sábado, 23 de julio de 2016

En la Región de Los Lagos... Otra vez...La Miseria

EN LA REGIÓN DE  LOS LAGOS … 
OTRA VEZ… LA MISERIA
Región de Los Lagos
Julio de 2016.

Ocho mujeres, algunas de ellas con sus niños, ocupan hoy la glorieta de la Plaza de Ancud, en la Isla Grande de Chiloé. Allí se desenvuelven sus vidas, en la más absoluta precariedad y protegidas sólo por trozos de plásticos que cubren un lugar destinado al esparcimiento y que ahora acoge a la miseria.

Son parte de las familias que llevan meses sin obtener ingresos económicos por la contaminación del mar que sustentaba sus vidas, producto de un  evento de Marea Roja favorecido por el actuar irresponsable de la Industria Salmonera y por la indolencia de los Gobiernos de turno.


En la Región de Los Lagos, la Marea Roja no ha “desaparecido” ni se ha “retirado” y en toda la costa del Océano Pacífico de la isla Grande de Chiloé y hasta Maullín, las áreas de extracción de mariscos continúan cerradas por la presencia de Marea roja o por las toxinas acumuladas en los productos del mar. La Marea Roja sólo desapareció de los titulares de la prensa cautiva por la Industria Salmonera y se retiró sólo en los “acuerdos” firmados por el Gobierno y la pesca artesanal defensora de la corrupta Ley Longueira.

Unas 25 mil personas tienen problemas de abastecimiento de alimentos, sólo en Ancud, otras 6 mil personas resisten el hambre en el sector Maullín-Carelmapu, 200 personas no tienen ingresos en Cucao y otro millar de habitantes de Queilen, que también dependían de la extracción de mariscos para vivir, se encuentran paralizados desde principios de este año.

Estos miles de chilenos, habitantes de lo que era un paraíso hasta antes de la llegada de la Industria Salmonera, están entre 4 a 6 meses sin poder trabajar pues se proveían de los productos del mar que, hoy, fue convertido en una fuente de toxinas paralizantes, amnésicas y diarreicas, gracias a las descargas de nutrientes generados por las operaciones salmoneras en un Mar Interior que era el que entregaba el 70% de los productos del mar que consumíamos los chilenos.


Alcaldes irresponsables y concejales inescrupulosos, que desde sus puestos de poder nada hicieron para detener la destrucción y contaminación de esta fuente de alimentos orgánicos, aparecen hoy organizando degustaciones y muestras de productos del mar certificados por un servicio público que carece de absoluta credibilidad, como parte de sus campañas políticas de reelección para mantenerse en sus puestos y seguir mirando hacia el lado mientras se destruye la Seguridad Alimentaria del país.

Las organizaciones firmantes de este llamamiento y de esta alerta sobre la situación actual de las comunidades costeras de la Región de Los Lagos, reiteran su voluntad de avanzar en las tareas de erradicación de la Industria Salmonera, que ha hecho del Mar Austral una cloaca tóxica infestada de virus y bacterias, de pesticidas y metales pesados, sembrando la corrupción en el aparato estatal y poniendo a la Ciencia al servicio de la destrucción del mar y no de su defensa. Nuestra voluntad es erradicar de las aguas del Mar de la Patagonia a la Industria que ha instalado, otra vez, la Miseria entre las comunidades costeras.

Ciertamente, no podemos reemplazar al Estado en las tareas de solucionar tragedias como la causada por la Industria Salmonera, pero pondremos a disposición de las comunidades nuestras mejores capacidades para organizar una red solidaria para llevar abastecimientos a quienes lo requieren con urgencia, sin abandonar la tarea central que nos ha convocado: la erradicación de la Industria.




Los invitamos a informarse sobre lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en las costas de la Región de Los Lagos, a difundir las causas de este desastre y a denunciar a quienes lo han tolerado, solicitando información a los contactos que abajo se señalan y a hacer llegar la ayuda en la forma en que se indique a quienes deseen participar de una red solidaria que va más allá de un simple paliativo a la tragedia causada por la inoperancia de los servicios públicos ante una Industria depredadora.

Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt.

Comité de Defensa y Desarrollo del Borde Costero de la Comuna de Castro.

Comité Cultural, Social y Medioambiental de Trabajadores y Productores de Algas del Río Maullín.

Sindicato de Pescadores Artesanales y Buzos Mariscadores “Mar de Todos Marrichiwew” de Ancud
(E-mail: juandres@live.cl)

Partido Los Verdes

Organización Territorial “Avanza Mirasol”

Movimiento por la Defensa de la Patagonia.

Casa Bolívar Puerto Montt.














domingo, 29 de mayo de 2016

WWFraude: En el nombre del Panda (Capítulo I)

La Agonía 2.0 (V Parte)
WWFraude: En el nombre del Panda 
(Capítulo I)

Por Héctor Kol
Para: sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Mayo de 2016.

“Salmonero, salmonero
Te vamos a recordar
Que el mar no es un vertedero
Te la vamos a cobrar…”
- Cántico popular contra las salmoneras-
 Puerto Montt, Mayo de 2016

En septiembre del año 2000, la oficina escocesa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés) publicó un informe titulado “¿El Secreto de Escocia?” donde alertaba acerca de la eutrofización (enriquecimiento) de los sistemas acuáticos intervenidos por salmoneras en Escocia, por descargas de nitrógeno y fósforo derivados de las operaciones de cultivo de salmónidos en el país de las Tierras Altas [1].

