registrados en los INFAs presentados por las empresas: “Siempre hemos dicho que la Salmonicultura es una amenaza real y grave a la Soberanía Alimentaria del país, puesto que destruyen el mar de la Patagonia desde donde se extraía el 70% de los productos del mar que abastecían el consumo nacional de productos marinos. Hoy, los peces que consumían los chilenos se transformaron en alimento para salmones, mientras que los recursos bentónicos (mariscos) son receptores de los desechos orgánicos y químicos generados en las operaciones salmoneras y nadie controla los residuos químicos que ellos podrían contener.

 Las Superintendencias, a juicio de Espinoza, están calificando erróneamente la gravedad de las infracciones cometidas: “Recientemente, las operaciones acuícolas ilegales de centros de engorda de BLUMAR en Aysén, que ubicaron sus balsas-jaulas fuera de la superficie concedida, fueron calificadas como ‘faltas leves’ por la SMA- Aysén, contraviniendo los resultados de las Auditorías realizadas por la Contraloría en 2016, que consideraron que las operaciones ilegales de las salmoneras, fuera de sus concesiones otorgadas, eran infracciones de importancia RELEVANTE, no sólo por usar sectores no-autorizados, sino por los efectos ambientales que podían tener estas operaciones ilegales en sectores que no estaban evaluados para esa actividad… y uno de esos centro de BLUMAR efectivamente generó, en sus operaciones ilegales, sedimentos anaeróbicos en el sector que ocupaba sin autorización”.

 Espinoza se extiende en la actitud que están mostrando las SMA frente a las infracciones de las empresas salmoneras y de sus servicios asociados: “Centros de acopio de salmónidos, yomas para descargas de mortalidades, modificaciones sucesivas a proyectos de plantas de proceso de salmónidos, emisarios de RILES  y tuberías para captación y devolución de aguas de mar usada en las plantas de proceso, son consideradas, de manera arbitraria y en decisiones unipersonales del Director del Servicio de Evaluación Ambiental de Los Lagos (SEA-Los Lagos) como exentas de la obligación de presentarse a evaluación ambiental, como ocurre en Bahía San José, de la Comuna de Calbuco, permitiendo esta práctica generalizada de elusión al SEIA. Desgraciadamente, la SMA- Los Lagos, ante la que se ha pedido que corrija algunas de estas elusiones, se ha declarado INCOMPETENTE en estos casos… y sucede que los casos de elusión al SEIA son de su exclusiva competencia”.

 A pesar de estas malas señales dadas por las SMA de Los Lagos y de Aysén, Espinoza aclara que recurrirán a los órganos de control del Estado para revertir cada una de las decisiones contrarias a derecho que emanen de los servicios públicos: “Nosotros hemos hecho, durante años, un trabajo serio, sin cobrarle un peso a nadie y sin usar ese trabajo para sustentar candidaturas a cargos políticos o justificar ‘green-grants’… Y lo único que pedimos es que los servicios públicos competentes hagan, también, un trabajo serio, el mismo que les exige la ley y por el que sus funcionarios cobran un sueldo. Nada más”.

 Los Mapas siguientes muestran la distribución de las concesiones acuícolas cuyas caducidades se han solicitado en las Regiones de Los Lagos y de Aysén entre los años 2017 y los primeros meses de 2021.

  




   Espinoza finaliza señalando que la principal estrategia seguida por las distintas organizaciones fue diseñada por FERNANDO SIEBALD CODJAMBASSIS, abogado de Fundación Pumalín fallecido en 2010 en un accidente en el Volcán Calbuco: "Fernando diseñó, en el año 2007, un plan para reducir el número de intervenciones salmoneras en el mar austral, que requirió todo el trabajo de resistencia que se hizo en Los Lagos y en Aysén mientras se generaba la normativa ambiental que permitiera su ejecución. Tuvieron que pasar más de 7 años y allanamientos de morada y amenazas de todo tipo para los que resistimos a la salmonicultura en Los Lagos y en Aysén, para obtener las modificaciones legales y pronunciamientos de la Contraloría General de la República que han permitido realizar este trabajo, que personalmente dedico a Fernando, un hombre justo, un imprescindible".

