miércoles, 21 de septiembre de 2016

LA AUDITORÍA DE CONTRALORÍA GENERAL A SUBPESCA (I)

LA AUDITORÍA DE CONTRALORÍA GENERAL A SUBPESCA (I)

Por Héctor Kol
Para Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Agosto 2016.

En Marzo de 2016, el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt entregó a la Unidad de Auditorías Ambientales de la Contraloría General de la República un informe donde denunciaba la reiterada violación a la Ley General de Pesca y Acuicultura y sus reglamentos asociados (Reglamento Ambiental para la Acuicultura y Reglamento Sanitario para la Acuicultura, RAMA y RESA, respectivamente) en que incurrían no sólo las empresas salmoneras, sino los servicios públicos con injerencia en la regulación, fiscalización y evaluación ambiental de los centros de engorda de salmónidos ubicados en sitios de mar en la Región de Los Lagos.

Mediante antecedentes recopilados principalmente por el Programa Marino de la Fundación Pumalín, el Comité construyó una presentación que demostraba que las salmoneras no sólo no operaban en sus concesiones legalmente otorgadas (y por las que pagan $25 chilenos al año por cada metro cuadrado) sino que además presentaban Informes Ambientales falsos (INFAs) preparados por Consultoras Privadas que levantaban información haciendo muestreos FUERA de las concesiones y que luego eran presentados como resultados del estado ambiental DENTRO de las concesiones.

Es decir, estas Consultoras Privadas, de propiedad de algunos de los Biólogos Marinos que defendieron la tesis del Fenómeno del Niño como causante único y exclusivo del origen de la Marea Roja en el mar de la Región de Los Lagos (más tarde, a Green-Peace se le ocurrió que el único responsable era el actual Ministro de Economía, Céspedes) iban a sacar muestras en la Roca de Achao y los presentaban como resultado de muestreos realizados en la Plaza de Armas de Castro, donde se encontraba la concesión acuícola otorgada.

De esa manera, denunciaba el Comité, las empresas eludían la causal de caducidad por no operar las concesiones legalmente otorgadas, ya que sus balsas-jaulas se encontraban en otros sectores donde no tenían autorización y simulaban operarlas mediante la presentación de estos INFAs falsos certificados por el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) que, además, visaba las producciones de salmones también  ILEGALMENTE obtenidas.

El Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt entregó, en particular, antecedentes sobre concesiones para salmonicultura intensiva que estaban solicitando “relocalizar” sus concesiones, es decir, cambiarlas de ubicación dentro de la Región de Los Lagos, aún cuando llevaban años sin operarlas. Y ha pedido, entonces, que se suspenda el proceso de relocalización salmonera por tratarse de concesiones en causal de caducidad y que camuflaron esta causal presentando INFAs falsos ante el órgano fiscalizador (SERNAPESCA) que los certificó como verdaderos.

Las Figuras 59 y 67 siguientes, de acuerdo a la numeración la denuncia original presentada por el Comité portomontino, muestran a dos centros de cultivo de la empresa salmonera CULTIVOS YADRÁN que al menos desde el año 2011 operan FUERA de sus concesiones legalmente otorgadas y que sucesivamente presentaron INFAs falsos que fueron acreditados por SERNAPESCA. Los centros están identificados por su Número de Registro Nacional de Acuicultura (RNA).
La Figura 67 muestra que la empresa decidió fusionar estas concesiones y “relocalizarlas” en un sector que llevan años ocupando ilegalmente y obteniendo producciones también ilegales (polígono lila) blanqueando no sólo una ocupación ilegal (una “toma”) y una producción ilegal de salmónidos, sino también camuflando la ineptitud y/o falta de servicio de SERNAPESCA y de la Armada de Chile, con obligaciones legales para evitar esta situación en particular.




En el caso del centro RNA 100649, de la empresa CONGELADOS PACÍFICO (también denunciada por el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt) que opera ilegalmente en el Canal Cholgo de la Comuna de Hualaihué, la Contraloría ha constatado las irregularidades en el proceso de regulación que le corresponde a SUBPESCA, que entregó permisos sectoriales para ampliaciones de producción teniendo suficientes antecedentes que demostraban que el centro de cultivo operaba FUERA de su posición legal.

De esta manera, la denuncia presentada por el Comité reunía, en una sola presentación, las irregularidades no sólo en el ámbito regulatorio de la salmonicultura, a cargo de SUBPESCA, sino también en el ámbito fiscalizador que le corresponde a SERNAPESCA y a la Armada de Chile y en el ámbito de la evaluación ambiental de los proyectos, que le corresponde a los Servicios de Evaluación Ambiental Regionales (SEA, ex COREMAs).

El reciente pronunciamiento de la Contraloría General de la República, que los oportunistas de siempre, aquellos que monitorean los conflictos ambientales por Internet y que prácticamente han difundido la noticia como si fuera una victoria propia, es una extensión y profundización de las denuncias presentadas por el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt, puesto que la Auditoría realizada a SUBPESCA habría incorporado lo denunciado posteriormente por CODEFF-Aysén ante la misma Unidad de Medioambiente y también se habría incorporado a esta Auditoría una denuncia presentada por la ONG REAL-Chile ante la Contraloría Regional de Magallanes por la generación de condiciones anaeróbicas en sitios ocupados por salmoneras en la Comuna de Natales. De allí, pareciera, la razón de por qué la Contraloría General, en este primer pronunciamiento con SUBPESCA como objetivo, incorpora también situaciones denunciadas en Aysén y Magallanes por las organizaciones citadas.

Evidentemente, falta aún conocer el pronunciamiento de la propia Contraloría sobre las auditorías que simultáneamente se han realizado sobre SERNAPESCA y los SEA regionales, pero este primer pronunciamiento tiene alcances que van más allá de lo que desde este blog se ha sostenido siempre: que tras la salmonicultura opera la corrupción y el tráfico de influencias.