WWF-Escocia señalaba que la producción de 125 mil toneladas de salmónidos proyectadas para ese año, generarían 7.500 toneladas de nitrógeno y 1.240 de Fósforo en la descarga, lo que equivalía a las descargas de una población humana de 3,2 MILLONES  de personas en cuanto a Nitrógeno y de 9,4 MILLONES de personas en cuanto a fósforo. El Censo poblacional de 1997, señala la publicación, daba cuenta de que la población escocesa sólo alcanzaba a 5,1 millones de personas.

Es decir, el fósforo de desecho proveniente de la producción salmonera escocesa equivalía casi AL DOBLE de la población humana de Escocia, mientras que las descargas de nitrógeno salmonero equivalían a las de más de la mitad de la población de ese país.

La publicación de WWF-Escocia advertía que estos niveles de eutrofización podían facilitar la ocurrencia de eventos de mareas rojas tóxicas (en particular, de especies de plancton causantes de la enfermedad amnésica de los mariscos) y que la literatura científica ya reportaba que la actividad acuícola creaba las condiciones para una mayor extensión geográfica y frecuencia en los blooms de algas y mareas rojas.

En Chile, ya al año 2001 el Dr. Alejandro Bushmann calculaba que las descargas de nitrógeno y fósforo de una producción de 400 mil toneladas de salmónidos en las Regiones de Los Lagos y de Aysén, equivalían a poblaciones humanas de entre 2,7 y 4 MILLONES DE PERSONAS [2] .
  
Posteriormente, la aplicación de los modelos matemáticos registrados en la literatura científica para una producción estándar de 600 mil toneladas de salmónidos en Chile,  señalan que las descargas de Nitrógeno (total) y de Fósforo (total) en los sistemas acuáticos intervenidos por la salmonicultura intensiva genera descargas de materia orgánica (DBO7) equivalentes a una población humana de 17,3 MILLONES de habitantes y de nitrógeno (total) equivalentes a 10,8 MILLONES de habitantes [3]

Respecto de esto, WWF-Chile no ha dicho palabra alguna.

En el documental OVAS DE ORO (Khitano Films, 2004) un ejecutivo de la productora de salmones MAINSTREAM (entonces, propiedad del Estado Noruego) señalaba que los abusos ambientales y laborales de esa compañía en Chile, que nada tenían que ver con el comportamiento de la empresa en Noruega, sólo respondía a que ellos se comportaban en Noruega como noruegos… y en Chile como chilenos

¿Es aplicable” este criterio a la WWF?...¿Se comporta WWF-Escocia como los escoceses y WWF-Chile como los chilenos?

Porque en Chile, la WWF no sólo apoyó y ha defendido una Ley corrupta como lo es la Ley “Longueira”, que hoy tiene a dos parlamentarios chilenos sentados en los Tribunales por recibir sobornos de parte de una de las compañías favorecidas con esta Ley, sino que además le entrega su respaldo a la más cuestionada de las instituciones del ámbito pesquero: el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) que se ufana de incautar 50 o 500 toneladas de merluza a la pesca artesanal que aún pesca, mientras deja pasar la pesca ilegal de 300 mil toneladas de sardinas destinadas a la fabricación de alimentos para salmones. La WWF ya está ofreciéndole a SERNAPESCA (como no!) un “sello” para garantizarle al consumidor que el pescado que adquiere no proviene de pesca ilegal [4].

¿Estará disponible ese sello o uno equivalente para garantizarle a los consumidores de salmón producido en Chile que este salmón no se obtuvo en una ocupación ilegal de aguas, en un centro que opera en un lugar no autorizado, con sobreproducciones, con uso no-autorizado de productos químicos tóxicos para el ambiente acuático o la salud humana?

Posiblemente NO, porque WWF-Chile está haciendo todo lo contrario: certificando compañías y centros de engorda de salmónidos que han violado reiteradamente las normas vigentes, que exhiben un estado sanitario lamentable o que han generado condiciones de colapso en el ambiente acuático.

Es decir, WWF- Chile se ha hecho parte de la política de encubrimiento de la destrucción del mar austral por parte de las salmoneras, entregando un sello que oculta el desastre ambiental que han causado en Chile y del que aún vivimos su segundo capítulo en la Región de Los Lagos.
  
Las Certificaciones de  WWF-Chile

A través de un pomposo titular en la revista salmonera Mundo Acuícola, la empresa MULTIEXPORT anunciaba, en agosto de 2015, la obtención de la “certificación más exigente a nivel mundial” para 4 de sus centros de engorda de salmónidos ubicados en Aysén: la Certificación Aquaculture Stewarship Council (ASC) de la WWF[5].

En el anuncio, el CEO de MULTIEXPORT, Andrés Lyon, señalaba: Este logro, que nos llena de orgullo, demuestra que nuestra producción cumple con los estándares más exigentes de sustentabilidad y responsabilidad social, con énfasis en el cuidado y buen manejo desde el punto de vista ambiental

Los centros de engorda certificados, sin embargo, distan mucho de cumplir siquiera con los estándares chilenos contenidos en las normas que la misma industria salmonera redacta y  además, son completamente ajenos a cualquier definición de sustentabilidad o de “buen manejo ambiental”. Son, más bien, ejemplo de todo lo contrario…

En efecto, los centros “certificados” por la WWF-Chile a través del sello ASC corresponden a los centros “Delta” (Registro Nacional de Acuicultura, RNA, 110519) “Pearson” (RNA 110268) “Ganso (RNA 110726) y “Arbolito” (RNA 110272) todos ellos ubicados en la Región de Aysén y permanentemente presentes en los listados de las principales patologías que afectan a la tóxica Industria: caligidosis y Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) además de obtener producciones salmoneras           ILEGALES en instalaciones que ocupan sitios no-autorizados para actividades de acuicultura y de ser objeto de sanciones monetarias cursadas por Tribunales de Justicia chilenos.


