miércoles, 6 de junio de 2018

CORRUPCIÓN Y ACUICULTURA EN CHILE (I): Los Casos de Lago Chapo y Lago Llanquihue.


LA CORRUPCIÓN EN LOS SERVICIOS PÚBLICOS COMO AMENAZA AL PATRIMONIO NATURAL Y BIODIVERSIDAD

 Los Casos de Lago Chapo y Lago Llanquihue ocupados por la Industria salmonera. 

 Por Héctor Kol

Presentación ante el Congreso Nacional de Comunidades Patrimoniales. 
Encuentro Regional Sur.
Universidad de Los Lagos, Puerto Montt, Mayo de 2018.



En abril de este año, en una entrevista concedida por el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, a CNN-Chile, el funcionario señalaba lo siguiente:

“SI… Cuando los servicios públicos no hacen su pega, cuando incurren en ‘falta de servicio`, eso debe ser considerado como CORRUPCIÓN…”

(Jorge Bermúdez. Contralor General de la República. Entrevista con Tomás Mosciatti, CNN- Chile, 22 de abril de 2018)

Después de más de una década batallando en estas Regiones Australes para que la Industria Salmonera cumpla las normas, las leyes, las disposiciones reglamentarias que evidentemente son insuficientes, ineficientes y permeables a todo tipo de infracciones e influencia política, mi opinión es que la principal amenaza al Patrimonio Natural de todos los chilenos, de esos lagos, ríos y mar de una Patagonia “prístina” que sólo existe en los catálogos de las agencias de viajes y discursos de las ONGs ambientalistas que están en Santiago, es LA CORRUPCIÓN, manifestada esta en la “falta de servicio” que señalaba el Contralor.

Y esta corrupción (falta de servicio) fue verificada por la misma Contraloría General de la República (CGR) en el año 2016, cuando realizó Auditorías al órgano fiscalizador de la acuicultura (SERNAPESCA) y al órgano regulador de esta actividad (SUBPESCA) para establecer qué tanto de sus funciones prescritas por Ley cumplieron ambos servicios del Estado en el periodo 2011 a 2015, es decir, durante 5 años continuos.



Y el resultado fue el esperado para los que hicimos las denuncias respectivas (nuestro Comité, el Comité Pro-Defensa de la Flora y Fauna, CODEFF y la ONG Real-Chile).

En el caso de la auditoría a SERNAPESCA, la CGR señaló que durante el periodo auditado (5 años) SERNAPESCA permitió que decenas de centros de engorda de salmónidos operaran FUERA de sus concesiones autorizadas, que entregaran informes ambientales falsos que fueron certificados por SERNAPESCA y que tales infracciones fueron ocultadas por este servicio, sin informarlo a “las autoridades competentes”, es decir, a la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas, para que esta procediera a la CADUCIDAD de las concesiones acuícolas que no fueron ocupadas en este periodo, porque los salmoneros operaron FUERA de ellas.



Respecto del organismo “regulador”, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) la CGR señaló que ni siquiera contaba con un catastro actualizado de los proyectos salmoneros. Es decir, la SUBPESCA “regula” una actividad que ni siquiera sabe dónde está…

La imagen de la Figura 4 corresponde al resultado de las auditorías de la CGR, con decenas de centros que no sólo operaron fuera de sus concesiones en el periodo de 5 años investigado, sino que además presentaron informes no-veraces o falsos respecto del estado ambiental del sitio donde ubicaron sus balsas-jaulas. Como ven, sin importar el status administrativo que tenga un sector o área de esta Patagonia agredida, sin importar  si es un Parque Nacional, una Reserva Nacional o un Santuario de la Naturaleza, la Industria salmonera operó donde se le vino en gana, aprovechando que la “falta de servicio”, es decir, la corrupción, caracterizó a  los servicios públicos que debían “regularla” y “fiscalizarla”.
  



¿Ha terminado esa corrupción?

En estos últimos meses, nuestro Comité ha seguido, investigado y denunciado el caso del Lago Chapo de nuestra Comuna de Puerto Montt, en un trabajo que se inició en forma conjunta con un Concejal de esta comuna, pero que ahora hacemos en solitario pues nosotros trabajamos para el bien común y no para darle contenido a una coalición política.

El Lago Chapo se ubica entre dos Áreas Silvestres Protegidas del Estado: el Parque Nacional Alerce Andino y la Reserva Nacional Llanquihue, que ostentan ese status por su biodiversidad, por contener monumentos naturales, por su belleza escénica y su valor  ecológico.

En septiembre del 2017, en las playas del sector El Desagüe de este Lago intermedio entre dos Áreas Silvestres Protegidas del Estado, uno de nuestros integrantes detectó el basural que se muestra en la Figura 6 siguiente:



En nuestra primera denuncia ingresada en septiembre de 2017 a la Gobernación Marítima de Puerto Montt atribuimos este basural al desarme de un centro de cultivo de salmónidos de la empresa AGUAS CLARAS que operaba frente a este sector. En las investigaciones que realizamos posteriormente, detectamos las operaciones acuícolas ilegales que se aprecian:


La empresa AGUAS  CLARAS (Filial de AQUACHILE) estaba operando fuera de su concesión acuícola al menos desde el año 2005, como muestra esta imagen en Google Earth, fechada en junio de 2005. Y no sólo eso, sino que además ocupaba 100 veces más superficie de lago que la concedida (0,07 hás), 100 veces más de la superficie por la que paga una patente acuícola.