En efecto, el periodo comprendido por la auditoría de la Contraloría va desde el año 2011 al año 2015, periodo que también estaba considerado tanto en las denuncias del Comité de Borde Costero de Puerto Montt y en las presentadas por CODEFF-Aysén. En este periodo de 5 años, los primeros 4 años corresponden a irregularidades cometidas por SUBPESCA cuando a cargo de la Subdirección de Acuicultura de SUBPESCA estaba JOSÉ MIGUEL BURGOS, el actual Director Nacional de SERNAPESCA.

Es decir, a cargo del organismo fiscalizador de las actividades acuícolas está hoy el responsable administrativo de todas las irregularidades que ha señalado la Contraloría Regional de la República en este primer pronunciamiento. Casi nada. O en otras palabras, el mismo funcionario por el que pasaron todas las irregularidades  evidenciadas por la Contraloría, es el mismo funcionario que ahora debe fiscalizarlas…

Sólo en uno de esos años auditados, el 2015, la actual Subsecretaría aparece involucrada en las irregulares señaladas por la Contraloría.

¿Seguirá Green-Peace echándole la culpa a ESTE Gobierno de las irregularidades toleradas a las salmoneras en el Gobierno anterior? ¿Sacará letreros Green-peace señalando “JOSÉ MIGUEL BURGOS TRAIDOR: CONTAMINASTE CHILOÉ” o sólo tenían financiamiento para cargarle la culpa a Céspedes? ¿Seguirán los chilotes siendo representados por un grupo que viajó 30 horas a Valparaíso para decir que los chilotes le creen a un informe falso?



En segundo lugar, el pronunciamiento de la Contraloría puede demostrar la “nueva mano” que en materias ambientales se ha instalado en la Contraloría General, pero aún más importante que aquello es el hecho de que el trabajo serio, responsable y veraz de tres organizaciones ciudadanas, una de ellas una simple organización comunitaria funcional, con suficiente voluntad y sapiencia para trabajar más allá del efecto publicitario que permite levantar una campaña de financiamiento propio, como lo hizo Green-Peace con  el informe falso presentado en Ancud y sostenido por charlatanes locales, más allá del marco restringido de hablar de salmoneras según lo que publica SalmonExpert o AQUA.cl, más allá de todo eso, la ciudadanía puede trabajar sin depender de una página web. Sólo necesita trabajar con “los precisos”.

La salmonicultura, el Último Mito Chilote (el penúltimo es el “Puente”) se cae a pedazos porque no le es posible ya sostener una publicidad engañosa incluso a pesar de la colaboración de otros “expertos salmoneros” como la WWF.

Si la corrupción ya no es tolerable para la ciudadanía, tampoco lo es la salmonicultura y resultarán inservibles los esfuerzos de organizaciones como Green-Peace y la WWF, con o sin el acompañamiento de los ingenuos que se compran cada huevo cuadrado que llega a la Isla de Chiloé, para evitar que de una vez por todas esta Industria tóxica se hunda en los cerros de excremento que se han acumulado bajo sus balsas-jaulas.

Esa es nuestra tarea, nuestra función social: erradicar del Mar Austral a una Industria ILEGAL para bien de toda la Humanidad. 

Nuestra función, en definitiva es SOLUCIONAR EL PROBLEMA…y no seguir viviendo de él. Para eso, solo tienen cabida "los precisos"en esta tarea que es, por supuesto que si, posible y necesaria de abordar.

¿Quién dijo que todo está perdido?.

Héctor Kol
Patagonia Chilena…. Sin Represas… Sin Salmoneras
Agosto de 2016.






domingo, 11 de septiembre de 2016

EL ECO-OPORTUNISMO DE GREEN-PEACE

El Eco-oportunismo de Green- Peace.

Por Héctor Kol
Septiembre de 2016.
Para sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com

A principios del año 2013 y tras una fuerte discusión con una de esas ONGs que pontifican sobre el Mar Austral desde sus cómodas oficinas en Santiago, Douglas Tompkins, el fallecido creador de Fundación Pumalín, me llamó a un costado de la sala y me señaló: “Héctor, la pelea es con las salmoneras y no con las ONGs”…

Yo trabajaba ya como asesor acuícola de la Fundación y asumía roles de monitoreo y fiscalización en tres Regiones Australes: Los Lagos, Aysén y Magallanes. Entendí que el Gringo me invitaba a destinar mis 27 horas de trabajo diario sólo a enfrentar a esa Arma de Destrucción Masiva que es la Industria Salmonera y que habíamos descrito en la publicación LA AGONÍA 2.0, recién presentada. Tompkins siempre fue y será una referencia para seguir un trabajo eficiente y en pos de un objetivo claro y si me había contratado para erradicar a la Industria Salmonera, entonces no podía menos que seguir su consejo.

Estuve casi 4 años sin pelearme con las ONGs y sólo rompí mi compromiso cuando denuncié a la WWF, a principios de este año, por estar certificando salmoneras que incluso habían generado un colapso ambiental en una de mis regiones de trabajo, la Región de Aysén. Tenía la convicción de que la WWF, el brazo “verde” de Marine Harvest, que llegó a tener a un comerciante de armas en su Directorio mundial, no contaba con las simpatías del Gringo, quien debe haberla tenido en mente cuando acuñó la frase “no hay manera correcta de hacer lo incorrecto”.

Ciertamente, la pelea sigue siendo con las salmoneras, pero avanzados los meses de esta tragedia social que causó la Industria tóxica especialmente en el Mar Interior de Chiloé y Seno del Reloncaví (que los talibanes salmoneros siguen negando) resulta insoportable e intolerable dejar pasar un oportunismo infame como el que ha mostrado Green-Peace Chile recientemente en Ancud y Castro, exhibiendo un Informe falso sobre el origen y mantención de un desastre ambiental y social que se inició en enero de este año y que persiste hasta hoy.