En la Figura 1 se muestra, en amarillo, el polígono correspondiente a la concesión acuícola otorgada por Resolución 474/2004 del Ministerio de Defensa (Res M) y operada por MULTIEXPORT con el ahora certificado centro de cultivo “Delta” (RNA 110519).

Como se aprecia en la imagen disponible en Google Earth y fechada 10 de enero de 2014 , MULTIEXPORT dispuso todas sus estructuras de cultivo FUERA de la concesión otorgada, es decir, operó y obtuvo producciones salmoneras DE MANERA ILEGAL, en un sitio no-autorizado para desarrollar actividades de acuicultura.

La situación fue denunciada a la Gobernación Marítima de Aysén por Juan Carlos Navea, (representante de la Pesca Artesanal de Aysén ante la Comisión Regional de Uso del Borde Costero de Aysén, CRUBC-Aysén) durante el año 2015, solicitando se verificaran un total de 51 centros de cultivo de salmónidos que aparecían operando ILEGALMENTE fuera de sus concesiones. Entre ellos, este centro “certificado” por la WWF-Chile.

En marzo de 2016, mediante el Ord. Nº 12.600/64 fechado 3 de marzo de 2016, la Gobernación Marítima de Aysén le informó a Navea que el centro “Delta” de MULTIEXPORT efectivamente se encontraba con “parte de las estructuras (de cultivo) fuera de los vértices otorgados por resolución”, constatado esto durante la correspondiente fiscalización realizada en septiembre de 2015. Es decir, la WWF entregó el sello ASC a un centro de cultivo que operaba ilegalmente y que obtenía producciones salmoneras también ilegales, que debieron ser incautadas por el nuevo “socio” de WWF-Chile: el SERNAPESCA.

Más aún, la Figura 2 muestra que a Febrero de 2016, después de la fiscalización de la Armada de Chile, el centro “Delta” de MULTIEXPORT tenía todas sus estructuras de cultivo fuera de la concesión otorgada, operando ilegalmente, produciendo salmones ilegalmente….


Pero no sólo se trata de que este centro de engorda opera y produce al margen de la ley y que, sin embargo, está “certificado” por la WWF-Chile. Se trata también de que este centro “Delta” está infestado de piojos de mar (Caligus rogercresseyi) siendo declarado como afectado por “Caligidosis” en los años 2012 y 2013[6] y registrando, también, una alerta por Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) en el año 2013[7].

El SRS es una enfermedad bacteriana que induce al mayor uso de antibióticos en la Industria salmonera que opera en Chile.

¿Qué es, entonces, lo que certifica la WWF-Chile?

En la Figura 3 se muestra, en una imagen Google Earth de enero de 2014, la ubicación de las estructuras de cultivo del centro “Pearson” (RNA 110268) de MULTIEXPORT, también certificado por la WWF-Chile .

Como se aprecia en la imagen, el centro opera con un tren de 12 balsas-jaulas cuadradas FUERA de la concesión acuícola de 8 hectáreas otorgada por la Res (M) 113/2000 (polígono rojo) ocupando en total una superficie de 13,65 hectáreas (polígono verde), es decir, casi 6 hectáreas más que las concedidas Y POR LAS QUE NO PAGA LA PATENTE ACUÍCOLA correspondiente.

La situación descrita también fue denunciada por Juan Carlos Navea  a la Gobernación Marítima de Aysén en el año 2015, la que señaló que el centro no se encontraba operando en la fiscalización realizada por la Armada de Chile en septiembre de ese mismo año.


 El centro “Pearson” registra una colección de enfermedades de peces, tanto virales como bacterianas, además de estar infestado por piojos de mar, aumentando las dudas sobre qué es lo que certifica la WWF-Chile.

En efecto, el centro en comento aparece en el listado de centros de cultivo afectados por la enfermedad viral Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN, siglas en inglés) en el año 2011[8]; en el mismo año fue afectado por SRS[9] y estuvo bajo alerta de SRS en el año 2013[10].

De igual manera, el centro “Pearson” aparece como afectado por la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD, siglas en inglés) en los años 2011 y 2012[11], una enfermedad también fuertemente inductora al uso de antibióticos. Finalmente, “Pearson” estuvo infestado con piojos de mar en los años 2012 y 2013[12].

Es decir, un centro que reúne casi todas las principales enfermedades que asolan a la Industria Salmonera, que opera en sector no-autorizado y obteniendo una producción ilegal, aparece hoy con una certificación ASC otorgada por la WWF-Chile, que garantiza la sustentabilidad de sus operaciones.

El centro de cultivo “Ganso” (RNA 110726) también se ubica en el Canal Puyuhuapi, al weste de Puerto Cisnes y como muestra la Figura 4, MULTIEXPORT mantiene varias estructuras flotantes, entre ellas su pontón de alimentación, fuera de la concesión otorgada.


Aunque este caso no fue denunciado por Juan Carlos Navea, el centro “Ganso” registra un pobre desempeño ambiental y sanitario, como en los casos anteriores.