A junio de 2016, es decir, 11 años después de obtenida la imagen anterior, esta era la situación: AGUAS CLARAS mantenía dos grupos de instalaciones de producción de salmónidos, una de ellas a más de un kilómetro al sur-weste de la única concesión acuícola otorgada en el sector: la que debiera operar un centro de cultivo con el número 100394 del Registro Nacional de Acuicultura (RNA).



A diciembre de 2017, esto era lo que se observaba frente al Sector El Desagüe: un centro de cultivo de un módulo o tren de balsas-jaulas había sido repuesto en un sector sin concesión acuícola y al norte y sur de este, AGUAS CLARAS había acopiado estructuras metálicas y pontones (bodegas) flotantes. Todo ello, en un sector SIN CONCESIÓN ACUÍCOLA.


Nuestras denuncias fueron contestadas por la Gobernación Marítima de Puerto Montt en oficios de diciembre de 2017 y enero de 2018. En el primero de ellos, que muestra la imagen, se nos ratifica que AGUAS CLARAS se encuentra operando fuera de la concesión acuícola otorgada al centro de producción RNA 100398. La orden de la Armada es “regularizar” su ubicación, es decir, reinstalar el centro de cultivo en su concesión.


En su oficio de enero de 2018 que aparece en la Figura 11, la Gobernación Marítima nos aclara más esta situación de ocupación y operaciones acuícolas ilegales de la empresa AGUAS CLARAS en el Lago Chapo.

Como señala el oficio, parte de las estructuras denunciadas corresponderían a otro centro de cultivo, identificado con el RNA 101291, que tendría 6 hectáreas de superficie PERO QUE NO CUENTA CON CONCESIÓN ACUÍCOLA OTORGADA.



La orden de la Gobernación Marítima a la empresa fue, entonces, desalojar tales estructuras (1 módulo de cultivo) mientras “aclaraba” su situación, es decir, mientras aclaraba qué hacía operando en un sector donde no cuenta con concesión acuícola para hacerlo y no paga un peso al estado por 6 hectáreas de superficie lacustre que ocupa desde hace 12 años.

En consecuencia, esta imagen de la Figura 12 resume la situación denunciada inicialmente en Octubre de 2017:

Aguas Claras ha operado, durante más de una década, DOS CENTROS DE CULTIVO en un sector colindante al Parque Nacional Alerce Andino, donde NO CUENTA CON CONCESIONES ACUÍCOLAS OTORGADAS y ha mantenido sin operaciones la concesión acuícola efectivamente otorgada, incurriendo en la causal de caducidad que contempla la Ley General de Pesca y Acuicultura.


Hemos solicitado, desde Septiembre de 2017, la caducidad de esta concesión y el desalojo de estas instalaciones ilegales. Hemos recurrido a la Gobernación Marítima, a la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas, a la Contraloría Regional de la República y a la Superintendencia del Medioambiente a fin de reestablecer el cacareado “Estado de derecho” en este Lago de la comuna de Puerto Montt.

Y a pesar de todo lo anterior, esta es la situación que hemos detectado en Marzo de este año, 5 meses después de nuestras iniciales denuncias:


 Como ven en la imagen, AGUAS CLARAS ha completado un centro de cultivo con tres módulos o trenes de balsas-jaulas, en un sector sin concesión acuícola y haciendo caso omiso de la orden de desalojo dada por la Armada de Chile.

¿Es esto “falta de servicio”? ¿Es esto CORRUPCIÓN? Aún no nos responde la Contraloría; tampoco han sido desalojadas estas estructuras desde una ocupación ilegal y no se nos ha comunicado la caducidad de la concesión acuícola abandonada por AGUAS CLARAS al menos en la última década.

Esta práctica de operaciones acuícolas ilegales se repite en Lago Llanquihue, rodeado de volcanes nevados y escenario natural de la Capital chilena del Turismo: Puerto Varas.

Allí existen unas 14 concesiones acuícolas para salmonicultura, de las que se muestran 12 de ellas con íconos amarillos (las restantes están en proceso de verificación de posición). En todas ellas se producen esmolts, salmones juveniles que luego son engordados en centros salmoneros ubicados en ambientes marinos.



Dos de estas concesiones se muestran en la siguiente imagen de la Figura 15, que corresponde a una captura de Pantalla del Visualizador de Mapas de SUBPESCA, el órgano “regulador” de la acuicultura.

Como se aprecia en la imagen sin fecha, estas dos concesiones de AQUACHILE, otorgadas en el Sector Yerbas Buenas, a los pies del Volcán Osorno,  no están siendo operadas, pues los centros de cultivo se encuentran FUERA de los polígonos otorgados, es decir, realizan operaciones de cultivo ilegales y en sectores no-concedidos.