En medio de la miseria, de la cesantía y de la hambruna que afecta a Carelmapu, Ancud, Cucao, Calbuco y Maullín, Green-Peace manipuló hechos, tergiversó información y ocultó otra, asignó responsabilidades políticas distractoras y eximió de responsabilidades a la Industria Salmonera ante una audiencia reunida en Ancud a sólo metros de la Glorieta de la Plaza de Armas local, donde vivieron, durante tres meses, más de 20 personas sumidas en el desamparo causado por la Industria Salmonera y la indiferencia de cada uno de los Parlamentarios Regionales, de la Alcaldesa… y de las ONGs con sede en Santiago…

La actuación oportunista de Green-Peace Chile no es imparcial respecto de la Industria Salmonera, como lo demostraremos a continuación, sino que es el segundo capítulo del apoyo que esta organización ha brindado, en los últimos 5 años, a la Industria causante de la mayor tragedia ambiental en la historia del Sur de Chile.

En efecto, Green-Peace APOYÓ Y SIGUE APOYANDO LA CORRUPTA LEY LONGUEIRA, una Ley destinada principalmente a asegurarle a la Industria Salmonera, para siempre, el abastecimiento de peces silvestres para la fabricación de dietas artificiales para los salmones en cautiverio: CINCO de las siete familias favorecidas con esta Ley corrupta, nacida del soborno, del cohecho y del tráfico de influencias, TIENEN SALMONERAS…

No hay que ser “ecologista”, ingeniero nuclear o cirujano-dentista para darse cuenta de para qué y para quienes se creó la Ley Longueira…. Y a la luz del apoyo de Green-peace a esta Ley y del Informe falso que presentó en Ancud, tampoco se requiere un título profesional para darse cuenta para quién trabaja Green-Peace…

El Informe Falso de Green- Peace

En la primera semana de septiembre, una delegación de Green-Peace Chile, encabezada por su Jefa de Campañas, presentó un Informe donde, en esencia, se responsabilizaba al vertimiento de salmones putrefactos (5 mil toneladas) frente a las costas de Ancud de la potenciación de la marea roja causada por la proliferación del dinoflagelado Alexandrium catenella, causante de la intoxicación  con Veneno Paralizante de los Mariscos.

La única sustentación para esta teoría, ya suficientemente descartada por cualquier organización seria que no necesita de un acto publicitario para captar socios, fue la detección de un “bolsón” de amonio (producto nitrogenado, de rápida captación por parte del dinoflagelado para proliferar) al weste de las costas de Ancud, que una Comisión Científica atribuye al vertimiento de los salmones putrefactos [1].

Nada más.

Pero para completar el acto, Green-Peace extendió lienzos donde se señalaba, literalmente: “Céspedes Traidor, CONTAMINASTE CHILOÉ”. Es decir, el único responsable de este evento que se inició EN ENERO DE 2016, esto es, DOS MESES Y MEDIO ANTES DEL VERTIMIENTO  DE LOS SALMONES PUTREFACTOS, fue un Ministro de Estado, el Ministro de Economía. Y luego, culminado el acto, otro lienzo, ahora en inglés, extendido frente a una Glorieta donde más de 20 personas Cesantes de la Marea Roja pasaban hambre y frío, señalaba CHILEAN GOVERNMENT POLLUTED CHILOÉ (“El Gobierno Chileno contaminó Chiloé”)



No hubo lienzos sobre la responsabilidad de la Industria Salmonera en el evento. Los salmones los trajo Céspedes, los cultivó, dejó que se pudrieran en el mar y luego en los barcos fondeados en Calbuco durante tres meses. Más tarde, el Ministro piloteó esos barcos,  descargó los salmones frente a las costas de Ancud… y desató la Marea Roja…

Así, Green-Peace redujo toda la responsabilidad de un evento causado por la Industria Salmonera durante 30 años de operaciones incontroladas y sin fiscalización efectiva (en ausencia de estudios de capacidad de carga, por ejemplo) A UN SOLO EVENTO: el vertimiento de salmones putrefactos transportados, al parecer, en barcos piloteados por un Ministro…

En mi artículo “Derribando Mitos” [2], que desató la ira de Ted Turner (Radio Bío Bío) Agustín Edwards (El Llanquihue) Andrónico Luksic (Canal 13 TV) y Radio Villa Francia, demostré cómo el evento que perdura hasta hoy era el resultado de la eutrofización del sistema acuático marino Mar Interior de Chiloé, que se había manifestado no sólo en eventos sucesivos de Marea Roja y Bloom de algas desde inicios del Siglo XXI, sino también en la aparición creciente de “condiciones anaeróbicas” en los sitios de emplazamiento de los centros de engorda de salmónidos (Figura 2)



En el artículo mencionado, se mostraron las evidencias de que la Marea Roja ya estaba instalada no sólo en Quellón (en el extremo opuesto al sitio de vertimiento de los salmones transportados por el Capitán-Ministro Céspedes) dos meses ANTES de este vertimiento, sino también en Aysén a Enero del 2016, con una potencialidad y extensión incluso mayor a la alcanzada en la Región de Los Lagos. Es decir, mucho antes y mucho más lejos de la fecha en que Céspedes tiró salmones podridos al mar, frente a Ancud. ¿Cómo hizo el “bolsón de amonio” para no sólo retroceder en el tiempo, sino para potenciar un evento que se manifestaba ya a más de 300 kilómetros lineales al sur del sitio de ubicación de dicho  “bolsón”?