En efecto, el centro fue afectado por caligidosis (infestación con piojos de mar) en los años 2012 y 2013 y por BKD en el año 2012 (fuentes ya citadas). Además, en el año 2013 registró condiciones anaeróbicas en su sitio de emplazamiento[13], es decir, sus desechos superaron las capacidades de carga del sitio y generó condiciones “donde la vida acuática es imposible”, según la definición de anaerobiosis que aparece en la Ley General de Pesca y Acuicultura.

¿Es, de verdad, certificable un centro de engorda de salmónidos que es capaz de generar condiciones ambientales que hacen imposible la vida acuática?

El centro de engorda de salmónidos “Arbolito” (RNA 110272) también certificado por la WWF-Chile, se muestra en la Figura 5, en una imagen de Google Earth de enero de 2014.

Dos trenes de balsas-jaulas operan a unos 500 metros al este de la concesión otorgada por la Res (M) 1226/2000, esto es, FUERA de la concesión otorgada, operando en un sector no-autorizado y obteniendo una producción ILEGAL, en consecuencia.

¿Eso es lo que certifica la WWF-Chile?


El centro “Arbolito” de MULTIEXPORT también reúne una colección de enfermedades que no son congruentes con una certificación relativa a desempeño sustentable.

En el año 2011, registró SRS en sus producciones y en el año 2013 estuvo en estado de alerta también por SRS (fuentes ya citadas) .
La Caligidosis (infestación por piojo de mar) fue declarada en este centro en los años 2010, 2011, 2012 y 2013 y también se declaró en este la presencia de BKD en los años 2011 y 2012.

Un desempeño sanitario desastroso, que también se complementa con malas prácticas ambientales. Así, el centro de cultivo “Arbolito” fue sentenciado al pago de una multa de 50 UTM por el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén en el año 2012, por efectuar lavado in situ de redes de cultivo sucias, sin autorización previa, cometiendo una infracción al Artículo 9º del Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA)[14].

En la oportunidad, el Tribunal dictó otras dos sentencias, con multas de 50 UTM cada una, para otros dos centros de MULTIEXPORT: “Allan” (RNA 110521) y “Angostura” (RNA 110426) también por efectuar lavado in situ no autorizado de redes de cultivo (Id. Cit.).

¿Serán, acaso, los nuevos centros a certificar por la WWF-Chile?

Otros centros de engorda de salmónidos de las empresas LOS FIORDOS y AQUACHILE exhiben certificaciones ASC otorgadas por la WWF-Chile y cada uno de ellos tiene su propio prontuario ambiental y sanitario, absolutamente incongruente y hasta contradictorio con cualquier tipo de certificación ambiental que se pretenda.

A las irregularidades descritas una y otra vez en este blog acerca de la tolerancia y displicencia de los servicios públicos con funciones de regulación y fiscalización de las gestiones ambientales y operacionales de las empresas salmoneras, se suman ahora este tipo de irregularidades, que involucran a organizaciones que engañan a la fe pública otorgando certificaciones de “comportamiento sustentable” a empresas que no han hecho más que violar cuanto reglamento y disposición reguladora exista.

La crisis ambiental y sanitaria provocada por la Industria Salmonera nuevamente en el mar de la Patagonia en los primeros 6 meses de este año, con miles de afectados no sólo entre los trabajadores salmoneros, sino en una población mucho mayor, que hasta hoy no tiene acceso al sustento que le brindaba el mar, no pareciera conmover a empresas como WWF que se presentan como organizaciones “sin fines de lucro”, pero que viven de la venta de certificaciones a lo más tóxico que existe sobre nuestros mares.

Y los integrantes de WWF no sólo traicionan la credibilidad que desgraciadamente aún tienen (en las convocatorias al Día de la Tierra, por ejemplo) sino a sus propias profesiones y especialidades, que son un privilegio en este país donde el lucro en la educación persiste.

Usar un doctorado para esto, para engañar así al mercado y a los consumidores, usar una profesión para permitir que se siga destrozando el mar y sus recursos, negándoles a los pueblos el futuro esplendor que en este mar se encontraba, es mucho más que un simple negocio: es un crimen que debe ser castigado… en el nombre del Panda.

  
Héctor Kol
Patagonia Sin Represas… Sin salmoneras
Mayo 2016.
































[1] Malcom MacGarvin, WWF Scotland, 2000: “Scotland`s Secret?”. Version 1.2, 12 de septiembre de 2000. Disponible en: http://www.wwf.org.uk/filelibrary/pdf/secret.pdf
[2] La Tercera, 18/11/01
[4] Revista Mundo Acuícola, 14 de enero de 2015: “Sernapesca y WWF firman acuerdo de colaboración para proteger los recursos pesqueros”
[5] Revista Mundo Acuícola, 14 de agosto de 2015: “Centros salmoneros de Aysén obtienen la certificación más exigente a nivel mundial”
[6] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[7] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2014.
[8] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[9] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 13130 del 27 de diciembre de 2012.
[10] SERNAPESCA  a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2015.
[11] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[12] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[13] SERNAPESCA. Web-INFAs, actualizado a Agosto de 2015.
[14] Sentencia Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén, Causa Rol 543-2011, 31 de julio de 2012.

domingo, 8 de mayo de 2016

La agonía 2.0 (IV Parte) : Derribando Mitos.

LA AGONÍA 2.0 (IV Parte):  Hacia la erradicación de un Mito

Conferencia organizada por Fundación CREA
Universidad de Los Lagos, Puerto Montt, 6 de Mayo de 2016.