Y esta Figura 16, correspondiente a una imagen de Google Earth fechada 24 de enero de 2017, muestra la concesión acuícola otorgada por Res (M) 273/1988 y que debiera operar el centro de cultivo RNA 100369 de AQUACHILE, con sus coordenadas actualizadas. FUERA de ella se encuentran las balsas-jaulas.


Pero este centro de cultivo no sólo produce salmones juveniles ilegales, que debieran ser incautados por SERNAPESCA tal como le quita los peces a la pesca artesanal cuando los pescadores sacan congrios, merluzas, rollizos y róbalos de manera “ilegal” en el mar que han ocupado durante 3 mil años.

Este centro TAMBIÉN produce peces enfermos, con enfermedades virales y bacterianas que aparecen en esta imagen, como la Enfermedad Bacteriana de Riñón (BKD) Necrosis Infecciosa Pancreática (IPN, viral) o Flavobacteriosis (bacteriana) en el periodo 2010 a 2017 que se muestra en la imagen. Ése es el "éxito" que hoy AQUACHILE quiere llevar a Oslo (Noruega) para venderlo como acciones a más de algún iluso que ignora lo que ocurre en los lagos y mares del Fin del Mundo.

 

Y en todo el Lago Llanquihue sucede lo mismo: producción ilegal de peces… y de peces enfermos, como muestra esta imagen, donde cada ícono representa una enfermedad viral o bacteriana que se produce en los centros de cultivo ubicados en este espléndido Lago que baña las riberas de la capital Chilena del Turismo. Los íconos que ven “en tierra”, fuera del Lago, corresponde a las pisciculturas que intervienen ríos y donde se cultivan las ovas de salmón hasta que alcanzan su estado de “alevines” antes de llevarlos a los lagos para su segunda fase de crecimiento: la esmoltificación.

En todos los lagos intervenidos por la Industria Salmonera, se ingresan peces enfermos, criados primeramente en pisciculturas biológica y viralmente contaminadas…



  
La Figura 19 muestra el resultado del traslado al mar de esta producción muchas veces ilegal de peces enfermos. Cientos de centros salmoneros “de engorda”, donde se finaliza el proceso productivo de la salmonicultura, declaran las mismas enfermedades que se detectan en los centros de producción de esmolts y en las pisciculturas de producción de alevines.

Cientos de centros salmoneros que ocupan toneladas de antibióticos para controlar las enfermedades bacterianas que llegan al mar portadas por los esmolts enfermos que se producen en nuestros lagos, cientos de centros de engorda de salmónidos que ocupan millones de litros de desinfectantes tóxicos para el ambiente acuático-marino para control de enfermedades virales.


Y esto ocurre porque el control sanitario, la bio-seguridad, también está en manos de SERNAPESCA, que es incapaz de detectar que un centro opera a más de un kilómetro de su concesión otorgada, como lo señaló la Contraloría en el año 2016 o que certifica producciones ilegales en centros que operan sin contar con concesión acuícola otorgada, como ocurre en el Lago Chapo.

Resultaría una ilusión esperar que ese servicio fuese capaz de evitar que peces enfermos, trasladados en aguas contaminadas, no llegasen al mar.

ESE SERNAPESCA, tal como está a pesar de la Auditoría de 2016, que sigue funcionando con la misma destreza y dedicación que mostró en los 5 años en que fueron auditados sus procedimientos, es la que se pretende “reforzar” o “potenciar”  en próximas iniciativas legales que se tramitarán en el Congreso Nacional y donde, sin dudas, serán aprobadas, porque si hay una institución donde la “falta de servicio” reina, ese es el Congreso Nacional.

En el Congreso Nacional, SERNAPESCA, SUBPESCA y la Armada de Chile se encuentran entre iguales.

Muchas Gracias.

Héctor Kol
Patagonia Sin Represas... Sin Salmoneras
Mayo de 2018


lunes, 7 de mayo de 2018

Comité de Borde Costero de Puerto Montt cancela trabajo conjunto que mantenía con Concejal "Verde"


COMITÉ DE DEFENSA DEL BORDE COSTERO PUERTO MONTT CANCELA EL TRABAJO CONJUNTO CON CONCEJAL “VERDE” POR OPERACIONES SALMONERAS ILEGALES EN EL LAGO CHAPO.

Por Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Patagonia Chilena
Mayo de 2018.

Tras la votación unánime del Frente Amplio (FA) para aprobar un proyecto de Ley que favorece las relocalizaciones de centros salmoneros y la injerencia del mismo Bloque en el trabajo que se realiza para la erradicación de salmoneras ilegales en el Lago Chapo, de la Comuna de Puerto Montt, el Directorio de la Organización Comunitaria de la Capital de la Región de Los Lagos decidió cancelar el trabajo conjunto que se realizaba con el Concejal del Partido Verde, Juan Carlos Cuitiño, miembro de la coalición.

Para la organización comunitaria, la votación del Frente Amplio en favor de las salmoneras  el 17 de abril pasado, que marcó el debut salmonero de los ex dirigentes estudiantiles y ex asesores de la Nueva Mayoría en el Congreso Nacional, resultó incongruente con la mantención de un trabajo con el representante en el Municipio de esa coalición, que estaba destinado a sacar salmoneras del Lago Chapo, las que operan desde hace más de una década en sectores no autorizados.