Pero Green-Peace no sólo presentó un informe falso aprovechando la oportunidad que le dio la Comisión Científica a través de su Avance de Investigación, donde señala la detección de un “bolsón de altas concentraciones de amonio” en el sitio de vertimiento de los salmones putrefactos, sino que tergiversó lo que ese informe de la Comisión Científica señala.

Efectivamente, la Comisión da cuenta de una alta concentración de amonio en el sitio donde OFICIALMENTE se vertieron los salmones, esto es, a 75 millas náuticas al weste de Ancud (unos 140 kilómetros) posición absolutamente resistida por los hombres de mar de Ancud que han señalado que presenciaron tales vertimientos a mucha menos distancia de las costas chilotas. Green-peace, sin embargo, no señala esa discrepancia, sino que, sencillamente, respalda o acoge lo señalado por la Comisión Científica en relación al sitio del vertimiento.

Pero más aún, en ese mismo informe donde Green-Peace basa su teoría, la Comisión Científica señala dos hechos que los “ecologistas” eluden. En primer lugar, que el vertimiento NO PUDO SER LA CAUSA DE LA MAREA ROJA, por no existir siquiera relación temporal entre ambos eventos (página 18 del Informe de Avance) como ya lo señalé y como se desprende de la Foto 3, donde según los registros celulares de IFOP, ya antes del vertimiento de los salmones de Céspedes había Marea Roja en Calbuco, en el extremo este del Canal de Chacao, por donde habría navegado el bolsón de amonio…

En segundo lugar, la Comisión Científica señala que en torno a este bolsón de amonio detectado en el punto oficial del vertimiento, las concentraciones de amonio eran INFERIORES a las del bolsón, es decir, que el “bolsón” no se había movido ni migrado hacia  parte alguna “potenciando” la marea roja ya declarada, como lo aseguró Green-Peace ante su concurrencia en Ancud (página 18 del Informe de Avance) .

Y más aún, la Comisión señala que la concentración de amonio en las aguas del Mar Interior de Chiloé fue MAYOR en relación a las concentraciones del nutriente en las aguas oceánicas, es decir, en las proximidades del bolsón a 75 millas náuticas de las costas de Ancud (página 12 del informe de Avance) y a menos que el “bolsón” hubiese pasado hacia el Mar Interior a través de un túnel (y retrocediendo en el tiempo, además)  no existe NINGUNA EVIDENCIA, ni en el Informe de Avance ni en ninguna parte para sostener la teoría presentada por Green-Peace.

Es síntesis, un informe FALSO, que sólo buscó crear un hecho publicitario y blindar al verdadero responsable del desastre que aún asola las costas de la Región de Los Lagos: la Industria Salmonera.

Los que de verdad trabajamos en este tema porque entendemos que la Industria Salmonera es una amenaza para la Seguridad Alimentaria nacional y mundial, los que debemos soportar amenazas y campañas de descrédito donde nunca aparecieron las ONGs a brindar apoyo, los que vemos que nuestros estudios e investigaciones son copiados una y otra vez para alimentar una página web, porque es lo único que a veces estas ONG tienen, los que hemos enfrentado a la industria ambiental y socialmente degradante y nos seguimos organizando para enfrentarla con mayor eficiencia, aquellos a los que nos INDIGNA la miseria y la destrucción ambiental que los salmoneros han causado, tenemos justo derecho a indignarnos, también, cuando esa miseria que percibimos a diario, PORQUE VIVIMOS ACÁ y no en oficinas en Santiago o en visitas al Congreso en Valparaíso, es usada para sustentar una campaña de captación de socios.

Nuestro trabajo ha sido y seguirá siendo en pos de solucionar este desastre y no para obtener más “likes” en los Facebook que tenemos o para captar más socios para financiar una causa que se manosea delante de las personas de buena voluntad que creen que pagando por correr en el Día de la Tierra o firmando por Campañas para Salvar al Oso Polar del Ártico, se está salvando al planeta, mientras, entre cuatro paredes, se entrega el apoyo a una Ley corrupta como lo es la Ley Longueira.

Posiblemente, si Douglas Tompkins estuviese vivo, me habría llamado nuevamente la atención por este artículo. Pero esta vez, Doug, yo no te hubiera hecho caso.

Héctor Kol
Biólogo (te guste o no te guste, Vallespín)
Patagonia Chilena Sin Represas… Sin Salmoneras.
Agosto de 2016.



[1] Informe de Avance de la Comisión Científica disponible en http://www.terram.cl/wp-content/uploads/2016/09/Avance_Comisi%C3%B3n_Marea_Roja.pdf