Por Héctor Kol
Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt



La Ciencia, nos enseñaba Humberto Maturana en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, es un “ejercicio libre de la belleza apuntando a la verdad”. Para eso es la Ciencia: para encontrar la verdad y por lo tanto, hoy haremos un poco de Ciencia, para buscar la verdad y para derribar MITOS, los principales mitos que se han levantado en esta nueva crisis causada por la Industria Salmonera, levantados sólo para eximirla de responsabilidades en este nuevo desastre ambiental, económico y social que ha causado en una tierra demasiado acostumbrada a los Mitos.

MITO 1: El “Fenómeno del Niño”

El primer Mito que levantó el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) ese servicio fiscalizador de las actividades pesqueras y acuícolas, que no tiene lanchas propias, como un árbitro sin pito, fue atribuirle al Fenómeno del Niño el Bloom de algas de Pseudochatonella sp que liquidó las producciones de unos 60 centros de producción de salmónidos de las Regiones de Los Lagos y de Aysén, entre enero y marzo del 2016.

La “academia salmonera”, ese sub-mundo de las ciencias cuya única verdad es cuidar a su principal fuente de trabajo en estas regiones australes, conducidos y guiados por Salmon-Chile en sus postulaciones de proyectos FIP, FONDEF o FONDECYT, apoyaron irrestrictamente esta teoría y se multiplicaron las tesis, las declaraciones, los mapas de productividad primaria, los seminarios con entrada pagada en Puerto Varas y las columnas en la prensa para atribuirle este primer desastre al Fenómeno del Niño: las mortalidades causadas FOCALIZADAMENTE en el Seno del Reloncaví , se debían a un evento causado por un Fenómeno Climático Global…

Pero como aprecian ustedes en la Figura 1, en el periodo enero-febrero de 2016, 11 centros salmoneros fueron afectados con mortalidades causadas por esta alga EN AYSÉN. Nunca SERNAPESCA señaló, en comunicado alguno, que también habían mortalidades en  centros de cultivo de la Región de Aysén producto de este Bloom de Pseudochatonella. Hubo que sacarle la información acudiendo a las leyes de acceso a la información pública para darnos cuenta de que el evento no era “focalizado”, sino que se repetía en Los Lagos y en Aysén.




Pero además, se sembraron preguntas: ¿Dónde quedaron esas mortalidades?...¿Qué hicieron con ellas?... ¿Dónde las dispusieron?. . ¿También las arrojaron al mar?...¿También las convirtieron en harina de pescado?

La Figura 2 muestra los centros salmoneros que declararon mortalidades en el periodo febrero-marzo de 2016. Como se ve, 45 centros fueron afectados por el Bloom de Pseudochatonella SÓLO EN LA REGIÓN DE LOS LAGOS, mientras que en Aysén, EL FENÓMENO DEL NIÑO DESAPARECIÓ…. Ningún centro fue afectado por el evento climático global, ¿también se habrá cerrado, sobre Aysén, el agujero en la capa de ozono?... ¿Se habrá dejado de calentar el planeta, precisamente también, en la Región de Aysén?

Nuestro SERNAPESCA, el árbitro sin pito, quizás si descubrió un hecho extraordinario para la climatología mundial: que entre febrero y marzo de 2016, EL FENÓMENO DEL NIÑO SUSPENDIÓ SUS OPERACIONES SOBRE LA REGIÓN DE AYSÉN… Eso hay que patentarlo, publicarlo, exhibirlo, pues es increíble lo que pudo haber descubierto  SERNAPESCA cuando llenaba planillas Excel durante sus “fiscalizaciones” a las salmoneras.


En la Figura 3 aparecen los 45 centros salmoneros afectados con mortalidades entre febrero y marzo de 2016. Como ven, el Fenómeno del Niño apareció en el Estuario del Reloncaví. Pero más interesante que eso es el hecho de que fueron estas mortalidades, las de estos 45 centros afectados por el Fenómeno Climático entre febrero y marzo de 2016, de las que SERNAPESCA declaró que 4.655 Toneladas fueron arrojadas al mar, al weste de Faro Corona, mientras que lo restante fue derivado a vertederos y a plantas de reducción (harina/aceite de pescado)

¿Qué pasó, entonces, con las mortalidades de los 23 centros restantes, incluidos los 11 de Aysén?...



Un mito principal: el Fenómeno del Niño como causante del Bloom de algas, complementado con otros Mitos secundarios, como los destinos de las mortalidades de los centros salmoneros afectados por el “evento climático”, señalados por SERNAPESCA.

La mitología es una nueva oficina en el mundo de Bilz y Pap en que vive SERNAPESCA.

MITO 2: Descarga de salmones putrefactos como generador del evento de marea roja en curso

Por razones que luego entenderemos, la pesca artesanal de la Isla de Chiloé, la misma que apoyó y sigue defendiendo irrestrictamente la Ley Longueira, levantó como tesis que el vertimiento de salmones putrefactos al weste de Faro Corona, en el Océano Pacífico, gatilló un evento de marea roja que involucra al dinoflagelado Alexandrium catenella, causante de la intoxicación con veneno “paralizante” de los mariscos.

Y uno tras otro, estos dirigentes de la pesca artesanal, dirigentes pescadores de resfriados y verdaderos dueños de las cuotas de pesca que se le entregan a la pesca artesanal, han impuesto esta tesis FALSA que sólo es funcional a la Industria Salmonera, como lo demostraremos.

La Figura 4 muestra una noticia esencial para derribar este mito. Según publicó la revista AQUA, con fecha 21 de enero de 2016, un evento de marea roja del tipo “amnésica”, causada por Pseudonitzchia australis, se manifestó entre Chonchi y Puqueldón en el mes de enero. Se trataba, entonces, de una especie distinta a la que se encuentra en proliferación y de un tipo distinto de veneno al que nos afecta actualmente.