“En esas condiciones, cuando una coalición es salmonera en el Congreso y anti-salmonera en un municipio, que vota como un Regimiento a favor de un proyecto nefasto, camuflado como para beneficio de los acuicultores artesanales, pero claramente favorable al proceso de relocalizaciones salmoneras, entonces estamos en presencia de una especie de bi-polaridad ambiental que hizo insostenible seguir ese trabajo conjunto”, señaló el Comité Puerto Montt[1].

Que el Proyecto votado era para favorecer las relocalizaciones salmoneras lo reconocieron en sus intervenciones antes de la votación los Diputados Félix González (Verde) y Brito (Valparaíso) ambos del FA (Ver https://www.youtube.com/watch?v=acbcNpHBLhc)

El proyecto contó con 128 votos a favor (incluidos los votos de todo el FA) y sólo 4 en contra, de los Diputados Independientes Veásquez, Alinco y Saffirio y la Diputada del PRO, Marisela Santibáñez.

El trabajo por la erradicación de las salmoneras ilegales se había iniciado en Octubre de 2017 cuando el Comité y el Concejal Cuitiño denunciaron ante la Gobernación Marítima de Puerto Montt (Armada de Chile)  la presencia de un basural industrial salmonero en el Sector El Desagüe del Lago Chapo, que correspondía a estructuras metálicas reemplazadas de un centro que operaba de manera ilegal al menos desde el año 2005 en un sector sin concesión acuícola otorgada, como lo demostraron las investigaciones realizadas por la organización comunitaria.

  
A pesar de que la Gobernación Marítima reconoció las ocupaciones ilegales y ordenó el desalojo de estructuras flotantes de la empresa AGUAS CLARAS desde el sector no autorizado, a Marzo de 2018 la empresa ya había instalado 3 módulos de cultivo en el mismo sector, haciendo caso omiso de la orden dada por la Gobernación Marítima, amparada por la tradicional impunidad que rodea a la Industria Salmonera.



Las irregularidades y falta de servicio de la Armada de Chile han sido denunciadas ante la Contraloría Regional de la República- Los Lagos, que aún no emite un pronunciamiento sobre el conjunto de faltas a la Ley General de Pesca y Acuicultura y presentación de informes ambientales y sanitarios falsos que también denunció el Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt ante el órgano Contralor en Marzo recién pasado.

Denuncias ingresadas por la organización comunitaria ante la Superintendencia del Medioambiente (SMA) aún no reciben respuesta y no se descarta la persecución penal de tales infracciones ante el Ministerio Público local.

Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Patagonia Chilena Sin Represas… Sin Salmoneras
Mayo de 2018.







[1] Ver, por ejemplo, http://sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl/2018/04/cambiatodo-cambia-relocalizando-delitos.html

viernes, 13 de abril de 2018

CAMBIA...¿TODO CAMBIA?: Relocalizando delitos


CAMBIA…. ¿TODO CAMBIA?

- Relocalizando delitos-

Por Héctor Kol

Para: sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Abril de 2018.

“Cambia el sol en su carrera,
Cuando la noche subsiste,
Cambia la planta y se viste
De verde la primavera…”

- Julio Numhauser, compositor chileno-


En Septiembre de 2016, la Unidad de Auditoría en Medioambiente de la Contraloría General de la República (CGR) entregó el Informe Final 210-16 sobre la investigación realizada al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) respecto a sus procedimientos de fiscalización a las operaciones acuícolas de los centros de engorda de salmónidos que infestan los canales y fiordos del Mar de la Patagonia.

En sus primeras páginas, la CGR fue categórica: en el periodo 2010 a 2015 investigado, SERNAPESCA no cumplió con ninguna de sus funciones y no sólo no fiscalizó, sino que admitió información adulterada o falsa proporcionada por las empresas salmoneras; permitió que los centros de engorda operaran con estructuras de cultivo (balsas-jaulas) no autorizadas; no informó de las causales de caducidad de concesiones que eventualmente encontró en sus “fiscalizaciones” a los centros y en particular admitió, aún teniendo la información a su disposición, que decenas de centros de engorda de salmones, ubicados en las tres regiones australes del país, operaran durante años fuera de las concesiones legalmente otorgadas y por las que pagan una patente acuícola que asciende, hoy, a unos $28 pesos chilenos anuales por cada metro cuadrado de mar que ocupan sus balsas-jaulas…

Para la investigación realizada, la CGR contó con denuncias explícitas del Comité Pro Defensa de la Flora y Fauna (CODEFF) filial Aysén, de la ONG REAL-Chile asentada en Magallanes y especialmente del Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt, que en su denuncia entregó antecedentes acerca de empresas salmoneras que estaban solicitando “relocalizar” 15 de sus centros de engorda a pesar de que se encontraban en causales de caducidad de las mismas, por no-operarlas… o por operar fuera de ellas durante años.