viernes, 2 de septiembre de 2016

CARELMAPU: EN EL ESCENARIO DEL CRIMEN

CARELMAPU: EN EL ESCENARIO DEL CRIMEN.
En Carelmapu, en la costa norte del Canal de Chacao y a sólo 85 kilómetros al sur de Puerto Montt, viven 8 mil personas. De ellas, sólo 18 tienen hoy un trabajo estable.
La marea roja causada por la operación irresponsable e insustentable de la Industria Salmonera, bajo el amparo de los servicios públicos y de la Armada de Chile, más el vertimiento de 5 mil toneladas de salmones podridos frente a las costas de Ancud, dejaron a todos sus habitantes cesantes, pues dependían de la extracción y procesamiento primario de productos del mar que ahora está contaminado con toxinas peligrosas para la vida humana.
En el sector Tierra Verde, dos mujeres implementaron una Casa de Acogida para 50 niños de entre 3 y 12 años de edad, donde son alimentados y cuidados mientras sus madres buscan una forma de sobrevivir a la miseria y al abandono de un Estado y un Municipio que tienen otras prioridades: proteger a la Industria Salmonera y ser re-electos en las próximas Elecciones Municipales.
Mientras tanto, el Director Regional de CORFO, Adolfo Alvial, Ex Gerente de Marine Harvest, las llama a abandonar el mar del que han vivido por siempre para dedicarse a la peluquería. No hay plata para la pesca artesanal, les ha dicho…Sólo hay 70 millones de dólares para el Programa Salmón Sustentable que auspicia CORFO….
Una serie de organizaciones sociales, políticas, de defensa del medioambiente y bandas de rock portomontino, han organizado la solidaridad que se necesita para apoyar el trabajo de estas mujeres, que acá nos hablan de su realidad, de este producto del “éxito” de la Industria salmonera y del desprecio del Estado y de la Municipalidad de Maullín por la vida humana…
En Carelmapu, el escenario del crimen, Agosto de 2016.
Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt
Comité de Defensa del Borde Costero de Castro
Sindicato MAR DE TODOS MARICHIWEW de Ancud
TODOS SOMOS COBQUECURA
Casa Bolívar de Puerto Montt
Partido Los Verdes- Puerto Montt
Movimiento de Defensa de la Patagonia
Bandas participantes de la Segunda Tokata Anti-salmonera
Carlos Gutiérrez, Fotógrafo.
La lucha continúa…. La solidaridad se organiza.



sábado, 23 de julio de 2016

En la Región de Los Lagos... Otra vez...La Miseria

EN LA REGIÓN DE  LOS LAGOS … 
OTRA VEZ… LA MISERIA
Región de Los Lagos
Julio de 2016.

Ocho mujeres, algunas de ellas con sus niños, ocupan hoy la glorieta de la Plaza de Ancud, en la Isla Grande de Chiloé. Allí se desenvuelven sus vidas, en la más absoluta precariedad y protegidas sólo por trozos de plásticos que cubren un lugar destinado al esparcimiento y que ahora acoge a la miseria.

Son parte de las familias que llevan meses sin obtener ingresos económicos por la contaminación del mar que sustentaba sus vidas, producto de un  evento de Marea Roja favorecido por el actuar irresponsable de la Industria Salmonera y por la indolencia de los Gobiernos de turno.


En la Región de Los Lagos, la Marea Roja no ha “desaparecido” ni se ha “retirado” y en toda la costa del Océano Pacífico de la isla Grande de Chiloé y hasta Maullín, las áreas de extracción de mariscos continúan cerradas por la presencia de Marea roja o por las toxinas acumuladas en los productos del mar. La Marea Roja sólo desapareció de los titulares de la prensa cautiva por la Industria Salmonera y se retiró sólo en los “acuerdos” firmados por el Gobierno y la pesca artesanal defensora de la corrupta Ley Longueira.

Unas 25 mil personas tienen problemas de abastecimiento de alimentos, sólo en Ancud, otras 6 mil personas resisten el hambre en el sector Maullín-Carelmapu, 200 personas no tienen ingresos en Cucao y otro millar de habitantes de Queilen, que también dependían de la extracción de mariscos para vivir, se encuentran paralizados desde principios de este año.

Estos miles de chilenos, habitantes de lo que era un paraíso hasta antes de la llegada de la Industria Salmonera, están entre 4 a 6 meses sin poder trabajar pues se proveían de los productos del mar que, hoy, fue convertido en una fuente de toxinas paralizantes, amnésicas y diarreicas, gracias a las descargas de nutrientes generados por las operaciones salmoneras en un Mar Interior que era el que entregaba el 70% de los productos del mar que consumíamos los chilenos.


Alcaldes irresponsables y concejales inescrupulosos, que desde sus puestos de poder nada hicieron para detener la destrucción y contaminación de esta fuente de alimentos orgánicos, aparecen hoy organizando degustaciones y muestras de productos del mar certificados por un servicio público que carece de absoluta credibilidad, como parte de sus campañas políticas de reelección para mantenerse en sus puestos y seguir mirando hacia el lado mientras se destruye la Seguridad Alimentaria del país.

Las organizaciones firmantes de este llamamiento y de esta alerta sobre la situación actual de las comunidades costeras de la Región de Los Lagos, reiteran su voluntad de avanzar en las tareas de erradicación de la Industria Salmonera, que ha hecho del Mar Austral una cloaca tóxica infestada de virus y bacterias, de pesticidas y metales pesados, sembrando la corrupción en el aparato estatal y poniendo a la Ciencia al servicio de la destrucción del mar y no de su defensa. Nuestra voluntad es erradicar de las aguas del Mar de la Patagonia a la Industria que ha instalado, otra vez, la Miseria entre las comunidades costeras.

Ciertamente, no podemos reemplazar al Estado en las tareas de solucionar tragedias como la causada por la Industria Salmonera, pero pondremos a disposición de las comunidades nuestras mejores capacidades para organizar una red solidaria para llevar abastecimientos a quienes lo requieren con urgencia, sin abandonar la tarea central que nos ha convocado: la erradicación de la Industria.




Los invitamos a informarse sobre lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en las costas de la Región de Los Lagos, a difundir las causas de este desastre y a denunciar a quienes lo han tolerado, solicitando información a los contactos que abajo se señalan y a hacer llegar la ayuda en la forma en que se indique a quienes deseen participar de una red solidaria que va más allá de un simple paliativo a la tragedia causada por la inoperancia de los servicios públicos ante una Industria depredadora.

Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt.

Comité de Defensa y Desarrollo del Borde Costero de la Comuna de Castro.

Comité Cultural, Social y Medioambiental de Trabajadores y Productores de Algas del Río Maullín.

Sindicato de Pescadores Artesanales y Buzos Mariscadores “Mar de Todos Marrichiwew” de Ancud
(E-mail: juandres@live.cl)

Partido Los Verdes

Organización Territorial “Avanza Mirasol”

Movimiento por la Defensa de la Patagonia.