La Figura 5 corresponde a la resolución Nº 291 del 3 de marzo de 2016, que da cuenta de sectores libres de una segunda proliferación de especies tóxicas, esta vez de la causante del “veneno paralizante”, es decir, de Alexandrium catenella.



La Figura 6 corresponde a la respuesta de la Armada de Chile a consultas específicas hechas por nuestro Comité respecto a las operaciones de vertido de salmones putrefactos al mar, al weste de Faro Corona en Ancud. Como ustedes pueden ver, oficialmente las descargas de salmones podridos al mar se iniciaron el 11 de marzo de 2016, esto es, cuando ya se habían manifestado DOS eventos de marea roja tóxica (amnésica y paralizante) en las costas del Mar Interior de Chiloé.


Es decir, es absolutamente FALSO que fueron los salmones podridos los que gatillaron la marea roja que mantiene paralizadas las actividades de extracción: la Alexandrium catenella YA ESTABA instalada en el tercio sur de la Isla de Chiloé cuando se inició el vertido de salmones podridos en Ancud, al otro extremo de la Isla.

La Figura 7 muestra la expansión de A. catenella al 18 de marzo de 2016, según este mapa publicado por la SEREMI de Salud de Los Lagos





Como ven, se le podría atribuir a la ignorancia y a la desesperación la tesis de la pesca artesanal, defensora de la Ley Longueira, que señala que fue el vertido de salmones podridos en Ancud el que inició un evento de marea roja que, en la Región de Los Lagos, se inició… en Quellón.

Pero este no es un discurso ignorante, sino un discurso POLÍTICO y sobre todo FUNCIONAL a la Industria Salmonera para que esta, a pesar de los cortes de caminos en toda la Isla, SIGA OPERANDO.

En efecto, es muy distinto decir que fueron los salmones podridos los que iniciaron la “marea roja” que decir que SON LAS OPERACIONES DE LAS EMPRESAS SALMONERAS Y SUS CENTROS DE CULTIVO las causantes de este evento, puesto que esta segunda tesis encierra en si misma la primera medida para solucionar el desarrollo y expansión del evento: DETENER LAS OPERACIONES ACUÍCOLAS, para  detener flujo de nutrientes, que es el verdadero origen y sostenedor de la proliferación de A. catenella.

Cuando en Santiago hay un exceso de contaminación atmosférica, se cierran las industrias más contaminantes. Acá, ninguna salmonera se ha cerrado por la contaminación que han generado. Así es el grado de eficiencia de las actuales manifestaciones y cortes de caminos en la Isla Grande de Chiloé.

MITO 3: La inocencia de la Salmonicultura en el origen de la marea roja

En la Figura 8 se muestran dos ejemplares de A. catenella, que NO ES un alga, sino un dinoflagelado, una especie del Reino de los Protistas, intermedio entre el Reino Animal y el Vegetal, que tiene la facultad de hacer fotosíntesis para alimentarse ante la falta de nutrientes y que corresponde al más eficiente de los dinoflagelados en la captura de nitrógeno disuelto en la columna de agua en el mar.

Y acá, en este Mar Interior de Chiloé, el nitrógeno abunda, no porque se incorpora a través de un evento climático como el Fenómeno del Niño o porque el Calentamiento Global lo produce por generación espontánea, sino que se incorpora al medio acuático a través de las descargas, de los desechos, de las operaciones de engorda que realizan los centros de producción salmoneros.


¿Cuáles son las principales características de este dinoflagelado que asola las costas de Chiloé y del Canal Chacao?

En primer lugar, que durante su ciclo de vida LIBERA CISTOS O QUISTES DE RESISTENCIA, “semillas” que se depositan en el sedimento marino a la espera de condiciones ambientales y nutricionales favorables que le permitan volver a  proliferar. Es decir, esta marea roja que se extiende ahora por dentro y por fuera de la Isla Grande de Chiloé y hasta Valdivia, NUNCA MÁS se irá de este amplio sector de nuestro mar, porque lo que ahora tenemos es una marea roja activa en la columna de agua y otra marea roja “latente”, en el sedimento marino.

Y en una reciente publicación científica, en un “paper” publicado el año 2015 y uno de cuyos autores es Alejandro Clément, Biólogo Marino que integra el “Comité Científico Asesor” conformado por el Intendente Regional para hacer alguna cosa aún no conocida, que además elabora Declaraciones de Impacto Ambiental e Informes Ambientales  para la Industria Salmonera a través de sus Consultoras PLANCTON ANDINO y ECOSISTEMA, es decir, un biólogo marino multifacético que es parte de este negocio tóxico, aparecen otras características que no sólo permiten explicar mejor en qué consiste una proliferación de A. catenella, sino también visualizar que es precisamente la Industria Salmonera LA PRINCIPAL RESPONSABLE DE ESTE Y DE OTROS EVENTOS TÓXICOS en el Mar de la Patagonia, por la eutrofización, el sobre-enriquecimiento con nutrientes que han causado las operaciones de engorda de salmónidos.


¿Qué señala esta publicación científica?

En primer lugar, se refiere a que un evento de similares características, involucrando también a A. catenella, afectó a gran parte de la Isla de Chiloé en el año 2009, tanto en su costa interior como exterior (Océano Pacífico) y que en Noviembre de ese año también se registró en las localidades de Cucao, Mar Brava y Faro Corona, en la costa oceánica de la Isla, además de sectores de Calbuco.