Señalaba el Comité referido en su denuncia ante la CGR ingresada en marzo de 2016:

“ Los quince casos expuestos en el Capítulo “Descripción de Casos”, corresponden a una muestra representativa de un número mayor de situaciones donde se manifiestan tantas o mayores irregularidades, que nos hacen presumir fundadamente que existe una práctica sistemática, llevada a cabo por las empresas que cuentan con concesiones acuícolas para salmonicultura intensiva, de burlar la LGPA y Reglamentos asociados.

Como puede constatarse de la simple lectura de los casos que se presentarán y en la similitud y reiteración de las infracciones cometidas, hay un hábil y ventajoso aprovechamiento de la conducta descuidada y de las omisiones constantes de los organismos estatales, regionales y locales encargados de velar por el cumplimiento de la normativa vigente relativa a materias de acuicultura y al manejo y regulación de las concesiones acuícolas otorgadas…”

El Informe Final 210-2016 demostró que la organización comunitaria denunciante tenía razón.

En efecto, la CGR encontró que más del 70% de los centros de engorda de salmónidos auditados en esta investigación, operó FUERA de sus concesiones acuícolas en el periodo 2013 a 2015, mientras SERNAPESCA, que recibió esa información entregada por las propias empresas en sus obligatorios “Informes Ambientales” (INFAs) donde señalaban,  explícitamente, que las balsas-jaulas se encontraban ubicadas ilegalmente, es decir, fuera de sus concesiones, hizo caso omiso de ello aún teniendo por función el análisis de tales Informes…

SERNAPESCA NO FISCALIZA… SERNAPESCA SE LIMITA A RECIBIR INFORMES  aunque sean falsos o transgredan la normativa vigente sin hacer un análisis de ellos, quizás hasta sin leerlos, especialmente si se trata de Informes de la Industria Salmonera, y los certifica y visa tal como certificó y visó las producciones salmoneras ILEGALES que se obtuvieron, durante años, en estos centros de producción que operaron en sitios no-autorizados para actividades acuícolas.



La Figura 1 muestra el resultado de la investigación de la CGR en relación a la eficiencia y prolijidad con que SERNAPESCA realiza sus funciones de fiscalización de la salmonicultura: las flechas muestran los centros de engorda de salmónidos que entregaron INFAs que demostraban operaciones acuícolas ilegales fuera de las concesiones otorgadas.

¿Por qué operan las salmoneras en sitios distintos a los que ellas mismas han solicitado y donde se les han otorgado las concesiones acuícolas que demanda la Ley General de Pesca y Acuicultura para efectuar operaciones de acuicultura?

Porque los sitios solicitados en los años ’80 o ’90 ya no cuentan con la suficiente profundidad que requieren sus tóxicas operaciones o porque estos sitios, después de una intervención productiva no-regulada (y además, no fiscalizada) ya han colapsado, acumulando excrementos y alimentos no digeridos hasta formar lomas de varios metros de altura sobre el fondo marino, generando condiciones “anaeróbicas” en ellos, con ausencia a veces total de oxígeno disuelto en la columna de agua, que hacen imposible la vida acuática. Las estaciones de oxigenación que se encuentran en los bordes costeros cercanos a centros de engorda de salmones o en plataformas flotantes aledañas a las balsas-jaulas, no son una excentricidad: son para suministrar oxígeno a los peces en cultivo, pues en la columna de agua no existe el suficiente para permanecer vivos.

Los salmoneros, en Chile, inventaron “el pescado que se ahoga”…



Esta situación de colapso ambiental que ellas mismas causaron parece ser la principal razón para que en el primer Gobierno de Sebastián Piñera se haya planteado la necesidad de “relocalizar” los centros, es decir, cambiarlos a una posición nueva, entregándoles una nueva porción de mar y de fondo para que hagan con ella lo mismo que hicieron con la original.

Por supuesto, si la concesión acuícola original se encuentra hipotecada ante un Banco como prenda por los créditos bancarios (las concesiones acuícolas salmoneras son hipotecables desde el primer Gobierno de la Presidenta Bachelet) la nueva porción de mar y de fondo MANTIENE ESA HIPOTECA…

En este país, hasta la más mínima Ley resguarda los intereses del 1% más rico de la población chilena.

Pero la situación ambiental causada por las salmoneras en el mar que ocupan no parece ser la única “razón” para solicitar relocalizaciones. Las infracciones y eventuales delitos cometidos por las empresas salmoneras en las operaciones acuícolas ilegales que verificó la CGR (y que se mantienen hasta hoy) necesitan ser BORRADOS, blanqueados y la “relocalización” es la herramienta perfecta para sepultar este actuar permanente al margen de la Ley.

Uno de los casos denunciados por el Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt se muestra en la Figura 3 y corresponde a dos centros de engorda de la empresa salmonera CULTIVOS YADRÁN que operan sendas concesiones en Isla Acui, Comuna de Queilen.