 Patagonia Sin Represas… Sin Salmoneras

Marzo 2021.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

viernes, 12 de marzo de 2021

MULTIEXPORT Y EL SIMULACRO DE LA SUSTENTABILIDAD

 

Salmonicultura en Chile: MULTIEXPORT y el Simulacro de la “sustentabilidad”

 

Por Héctor Kol

Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com

Marzo de 2021.

 

Con bombos y platillos y bajo los aplausos de las ONGs defensoras del mar que funcionan en Santiago, la empresa MULTIEXPORT anunció, en diciembre de 2020, que había tomado “la decisión” de retirar todas sus estructuras de producción de salmones tóxicos de los lagos australes chilenos Rupanco y Llanquihue, ambos en la Décima Región.

Señalaba la salmonera revista AQUA.cl al respecto: “…En línea con la agenda de sustentabilidad que dirige la compañía, durante el presente año Multiexport Foods puso definitivamente fin a la producción de salmones en sus tres concesiones ubicadas en los lagos Rupanco y Llanquihue…” [1]

 


Y en la misma publicación, embargado de emoción, el Gerente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad del holding  MULTIEXPORT Foods, Francisco Lobos, señalaba:

 “Estamos emocionados y convencidos de que el éxito futuro de nuestra industria tiene que ir de la mano con hacer de ésta una actividad sustentable en el tiempo, compatible con la protección de los recursos ambientales y la conservación de los ecosistemas donde está inserta, así como ser un actor relevante que escucha y aporta a las comunidades locales…”

 Y allá en Ñuñoa, Providencia o Las Condes, comunas del Borde Costero  de Santiago donde se encuentran las ONGs “defensoras del mar” que apoyan la Ley Longueira, se debe haber celebrado el éxito del lobby que mantienen, desde hace años y sin que nadie se  los haya pedido, con salmoneros y servicios públicos que les garantizan impunidad: “Lo logramos”…

 Así difundía la prensa salmonera esta muestra de compromiso ambiental y sustentabilidad de la empresa MULTIEXPORT, de las que más dificultades presenta para entregar información acerca de sus operaciones en los lagos navegables y mar chileno (es decir, en bienes nacionales de uso público) donde al igual que las demás empresas salmoneras,  ha hecho y desecho con el medioambiente acuático y sus trabajadores (“colaboradores”) ante la atenta impunidad que le brindan los servicios públicos reguladores y fiscalizadores, entre ellos la Armada de Chile, SERNAPESCA y SUBPESCA, además de alcaldes, parlamentarios regionales y más de un candidato a “Constituyente”… o candidato a Gobernador….

 Es esa impunidad la que les permite a los salmoneros no sólo seguir operando y destruyendo lagos y mares australes, sino que también lanzar estas declaraciones rimbombantes quizás si esperando nuestros agradecimientos por el favor que nos hacen al sacar, desde nuestros lagos (y por los que pagan 30 pesos chilenos el metro cuadrado al año, unos US$ 0,04 anuales) estructuras de cultivo que nunca debieron estar allí dado el peligro de daño ambiental que representaban… y que finalmente causaron.

 Específicamente, MULTIEXPORT ha anunciado, por ejemplo, que sacará sus estructuras de dos sectores ocupados en el Lago Llanquihue, dentro de la jurisdicción de la Municipalidad de Puerto Octay,  identificados por los Números de Registro Nacional de Acuicultura (RNA) 100627 (Centro “Montealegre”) y  100628 (Centro “Bahía Cox”). En cada uno de ellos, MULTIEXPORT operaba (teóricamente) centros de producción de smolts (salmónidos juveniles).

 Evidentemente, que saquen salmoneras de una de las cloacas más visitadas en Chile representaría un alivio y más de algún ingenuo pensaría… “quizás cuánta plata va a perder la empresa”… Ingenuo, pues esas dos concesiones JAMÁS fueron operadas. Es decir, en esos espacios que les fueron otorgados a cambio de una fortuna de $ 30 metro cuadrado/año, nunca produjeron salmones…Sólo produjeron información FALSA.

 En efecto, una investigación de la Organización Comunitaria funcional COMITÉ DE DEFENSA DEL BORDE COSTERO PUERTO MONTT demostró que el centro de esmoltificación RNA 100627 de la sustentable MULTIEXPORT, que declaró operaciones sólo hasta el año 2015 ante el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) nunca produjo salmones en la concesión que hoy MULTIEXPORT se place en informar que abandonará, pues las operaciones productivas que realizó hasta el año 2015, LAS REALIZÓ FUERA DE LA CONCESIÓN  ACUÍCOLA OTORGADA.