Es decir, LOS MISMOS SECTORES DE AHORA EN LA COSTA OCEÁNICA DE LA ISLA DE CHILOÉ, por el probable florecimiento de quistes de resistencia depositados, en el año 2009, en el sedimento marino de esas localidades.

Señala, también, que A. catenella tendría una estrategia para capturar el nitrógeno disuelto en el agua en cualquiera de sus formas iónicas y de almacenarlo antes de comenzar su reproducción por división celular, posibilitando las “proliferaciones” que, bajo condiciones de laboratorio al menos, son dependientes de tal disponibilidad de nitrógeno.

En resumidas cuentas, una proliferación de A. catenella necesariamente se produce por la disponibilidad de Nitrógeno en la columna de agua y NO por un fenómeno climático, pues, como también lo señala el “paper” de Clément y otros, la A. catenella se reproduce (prolifera) en varios rangos de luminosidad… Al no ser una planta, no depende de las condiciones de irradiación solar y elevación de las temperaturas del agua que causa el Fenómeno del Niño. Su principal dependencia es, pues, la disponibilidad de Nitrógeno.

ESO es lo que señala el “paper” del que es co-autor uno de los asesores del Intendente de Los Lagos. ¿Sostendrá lo mismo en esas reuniones de destino desconocido con la principal autoridad designada de la Región?

La Figura 10 corresponde a las manifestaciones de pescadores artesanales y miticultores de Quellón realizadas en el año 2009, a raíz de ese evento sobre el que se elaboró el paper anterior. Como señala la nota de prensa, la gente del mar de Quellón acusó  directamente a la Industria Salmonera de “bio-terrorismo” al generar esa proliferación de A. catenella del 2009 por el transporte de quistes de resistencia del dinoflagelado en las aguas de los wellboats (barcos-estanques) con que se transportan salmones vivos desde Aysén a las plantas de matanza ubicadas al sur de la Isla de Chiloé, como lo comprobó más tarde también SERNAPESCA.


Y para evitar que este desastre ambiental inter-regional se siguiera produciendo, nuestro SERNAPESCA, nuestro árbitro sin pito que fiscaliza con encuestas y planillas Excel, implementó este año (y quizás como primera respuesta a la actual crisis) este moderno laboratorio en sus oficinas en Quellón, destinado a detectar y cuantificar el transporte de quistes de A. catenella en los wellboats salmoneros.


¡Ahí está la tecnología de punta que se aplica en el sector salmonero!

Ahí está el despliegue de recursos que nos ha convertido en un país miembro de la OCDE, en ejemplo de eficiencia y honestidad para el resto del mundo; ahí están las bases en las que se apoyan las declaraciones del ignorante de turno que las oficia de Ministro de Economía para señalar que la salmonicultura será uno de los dos pilares del crecimiento económico de Chile… Lo único avanzado que tiene este penoso laboratorio es la foto del zorro chilote que vigila a los profesionales encargados de detener, con todos los medios que están a su alcance y que se exhiben en esta imagen, el tráfico inter-regional de quistes de A. catenella

Así se burlan de nosotros. Así construye este Gobierno y los anteriores el discurso falso y exitista que protege a la Industria Salmonera, así justifican los sueldos que reciben el Director Nacional y el Director Regional de SERNAPESCA…

Ahora bien, ¿cuál es el monto de la contaminación que generan las salmoneras?



De acuerdo a cálculos estándar de contaminación generada por salmoneras, estimada según los suministros de alimentos artificiales que reciben los salmones cautivos en balsas-jaulas, una tonelada de salmones requiere la inversión de 1,2 toneladas de alimentos artificiales (pellets de harina/aceite de pescado) y de esta alimentación se generan 800 kilogramos (Kgs.) de materia orgánica (DBO7) y 78 Kgs. de Nitrógeno (N total) .


Aplicando estos estándares a una producción promedio de 600 mil toneladas de salmónidos, se obtiene que se invierten unas 720 toneladas de alimentos que a su vez generan una descarga de materia orgánica (DBO7) equivalente a 17, 3 MILLONES DE HABITANTES y que en nitrógeno (total) las descargas salmoneras equivalen a 10,8 MILLONES DE HABITANTES.

Y estas son las consecuencias del “éxito” salmonero, las que se muestran en esta Figura 13, donde los excesos de materia orgánica, por sobre las capacidades de carga de los sistemas intervenidos, han producido condiciones “anaeróbicas” en 400 puntos del Mar de la Patagonia, desde Puerto Montt a Capitán Aracena, en la Región de Magallanes, con una concentración de centros anaeróbicos en las Regiones de Los Lagos y de Aysén, como muestran estas imágenes del periodo 2010-2013, según información de SERNAPESCA.



La “condición anaeróbica”, según lo define la propia Ley General de Pesca y Acuicultura, es una condición que hace imposible la vida acuática… Es decir, en al menos 400 puntos del mar de la Patagonia, la vida acuática se hizo imposible por las descargas orgánicas generadas por las salmoneras…

Y en la Figura 14 aparece el resultado de los aportes de Nitrógeno total aportado por las salmoneras a través de sus operaciones en el Mar de la Patagonia: un Mar tóxico, entre Aysén y Los Lagos, que hace de la vida acuática un peligro para la vida humana, donde cada esfera roja muestra un sector afectado por esta proliferación tóxica, mientras que el tamaño del ícono muestra el grado de toxicidad detectada por el IFOP.