Como se aprecia en esta imagen satelital de octubre de 2011, los centros identificados por su Registro Nacional de Acuicultura (RNA) 102129 y 102287 operan con balsas-jaulas ubicadas FUERA de las concesiones acuícolas otorgadas y ocupando una superficie mayor que aquella por la que cancelan la escuálida patente acuícola ya señalada ($ 28 por metro cuadrado/año)



La Figura 4 muestra el Informe Ambiental correspondiente al año 2012 elaborado por la Consultora Ambiental ECOSISTEMA para el centro de engorda RNA 102287. Allí se muestra explícitamente, en un documento que es recibido, analizado y visado por SERNAPESCA, que las estructuras de cultivo (en color naranja) se encuentran fuera de la concesión acuícola otorgada y al sur de esta y que las estaciones de muestreo para determinar su condición “anaeróbica” o no, se ubicaron, también, fuera de esta concesión.


 Es decir, la concesión legalmente otorgada y donde obligatoriamente deben realizarse las operaciones acuícolas autorizadas (en este caso, engorda de salmones) no sólo no fue ocupada… Ni siquiera fue muestreada… Y la Consultora Ambiental se dio el lujo, incluso, de dibujar balsas-jaulas redondas allí donde existían balsas-jaulas cuadradas

A pesar de que ambos casos fueron verificados por la CGR, las concesiones acuícolas no fueron caducadas y está pendiente la solicitud de “relocalización” que extendió CULTIVOS YADRÁN para estos centros de engorda en el año 2015 y que viene a demostrar que el propósito de este proceso que se votará en la Cámara de Diputados en los próximos días, es un proceso destinado a blanquear las decenas de operaciones ilegales de salmonicultura que verificó la Contraloría General de la República en su Auditoría a SERNAPESCA, pero que no fue capaz de sancionar.

En efecto, la Figura 5 muestra el polígono solicitado por Cultivos Yadrán para “relocalizar” los centros de engorda RNA 102129 y 102287 después de fusionarlos, como también lo permite el proyecto de Ley en comento.

Como se muestra en la Figura, el polígono (construido en base a la información provista por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, SUBPESCA, a Fundación Pumalín) para la “relocalización” de estos centros de engorda que operaron ilegalmente al menos hasta la investigación de la CGR, coincide exactamente con la ubicación de las balsas-jaulas que Cultivos Yadrán posicionó ilegalmente al sur de la concesión que debía operar el centro RNA 102287.



Y en estos últimos meses, ante la misma práctica salmonera de operar ilegalmente en sectores no autorizados, con la complacencia total de SERNAPESCA y de la Armada de Chile, ambos servicios mandatados para cumplir funciones de fiscalización de esta Industria tóxica, que viola las leyes que ella misma escribe y vota, aprovechando su red de influencias políticas “en La Rosada y en todos los Ministerios”, hemos denunciado que en el Lago Chapo de la Comuna de Puerto Montt existe un centro de esmoltificación ( producción de salmónidos juveniles) de la empresa AGUAS CLARAS (filial de AQUACHILE) que opera desde hace 12 años sin tener,  siquiera, una concesión acuícola otorgada y que como Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt, en conjunto con el Concejal Juan Carlos Cuitiño, aún haciéndole el trabajo completo a la Armada de Chile desde Octubre del año 2017, no hemos podido lograr que sea desalojado. 

La Figura 6 corresponde a la ubicación de cerca de 40 balsas jaulas salmoneras en el sector El Desagüe de Lago Chapo, donde AGUAS CLARAS carece de concesión acuícola otorgada, pero que ocupa al menos desde el año 2005, como muestra la Figura 7, correspondiente a una imagen de Google Earth del año 2005.






  
La Figura 8 señala, en una imagen también de Google Earth, que al año 2016 la empresa AGUAS CLARAS ocupaba una superficie de 9 hectáreas del Lago Chapo aún teniendo una concesión acuícola (que no opera) de apenas 0,07 hectáreas, es decir, 130 veces MENOR a la que en realidad ocupa.



NADA ha cambiado en el Far-West salmonero que existe en esta nación “Republicana” desde el paralelo 40º Latitud Sur y hasta el Cabo de Hornos. 

Por supuesto, ya la pesca artesanal salmonera, la misma que sigue apoyando a la Ley Longueira y sólo pide “modificaciones”, pero no la debida ANULACIÓN y que firma convenios con Salmon-Chile para limpiar los basurales que se levantan en las playas cercanas a las balsas-jaulas, anda solicitando que se apruebe, con la excusa de dar curso a concesiones de miticultura de baja escala en un mar donde este año proliferaron 16 especies de microplancton, tres de ellas tóxicas, que obligaron al cierre de decenas de las concesiones ya existentes. En ese mar, quieren colocar MÁS cuelgas de choritos filtradores del excremento de salmones y de los pellets con antibióticos con que se alimenta a los salmónidos que se cultivan rodeados de cuelgas de mitílidos.

Probablemente asistiremos, otra vez, a una votación basada en la ignorancia, en el desconocimiento de los hechos, en la impunidad con la que siempre ha contado la Industria salmonera en el Congreso Nacional en todos los años de pos-dictadura e independientemente del Gobierno de turno. Y será SERNAPESCA, la misma del Informe 210-2016 de la CGR, la que fiscalizará las operaciones de estos centros salmoneros "relocalizados". La misma....con igual dedicación...
  