Casa Bolívar Puerto Montt.














domingo, 29 de mayo de 2016

WWFraude: En el nombre del Panda (Capítulo I)

La Agonía 2.0 (V Parte)
WWFraude: En el nombre del Panda 
(Capítulo I)

Por Héctor Kol
Para: sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Mayo de 2016.

“Salmonero, salmonero
Te vamos a recordar
Que el mar no es un vertedero
Te la vamos a cobrar…”
- Cántico popular contra las salmoneras-
 Puerto Montt, Mayo de 2016

En septiembre del año 2000, la oficina escocesa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés) publicó un informe titulado “¿El Secreto de Escocia?” donde alertaba acerca de la eutrofización (enriquecimiento) de los sistemas acuáticos intervenidos por salmoneras en Escocia, por descargas de nitrógeno y fósforo derivados de las operaciones de cultivo de salmónidos en el país de las Tierras Altas [1].

WWF-Escocia señalaba que la producción de 125 mil toneladas de salmónidos proyectadas para ese año, generarían 7.500 toneladas de nitrógeno y 1.240 de Fósforo en la descarga, lo que equivalía a las descargas de una población humana de 3,2 MILLONES  de personas en cuanto a Nitrógeno y de 9,4 MILLONES de personas en cuanto a fósforo. El Censo poblacional de 1997, señala la publicación, daba cuenta de que la población escocesa sólo alcanzaba a 5,1 millones de personas.

Es decir, el fósforo de desecho proveniente de la producción salmonera escocesa equivalía casi AL DOBLE de la población humana de Escocia, mientras que las descargas de nitrógeno salmonero equivalían a las de más de la mitad de la población de ese país.

La publicación de WWF-Escocia advertía que estos niveles de eutrofización podían facilitar la ocurrencia de eventos de mareas rojas tóxicas (en particular, de especies de plancton causantes de la enfermedad amnésica de los mariscos) y que la literatura científica ya reportaba que la actividad acuícola creaba las condiciones para una mayor extensión geográfica y frecuencia en los blooms de algas y mareas rojas.

En Chile, ya al año 2001 el Dr. Alejandro Bushmann calculaba que las descargas de nitrógeno y fósforo de una producción de 400 mil toneladas de salmónidos en las Regiones de Los Lagos y de Aysén, equivalían a poblaciones humanas de entre 2,7 y 4 MILLONES DE PERSONAS [2] .
  
Posteriormente, la aplicación de los modelos matemáticos registrados en la literatura científica para una producción estándar de 600 mil toneladas de salmónidos en Chile,  señalan que las descargas de Nitrógeno (total) y de Fósforo (total) en los sistemas acuáticos intervenidos por la salmonicultura intensiva genera descargas de materia orgánica (DBO7) equivalentes a una población humana de 17,3 MILLONES de habitantes y de nitrógeno (total) equivalentes a 10,8 MILLONES de habitantes [3]

Respecto de esto, WWF-Chile no ha dicho palabra alguna.

En el documental OVAS DE ORO (Khitano Films, 2004) un ejecutivo de la productora de salmones MAINSTREAM (entonces, propiedad del Estado Noruego) señalaba que los abusos ambientales y laborales de esa compañía en Chile, que nada tenían que ver con el comportamiento de la empresa en Noruega, sólo respondía a que ellos se comportaban en Noruega como noruegos… y en Chile como chilenos

¿Es aplicable” este criterio a la WWF?...¿Se comporta WWF-Escocia como los escoceses y WWF-Chile como los chilenos?

Porque en Chile, la WWF no sólo apoyó y ha defendido una Ley corrupta como lo es la Ley “Longueira”, que hoy tiene a dos parlamentarios chilenos sentados en los Tribunales por recibir sobornos de parte de una de las compañías favorecidas con esta Ley, sino que además le entrega su respaldo a la más cuestionada de las instituciones del ámbito pesquero: el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) que se ufana de incautar 50 o 500 toneladas de merluza a la pesca artesanal que aún pesca, mientras deja pasar la pesca ilegal de 300 mil toneladas de sardinas destinadas a la fabricación de alimentos para salmones. La WWF ya está ofreciéndole a SERNAPESCA (como no!) un “sello” para garantizarle al consumidor que el pescado que adquiere no proviene de pesca ilegal [4].

¿Estará disponible ese sello o uno equivalente para garantizarle a los consumidores de salmón producido en Chile que este salmón no se obtuvo en una ocupación ilegal de aguas, en un centro que opera en un lugar no autorizado, con sobreproducciones, con uso no-autorizado de productos químicos tóxicos para el ambiente acuático o la salud humana?

Posiblemente NO, porque WWF-Chile está haciendo todo lo contrario: certificando compañías y centros de engorda de salmónidos que han violado reiteradamente las normas vigentes, que exhiben un estado sanitario lamentable o que han generado condiciones de colapso en el ambiente acuático.

Es decir, WWF- Chile se ha hecho parte de la política de encubrimiento de la destrucción del mar austral por parte de las salmoneras, entregando un sello que oculta el desastre ambiental que han causado en Chile y del que aún vivimos su segundo capítulo en la Región de Los Lagos.
  
Las Certificaciones de  WWF-Chile

A través de un pomposo titular en la revista salmonera Mundo Acuícola, la empresa MULTIEXPORT anunciaba, en agosto de 2015, la obtención de la “certificación más exigente a nivel mundial” para 4 de sus centros de engorda de salmónidos ubicados en Aysén: la Certificación Aquaculture Stewarship Council (ASC) de la WWF[5].