Hoy, desde Capitán Aracena, en la Región de Magallanes, a Valdivia, en la Región de Los Ríos, hay proliferaciones de plancton causante de las tres variedades de venenos de los mariscos: diarreica, paralizante y amnésica. ¿Qué más hay que esperar para erradicar de una vez a esta industria tóxica, que destruye el medioambiente acuático, promueve el trabajo esclavo y corrompe a los servicios públicos principalmente a través del tráfico de influencias?

MITO 4: La pesca artesanal como defensores del mar y sus recursos

Esta es, sin duda, la parte más difícil de mi presentación, porque al llegar a este Campus vi a un grupo de estudiantes preparando un lienzo a favor de los pescadores artesanales de Chiloé, como si ellos fueran inocentes respecto de lo que está pasando y víctimas de una empresa absolutamente contraria a sus intereses.

Quiero decirles que esa pre-idea que tienen sobre la pesca artesanal austral es bastante más que un simple dedo metido en la boca…

Porque seamos claros, de las 5 grandes federaciones de pescadores artesanales que existen en esta Región de Los Lagos, CUATRO DE ELLAS APOYARON LA LEY LONGUEIRA Y LA SIGUEN APOYANDO, la corrupta Ley Longueira que fue construida precisamente para asegurarle a la Industria Salmonera el abastecimiento de pesca silvestre que requieren las fábricas de alimentos para salmones. Más aún y para que no les asalte ninguna duda sobre el objetivo real de esta Ley Longueira, que la pesca artesanal de Los Lagos mayoritariamente apoya, consideren que 5 de las 7 familias favorecidas con esta Ley corrupta TIENEN SALMONERAS….CINCO de las famosas SIETE FAMILIAS…

Es decir, esta pesca artesanal de acá, de esta Región, es una pesca artesanal que mayoritariamente ha sido colaboradora de la Industria Salmonera, con dirigentes que una y otra vez le han puesto además las lanchas a las salmoneras para que saquen, por ejemplo, las mortalidades que luego fueron a parar frente a las costas de Ancud. ¿Eso es lo que van a apoyar en sus marchas?

La Figura 15 muestra las declaraciones de Zoila Bustamante, Presidenta de la CONAPACH, residente en Estaquilla, al norte de Maullín y una de las líderes de estas movilizaciones que ustedes van a apoyar, cuando acordaron con PABLO LONGUEIRA el “fraccionamiento” de los peces en el mar y que dejaron a los industriales  con el 95% de las cuotas y a los artesanales sólo con el 5% de ellas…



Más aún, las llamadas “Leyes Misceláneas” que el entonces pescador artesanal Iván Fuentes logró imponer mientras se elevaba como líder de la Revolución de Aysén en el 2012, le permite a la “pesca artesanal” VENDER SUS CUOTAS A LA PESCA INDUSTRIAL.

Es decir, da lo mismo cuantas cuotas de congrio, de merluza, de reineta, de jurel o de sardina tienen los pescadores artesanales del sur austral: el destino es la alimentación de los salmones si es que la salen a pescar, siquiera… porque ahora el “armador”, es decir el dueño de la lancha, que es el único que recibe cuotas y que además es dirigente, puede simplemente vender los papeles que acreditan su cuota…

Eso es lo que relata el Diario La Tercera en el 2014, en un reportaje a este “líder” de la pesca artesanal de Aysén, ahora Diputado (Figura 16):

“…La casa de Iván Fuentes está llena de gente. Andrea, su esposa, reparte billetes a los pescadores artesanales que han vendido su cuota de pescados a los industriales. Fuentes, como presidente del sindicato de los “eternos navegantes”, se encarga de ser el intermediario entre los industriales y los 80 pescadores que él lidera…”

(Diario La Tercera: “Aysén: dos años después”, 22 de febrero de 2014)


Esta pelea, es más que una lucha por “bonos”, como parece ser el discurso de los pescadores artesanales pro-Ley Longueira que han paralizado la Isla de Chiloé, pero no a las salmoneras, que siguen operando y contaminando el mar.

Esta lucha es por la seguridad alimentaria de los chilenos, es por el mar que les pertenece, nos pertenece. No es una lucha para cualquiera, como lo expresé alguna vez en la película “El Cazador de Aguas”, de CEIBO Producciones; esta lucha es para los que están preparados para darla y no para los que sólo quieren venderla en cómodas cuotas mensuales, como estos bonos de “fin de conflicto” por $400 mil y 6 cuotas de $150 mil que se están exigiendo en la Isla.

Esta lucha la deben asumir las organizaciones sociales que no están comprometidas ni con la Ley Longueira ni que han servido de mano de obra barata para las salmoneras. Tampoco es para los jipis, porque definitivamente haciendo vibrar un cuenco o colgándose un collar de plumas de cóndor NO SE SOLUCIONA ninguno de los problemas ambientales que tenemos. Más bien, debiéramos erradicar a los jipis de ellos, así como a la pesca artesanal corrupta que apoyarán ustedes con sus marchas.

El desafío no es menor, pero se puede asumir con la perspectiva de ganarlo, no sólo de exponerlo. De ganarlo. Esa es la tarea de la sociedad civil organizada: tomar en sus manos este desafío no para convertirlo en un negocio, sino para resolverlo. Y la solución es simple: erradicar a la Industria Salmonera de los canales y fiordos de la Patagonia.

Ese debe ser el norte, el objetivo, de todas las luchas que se den contra la contaminación salmonera. Si esa es la pelea, entonces saben que pueden contar siempre conmigo.

Muchas gracias.



Héctor Kol.
Mayo de 2016.
Puerto Montt, Chile.