Pero también es posible que no, que ahora no tengan éxito y que los parlamentarios como Alinco y Ascencio, que vuelven al Congreso con pleno conocimiento del “escenario del crimen” (y no sólo de la Plaza Ñuñoa y del GAM) puedan hacer uso de lo que saben y no de lo que les dicen y encuentren réplica en otros, para que no se repita, nunca más, una votación tan vergonzosa como la que permitió la Privatización del Mar Austral y la Ley Longueira, que sigue desfilando en Tribunales de la mano “de un Hombre Honesto”.

Héctor Kol
Patagonia Sin Represas… Sin Salmoneras
Abril de 2018.



jueves, 22 de febrero de 2018

LA CRISIS NUNCA TERMINÓ



LA CRISIS NUNCA TERMINÓ...

En el año 2009, una proliferación del dinoflagelado Alexandrium catenella obligó al cierre de los centros de cultivo de mitílidos en la Comuna de Quellón, Isla Grande Chiloé, Región de Los Lagos, causando una nueva crisis social tras la producida por la Industria Salmonera y su epidemia de virus ISA.... Ahora se trataba de una "marea roja" peligrosa para la vida humana.

Durante las movilizaciones de los habitantes de Quellón por la enorme cesantía causada por esta nueva crisis, miticultores y pescadores obligaron a SERNAPESCA a muestrear el agua de los wellboats donde se transportaban salmones vivos desde la Región de Aysén hacia Quellón. En el agua de transporte encontraron cistos de resistencia ("semillas") de A. catenella, que constituye el mecanismo de dispersión de esta especie que genera una toxina mortífera para el ser humano.

Recién en el año 2015, una publicación científica demostró que la proliferación de A. catenella en el año 2009 había ocupado sectores de la Isla de Chiloé en su costa frente al Océano Pacífico: Cucao, Mar Brava y Faro Corona... Los mismos sectores afectados por una proliferación ("marea roja") de la misma especie en el año 2016...

Dos años después, en enero de 2018, se repite el evento y a Febrero de este año, ya la marea roja de A. catenella afecta a la costa del pacífico de la Isla de Chiloé, en Cucao, Mar Brava y sectores aledaños al Faro Corona....

LA CRISIS INICIADA EN EL AÑO 2009 NUNCA TERMINÓ... a pesar de los "bonos", de las celebraciones del Mayo Chilote, de las explicaciones de la Academia sobre las causas del fenómeno: el Cambio Climático....

La A. catenella llegó para quedarse... Los que deben irse son otros, los responsables de la crisis, para que esta crisis, de verdad, termine...




martes, 13 de febrero de 2018

EL FANTASMA Y LA SALMONICULTURA 2.0

EL FANTASMA Y LA SALMONICULTURA 2.0

Por Héctor Kol
Para sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com



Y ahí está…

Sin campañas infames levantadas por el Diario El Llanquihue y la Radio Bío-Bío, sin los “sapos rojos” repartiendo inmundicia por las redes sociales, sin investigaciones especiales del Sagrado Canal de Luksic ni columnas en La Tercera… Sin la colaboración de la Radio Villa Francia en la distribución de los intentos por desacreditar a un “Fantasma” que derribaba, uno tras otro, los mitos que se levantaban en torno al fenómeno…

Ahí está la Alexandrium catenella de nuevo, como en el año 2016, sin vertimientos de salmones podridos que “la gatillaron”, sin “Fenómeno del Niño” ni “calentamiento Global”, sin masas de aguas que ingresaban desde Valdivia hacia el Seno del Reloncaví ni erupción del Volcán Calbuco, que los periodistas ignorantes de la televisión chilena buscaban… en Calbuco… Y sin el Ministro Céspedes ni las monjas de Puerto Varas, que le llevaban “agua bendita” a AQUACHILE para que santificara sus cultivos amenazados…

Dios es salmonero… y periodista.

Ahí está la Alexandrium catenella, un dinoflagelado que sigue siendo un “alga” para SERNAPESCA, Salmon-Chile e INTESAL, para los especialistas del Campus Pelluco de la Universidad Austral de Chile (ahora reforzados por los charlatanes del CR2) y para los pobres estudiantes que quedan aún en las carreras de Acuicultura y que aspiran a ganarse la vida completando la destrucción del Mar Austral… mientras luchan por una “educación gratuita y de calidad”….


“La catenella” está cubriendo por completo la Región de Aysén, excepto (según los informes oficiales) la cacareada Área Marina Costera Protegida “Pitipalena-Añihué”, donde existen 11 salmoneras llenas de piojos, bacterias y virus y realizando operaciones de cultivo ilegales que con CODEFF hemos denunciado desde hace 4 años…Y claro, la “protección” a la Industria Salmonera siempre va a ser  más importante que la protección  de un Área Marina Protegida… Y ni hablar de la protección de las ONGs y Fundaciones del Ambientalismo VIP a la Presidenta Bachelet, la “Protectora de los Océanos” que ella misma privatizó en el año 2010 para salvar a los salmoneros de la ruina por la crisis del virus ISA ….