En el anuncio, el CEO de MULTIEXPORT, Andrés Lyon, señalaba: Este logro, que nos llena de orgullo, demuestra que nuestra producción cumple con los estándares más exigentes de sustentabilidad y responsabilidad social, con énfasis en el cuidado y buen manejo desde el punto de vista ambiental

Los centros de engorda certificados, sin embargo, distan mucho de cumplir siquiera con los estándares chilenos contenidos en las normas que la misma industria salmonera redacta y  además, son completamente ajenos a cualquier definición de sustentabilidad o de “buen manejo ambiental”. Son, más bien, ejemplo de todo lo contrario…

En efecto, los centros “certificados” por la WWF-Chile a través del sello ASC corresponden a los centros “Delta” (Registro Nacional de Acuicultura, RNA, 110519) “Pearson” (RNA 110268) “Ganso (RNA 110726) y “Arbolito” (RNA 110272) todos ellos ubicados en la Región de Aysén y permanentemente presentes en los listados de las principales patologías que afectan a la tóxica Industria: caligidosis y Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) además de obtener producciones salmoneras           ILEGALES en instalaciones que ocupan sitios no-autorizados para actividades de acuicultura y de ser objeto de sanciones monetarias cursadas por Tribunales de Justicia chilenos.


En la Figura 1 se muestra, en amarillo, el polígono correspondiente a la concesión acuícola otorgada por Resolución 474/2004 del Ministerio de Defensa (Res M) y operada por MULTIEXPORT con el ahora certificado centro de cultivo “Delta” (RNA 110519).

Como se aprecia en la imagen disponible en Google Earth y fechada 10 de enero de 2014 , MULTIEXPORT dispuso todas sus estructuras de cultivo FUERA de la concesión otorgada, es decir, operó y obtuvo producciones salmoneras DE MANERA ILEGAL, en un sitio no-autorizado para desarrollar actividades de acuicultura.

La situación fue denunciada a la Gobernación Marítima de Aysén por Juan Carlos Navea, (representante de la Pesca Artesanal de Aysén ante la Comisión Regional de Uso del Borde Costero de Aysén, CRUBC-Aysén) durante el año 2015, solicitando se verificaran un total de 51 centros de cultivo de salmónidos que aparecían operando ILEGALMENTE fuera de sus concesiones. Entre ellos, este centro “certificado” por la WWF-Chile.

En marzo de 2016, mediante el Ord. Nº 12.600/64 fechado 3 de marzo de 2016, la Gobernación Marítima de Aysén le informó a Navea que el centro “Delta” de MULTIEXPORT efectivamente se encontraba con “parte de las estructuras (de cultivo) fuera de los vértices otorgados por resolución”, constatado esto durante la correspondiente fiscalización realizada en septiembre de 2015. Es decir, la WWF entregó el sello ASC a un centro de cultivo que operaba ilegalmente y que obtenía producciones salmoneras también ilegales, que debieron ser incautadas por el nuevo “socio” de WWF-Chile: el SERNAPESCA.

Más aún, la Figura 2 muestra que a Febrero de 2016, después de la fiscalización de la Armada de Chile, el centro “Delta” de MULTIEXPORT tenía todas sus estructuras de cultivo fuera de la concesión otorgada, operando ilegalmente, produciendo salmones ilegalmente….


Pero no sólo se trata de que este centro de engorda opera y produce al margen de la ley y que, sin embargo, está “certificado” por la WWF-Chile. Se trata también de que este centro “Delta” está infestado de piojos de mar (Caligus rogercresseyi) siendo declarado como afectado por “Caligidosis” en los años 2012 y 2013[6] y registrando, también, una alerta por Sindrome Rickettsial del Salmón (SRS) en el año 2013[7].

El SRS es una enfermedad bacteriana que induce al mayor uso de antibióticos en la Industria salmonera que opera en Chile.

¿Qué es, entonces, lo que certifica la WWF-Chile?

En la Figura 3 se muestra, en una imagen Google Earth de enero de 2014, la ubicación de las estructuras de cultivo del centro “Pearson” (RNA 110268) de MULTIEXPORT, también certificado por la WWF-Chile .

Como se aprecia en la imagen, el centro opera con un tren de 12 balsas-jaulas cuadradas FUERA de la concesión acuícola de 8 hectáreas otorgada por la Res (M) 113/2000 (polígono rojo) ocupando en total una superficie de 13,65 hectáreas (polígono verde), es decir, casi 6 hectáreas más que las concedidas Y POR LAS QUE NO PAGA LA PATENTE ACUÍCOLA correspondiente.

La situación descrita también fue denunciada por Juan Carlos Navea  a la Gobernación Marítima de Aysén en el año 2015, la que señaló que el centro no se encontraba operando en la fiscalización realizada por la Armada de Chile en septiembre de ese mismo año.


 El centro “Pearson” registra una colección de enfermedades de peces, tanto virales como bacterianas, además de estar infestado por piojos de mar, aumentando las dudas sobre qué es lo que certifica la WWF-Chile.

En efecto, el centro en comento aparece en el listado de centros de cultivo afectados por la enfermedad viral Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN, siglas en inglés) en el año 2011[8]; en el mismo año fue afectado por SRS[9] y estuvo bajo alerta de SRS en el año 2013[10].

De igual manera, el centro “Pearson” aparece como afectado por la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD, siglas en inglés) en los años 2011 y 2012[11], una enfermedad también fuertemente inductora al uso de antibióticos. Finalmente, “Pearson” estuvo infestado con piojos de mar en los años 2012 y 2013[12].

Es decir, un centro que reúne casi todas las principales enfermedades que asolan a la Industria Salmonera, que opera en sector no-autorizado y obteniendo una producción ilegal, aparece hoy con una certificación ASC otorgada por la WWF-Chile, que garantiza la sustentabilidad de sus operaciones.