 Las empresas salmoneras deben presentar obligatoriamente Informes Ambientales (INFAs)  para dar cuenta del estado ambiental del sitio que ocupan antes y después de cada ciclo productivo y estos son recibidos,  revisados y visados por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) el “árbitro sin pito” de la zona austral.

 La Figura 2 corresponde al Plano del Informe Ambiental (INFA) 2011 entregado por la empresa a SERNAPESCA para dar cuenta de los efectos ambientales que causaron sus operaciones en el espacio concedido. Como muestra la imagen, el módulo de cultivo se encontraba FUERA de la concesión acuícola otorgada mediante la Resolución (Res M) 196/1990 del Ministerio de Defensa. Es decir, operó y produjo salmones de manera ilegal en un sector NO CONCEDIDO mientras que mantuvo la concesión otorgada… SIN OPERAR.

 ¿Y la revisión que debe hacer SERNAPESCA de tal información?. Es parte de los Misterios del Señor…


 



La Figura 3 muestra el Plano INFA 2013 también entregado por la sustentable MULTIEXPORT a SERNAPESCA, donde se aprecia que en ese ciclo productivo que se informa a través de este documento el módulo de cultivo también se ubicó FUERA de la concesión otorgada. ¿Y la revisión de SERNAPESCA?... El Misterio continúa….

 



La Figura 4 muestra el Plano INFA 2014 entregado por MULTIEXPORT a esta Sede del Misterio Divino que es SERNAPESCA y como allí se aprecia, también en este reporte el módulo de cultivo se encuentra FUERA de la concesión otorgada.

 



Es decir, la concesión acuícola que el Ministerio de Defensa otorgó a MULTIEXPORT mediante la Res (M) 196/1990, NUNCA FUE OPERADA en los primeros 5 años de la década pasada. En los 5 años restantes de la década, no presentó INFAs. ¿De dónde se retira, entonces, MULTIEXPORT?.

 Se retira de una OCUPACIÓN ILEGAL que hizo de un sector del Lago Llanquihue durante al menos 5 años, a vista y paciencia de una Armada de Chile que usa sus lanchas para perseguir a quienes pescan salmónidos escapados precisamente en ese Lago, mientras  abandona sus funciones de fiscalización de la actividad acuícola.

 MULTIEXPORT deja un sector donde operó sin autorización, pero simulando operaciones a través de Informes Ambientales que presentó como correspondientes a un sector efectivamente autorizado pero que no usó, usando en estos informes las referencias de la concesión acuícola otorgada y el Registro Nacional de Acuicultura asignado por SERNAPESCA, el servicio estatal que recibió y visó una información ideológicamente falsa.

 Para el Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt, la falsificación ideológica queda de manifiesto con mayor amplitud en el Plano del Pre INFA 2017 entregado por MULTIEXPORT al “misterioso” SERNAPESCA y elaborado por la Consultora Ambiental ECOVERDE y que aparece como Figura 5.

 



El Pre INFA es un informe también obligatorio que debe ser entregado previo al reinicio de operaciones acuícolas, para garantizar que el sector a intervenir se encuentra en condiciones “aeróbicas”, es decir, sin condiciones ambientales degradadas y por tanto apto para dar continuidad a las operaciones productivas. Como se aprecia en este Plano, el Pre INFA se elaboró con muestreos realizados DENTRO de la concesión acuícola otorgada, es decir, en el sector QUE NUNCA FUE OPERADO… Los resultados de tal análisis no fueron un misterio: el sector estaba “aeróbico”…

 Aunque MULTIEXPORT no siguió declarando producciones en esta concesión que NO OCUPÓ durante una década, el hecho es que entregó información falsa para asegurar que los salmones que producía ILEGALMENTE en un sector no autorizado, los producía donde efectivamente tenía una autorización. Y SERNAPESCA visó aquello…

 Algo distinta es la situación del otro sector que “abandona” MULTIEXPORT en el Lago Llanquihue (Bahía Cox) donde juraba operar el centro de esmoltificación RNA 100628. De hecho, como muestra el siguiente Cuadro 1, correspondiente a la Nómina de INFAs que publica SERNAPESCA, actualizada a octubre de 2020, entre julio de 2011 y julio de 2019  MULTIEXPORT RNA 100628 entregó tres INFAs productivos y tres Pre- INFAs, es decir, informes ambientales previos a operaciones.