“La catenella” ya está cubriendo, también, la mitad del Golfo de Ancud, pintando con cadáveres de salmones el legendario “YA ESTAMOS AQUÍ” de los Zapatistas en San Cristóbal de Las Casas, tras salir desde Magallanes desde un centro que, EN UN SOLO AÑO DE PRODUCCIÓN, obtuvo salmones de 6,5 kilos de peso, promedio…. Así de prístino y productivo era Magallanes hasta que apareció “la catenella” disfrazada de “Bloom algal”….

Y  “la catenella” no llegó sola… ahora viene con la Karenia mikimotoi  y con el Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) causando mortalidades simultáneamente con “la catenella”. Un cocktail de dinoflagelados, algas y enfermedades que no puede parar, siquiera, los asados que SALMONES MAGALLANES le regala al Municipio de Natales…



Pero como en el 2007 y el 2009 y el 2016, SERNAPESCA tiene todo bajo control… Todo en regla porque así se lo informa, controladamente, INTESAL, el brazo tecnológico de Salmon-Chile…

Y claro, en Magallanes mueren por este “Bloom algal” 3 mil toneladas en un solo centro y llegan a Calbuco (más de mil kilómetros al norte del sitio del suceso) sólo 100 toneladas de mortalidad… El resto, se esfumó… Que se fue a Castro, que se fue a Puerto Montt, que se fue a Concepción… Como si se tratara del guerrillero Manuel Rodríguez, por todas partes circulan las mortalidades de la “exitosa” Industria Salmonera. Todo bajo control, con monitoreos con drones y vuelos aéreos de una proliferación de células MICROSCÓPICAS… Así ha avanzado la ciencia en Chile gracias a esta “exitosa” Industria… Todo controlado, dice SERNAPESCA: aún no aparecen ballenas muertas…

Y la pesca artesanal, la misma de siempre, la que apoya MAYORITARIAMENTE a la Ley Longueira construida y sobornadamente votada para asegurarle pesca silvestre a la Industria salmonera, actúa tal como en el 2007, el 2009 y el 2016: tomándose los caminos, las ramplas de desembarco, los aeródromos por donde salen los enfermos a los lejanos hospitales del Estado Salmonero, tomas que se suspenden cuando reciben un “bono” que no termina con la marea roja, que no termina con las salmoneras y no termina con la Ley Longueira, pero que sirve para mantener la actividad:  vender las cuotas de pesca a los industriales, pescar “bonos”… y pasear a sus familiares por Europa con los dineros fiscales de los Fondos de Apoyo a la Pesca Artesanal…

Y mientras por todas partes se muere la Salmonicultura 2.0 y se envenena el Mar porque “la catenella” ya tomó la decisión de despejarlo de tanto tránsfuga ignorante, de tanto corrupto que luce parkas con logos de los servicios públicos y de tanto curao que sigue bailando rancheras en las Fiestas Costumbristas en medio de esta crisis en ascenso (Milkao y Circo, juéeee….) la prensa celebra que, gracias a esta desgracia causada muchos años antes, SUBIRÁ EL PRECIO DE LOS SALMONES y SUBIRÁN LAS ACCIONES de las salmoneras que logren sobrevivir a esta crisis en la esquizoide Bolsa de Santiago …

Ya no están Marisol Turres, Patricio Vallespín, Carlos Recondo, Camilo Escalona e Iván Fuentes en las Bancadas Salmoneras que operaban en el Congreso Nacional y que ocultaron por años cada uno de los abusos y las desgracias que causaba la Industria Salmonera. Pero fueron reemplazados por algo peor: por una “amplia” ignorancia, por el “raspado de la olla” de la política chilena, que  dice poco porque sabe poco, porque no les interesa saber, porque no los eligen para que sepan, sino para todo lo contrario… “Show must go on”, cantaba Freddy Mercury…

¿Y “El Fantasma”?... Aquí, en la escena del crimen, trabajando con “los precisos”, ni uno más…ni uno menos, actualizando los Mapas sanitarios, los centros que operan ilegalmente fuera de sus concesiones, ordenando los INFAs falsos a la espera del Día del Perno en que existirán Tribunales y Fiscales honestos para perseguir la colección de delitos que, año tras año, cometen las empresas salmoneras y los servicios públicos, incluso los uniformados…

Y a la espera de saber qué se les va a ocurrir ahora, en la Radio Bío- Bío y en El Llanquihue (los fundos sureños de Ted Turner y de Agustín Edwards) para desviar la atención, para darle pega a la Jota y ocultar que, otra vez, la Naturaleza demuestra que tiene sus propias leyes… y sus propios castigos.



Y para ese día en que se escriba la verdadera historia de la Industria Tóxica que asoló el Mar de la Patagonia, se deberá responder con información certera y precisa a la educación que se recibió, a las enseñanzas de los Maturana, los Izquierdo, los Miranda, los Niemeyer y las Villagrán y al apoyo que le entregaron los Huerta, los Gutiérrez, los Vilina y las Gerardino cuando la prensa, en vez de investigar las causas del desastre que se repite hoy, se entretuvo en una campaña de descrédito que no fue capaz de torcer la verdad… ni las consecuencias de esa verdad.



Héctor Ghost
Patagonia Chilena
Sin Represas… Sin Salmoneras
Febrero de 2018.