El centro de cultivo “Ganso” (RNA 110726) también se ubica en el Canal Puyuhuapi, al weste de Puerto Cisnes y como muestra la Figura 4, MULTIEXPORT mantiene varias estructuras flotantes, entre ellas su pontón de alimentación, fuera de la concesión otorgada.


Aunque este caso no fue denunciado por Juan Carlos Navea, el centro “Ganso” registra un pobre desempeño ambiental y sanitario, como en los casos anteriores.

En efecto, el centro fue afectado por caligidosis (infestación con piojos de mar) en los años 2012 y 2013 y por BKD en el año 2012 (fuentes ya citadas). Además, en el año 2013 registró condiciones anaeróbicas en su sitio de emplazamiento[13], es decir, sus desechos superaron las capacidades de carga del sitio y generó condiciones “donde la vida acuática es imposible”, según la definición de anaerobiosis que aparece en la Ley General de Pesca y Acuicultura.

¿Es, de verdad, certificable un centro de engorda de salmónidos que es capaz de generar condiciones ambientales que hacen imposible la vida acuática?

El centro de engorda de salmónidos “Arbolito” (RNA 110272) también certificado por la WWF-Chile, se muestra en la Figura 5, en una imagen de Google Earth de enero de 2014.

Dos trenes de balsas-jaulas operan a unos 500 metros al este de la concesión otorgada por la Res (M) 1226/2000, esto es, FUERA de la concesión otorgada, operando en un sector no-autorizado y obteniendo una producción ILEGAL, en consecuencia.

¿Eso es lo que certifica la WWF-Chile?


El centro “Arbolito” de MULTIEXPORT también reúne una colección de enfermedades que no son congruentes con una certificación relativa a desempeño sustentable.

En el año 2011, registró SRS en sus producciones y en el año 2013 estuvo en estado de alerta también por SRS (fuentes ya citadas) .
La Caligidosis (infestación por piojo de mar) fue declarada en este centro en los años 2010, 2011, 2012 y 2013 y también se declaró en este la presencia de BKD en los años 2011 y 2012.

Un desempeño sanitario desastroso, que también se complementa con malas prácticas ambientales. Así, el centro de cultivo “Arbolito” fue sentenciado al pago de una multa de 50 UTM por el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén en el año 2012, por efectuar lavado in situ de redes de cultivo sucias, sin autorización previa, cometiendo una infracción al Artículo 9º del Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA)[14].

En la oportunidad, el Tribunal dictó otras dos sentencias, con multas de 50 UTM cada una, para otros dos centros de MULTIEXPORT: “Allan” (RNA 110521) y “Angostura” (RNA 110426) también por efectuar lavado in situ no autorizado de redes de cultivo (Id. Cit.).

¿Serán, acaso, los nuevos centros a certificar por la WWF-Chile?

Otros centros de engorda de salmónidos de las empresas LOS FIORDOS y AQUACHILE exhiben certificaciones ASC otorgadas por la WWF-Chile y cada uno de ellos tiene su propio prontuario ambiental y sanitario, absolutamente incongruente y hasta contradictorio con cualquier tipo de certificación ambiental que se pretenda.

A las irregularidades descritas una y otra vez en este blog acerca de la tolerancia y displicencia de los servicios públicos con funciones de regulación y fiscalización de las gestiones ambientales y operacionales de las empresas salmoneras, se suman ahora este tipo de irregularidades, que involucran a organizaciones que engañan a la fe pública otorgando certificaciones de “comportamiento sustentable” a empresas que no han hecho más que violar cuanto reglamento y disposición reguladora exista.

La crisis ambiental y sanitaria provocada por la Industria Salmonera nuevamente en el mar de la Patagonia en los primeros 6 meses de este año, con miles de afectados no sólo entre los trabajadores salmoneros, sino en una población mucho mayor, que hasta hoy no tiene acceso al sustento que le brindaba el mar, no pareciera conmover a empresas como WWF que se presentan como organizaciones “sin fines de lucro”, pero que viven de la venta de certificaciones a lo más tóxico que existe sobre nuestros mares.

Y los integrantes de WWF no sólo traicionan la credibilidad que desgraciadamente aún tienen (en las convocatorias al Día de la Tierra, por ejemplo) sino a sus propias profesiones y especialidades, que son un privilegio en este país donde el lucro en la educación persiste.

Usar un doctorado para esto, para engañar así al mercado y a los consumidores, usar una profesión para permitir que se siga destrozando el mar y sus recursos, negándoles a los pueblos el futuro esplendor que en este mar se encontraba, es mucho más que un simple negocio: es un crimen que debe ser castigado… en el nombre del Panda.

  
Héctor Kol
Patagonia Sin Represas… Sin salmoneras
Mayo 2016.
































[1] Malcom MacGarvin, WWF Scotland, 2000: “Scotland`s Secret?”. Version 1.2, 12 de septiembre de 2000. Disponible en: http://www.wwf.org.uk/filelibrary/pdf/secret.pdf
[2] La Tercera, 18/11/01
[4] Revista Mundo Acuícola, 14 de enero de 2015: “Sernapesca y WWF firman acuerdo de colaboración para proteger los recursos pesqueros”
[5] Revista Mundo Acuícola, 14 de agosto de 2015: “Centros salmoneros de Aysén obtienen la certificación más exigente a nivel mundial”
[6] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[7] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2014.
[8] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[9] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 13130 del 27 de diciembre de 2012.
[10] SERNAPESCA  a Fundación Pumalín, Ord. Nº 32632 del 20 de mayo de 2015.
[11] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 39451 del 28 de marzo de 2014.
[12] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 47116 del 6 de febrero de 2015.
[13] SERNAPESCA. Web-INFAs, actualizado a Agosto de 2015.
[14] Sentencia Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén, Causa Rol 543-2011, 31 de julio de 2012.