 


Así, MULTIEXPORT daba cuenta del buen comportamiento ambiental de sus producciones en el centro ubicado en Bahía Cox, pues todos los INFAs elaborados por distintas empresas consultoras ambientales, daban cuenta de que, tras las supuestas operaciones productivas, el estado del medio acuático era “aeróbico”, es decir, no-degradado. Los INFAs, por lo demás, entregaban planos donde el módulo de cultivo se encontraba sorprendentemente DENTRO de la concesión acuícola otorgada.

 Pero el Eterno que está en los Cielos no sólo es “misterioso”, sino que además escribe con líneas torcidas y mediante el Ord. Nº 10128 de diciembre de 2020, SERNAPESCA- Los Lagos le informó al Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt que un centro de AQUACHILE, también ubicado en el Lago Llanquihue y el centro RNA 100628 de MULTIEXPORT “NO TIENEN COSECHAS EN EL PERIODO 2010 – 2020”…

 



Es decir, resulta absolutamente explicable que TODAS las INFAs entregadas por MULTIEXPORT RNA 100628 resultaran “aeróbicas”: NUNCA hubo alguna operación que pudiera afectar el medio acuático concesionado, NUNCA hubo allí una actividad productiva durante toda la década pasada. La farsa había terminado….

 Así, el “gesto” de sustentabilidad ambiental y de buena vecindad que hiciera MULTIEXPORT respecto al Lago Llanquihue, no fue más que otro “simulacro”. Siempre simuló operaciones donde no las realizó y lo hizo para conservar esos “activos”: las concesiones acuícolas que son “hipotecables” gracias al primer Gobierno de la Presidenta Bachelet.

 Para garantizar el fin de tamaña farsa, el Comité de Puerto Montt presentará las debidas solicitudes de sanciones a los organismos competentes, fundamentalmente en el sentido de recuperar para el interés nacional y para el patrimonio natural de todos los chilenos, desde Arica al Cabo de Hornos, estos mínimos espacios que estaban en manos de una industria depredadora, que no es sino otra falsificación ideológica del discurso empresarial y de las ONGs que les venden certificaciones “éticas” o de “buenas prácticas ambientales”, mismas  que se negocian en el lobby que realizan con los salmoneros desde hace años… y sin que nadie se los pidiera….

En el Lago Rupanco, la farsa de la “sustentabilidad ambiental” de las operaciones de MULTIEXPORT también había terminado en octubre de 2019, tras una denuncia de SERNAPESCA ante un Tribunal de Osorno, que condenó a la sustentable empresa a cancelar una multa de casi $ 15 millones por generar condiciones anaeróbicas (donde es imposible la vida acuática, según señala la Ley de Pesca y Acuicultura) en su sitio de operaciones y lanzar, además, basura al fondo del Lago [2].

 El daño ya estaba causado y descubierto… ahora venía el gesto de “sustentabilidad” necesario para encubrirlo.

 En estos tiempos de pos-modernismos y pos-modernistas, es decir, de chamullos y chamulleros, quizás si la neo-lengua prevista por Orwell en “1984”, le llama sustentabilidad a esto de tratar los lagos australes como basurales.

 Son tiempos en que el cinismo, las traiciones y los simulacros de todo tipo parecen imponerse. Pero no todos estamos en esa dinámica. Los simulacros no los aceptamos,  aunque vengan envueltos en pañoletas de colores. No practicamos la “sororidad” con quien nos dispara a la cara para sacarnos los ojos ni con los que hacen pedazos nuestro país.

 No somos “empáticos” con los que nos amenazaron el pasado reciente, con quien nos amenaza el presente y nos amenaza el futuro quitándonos seguridad alimentaria. No miramos “para el lado” cuando estamos en presencia de un abuso o una ilegalidad.

 No somos candidatos a nada…

 Ante estos tiempos, también es tiempo de no desfallecer y es tiempo de aprender a vivir sin tener precio.

 Porque, al fin y al cabo, para que se vayan las salmoneras y sus protectores instalados en universidades y ONGs, es sólo cuestión de tiempo…. Y el tiempo vuela (Mario Benedetti).

 Héctor Kol

Patagonia Chilena

Sin Represas… Sin salmoneras

Marzo de 2021.