miércoles, 12 de abril de 2017

SERNAPESCA ES LA ENFERMEDAD

La Destrucción del Mar Austral es el Síntoma…
SERNAPESCA ES LA ENFERMEDAD.

Por Héctor Kol
Para Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Abril de 2017.


El 13 de marzo de 2017 deberá ser recordado como el día de la “Gesta de Puerto Edén”, cuando el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) y la Armada de Chile, asumiendo todos los riesgos que implica la defensa del patrimonio pesquero nacional y el Estado de Derecho en los temibles mares de la Patagonia, interceptaron a un par de ancianos de la etnia Kawesqar y recuperaron, para la grandeza de la Patria, 7 KILOS DE OSTIONES que los indígenas habían tomado al margen de la llamada “Ley Longueira”, la Ley más corrupta que se ha tramitado en Chile [1].

Así, SERNAPESCA, rompiendo su noble tradición de fiscalizar a través de planillas Excel, llenas de datos que les entregan los propios “fiscalizados” y que “navega” en camionetas 4X4 porque aún sigue siendo un servicio sin lanchas, superó sus debilidades para descubrir a parte de la “mafia” que acaba con los recursos bentónicos en el país: dos peligrosos y temibles ancianos Kawesqar…

La “Ley Longueira” ha salvado, así, su integridad. No iban a ser dos ancianos kaweskar  los que iban a arruinar la operación de sobornos, tráfico de influencias, correos clandestinos, asesorías “orales” y financiamiento de campañas políticas de parlamentarios y Presidentes de la República, que se mantuvo durante 10 años (desde el gobierno del Capitán Planeta para adelante) para promulgar una Ley como esa, la misma que fue protegida, mediante una operación militar llena de audacia, por SERNAPESCA y la Armada de Chile en ese nido de depredadores que es Puerto Edén, en la Región de Magallanes…

A unas decenas de kilómetros de este peligroso lugar, centros de producción de salmones ubicados en el Estero de Poca Esperanza de la Comuna de Puerto Natales, eran favorecidos por ampliaciones de producción aún cuando habían colapsado el sitio en que emplazan sus balsas-jaulas con sus producciones originales, es decir, con producciones hasta cuatro veces menores a las que ahora estaban autorizados para producir y que habían generado “condiciones anaeróbicas” (donde la vida acuática es imposible) en el sedimento bajo sus balsas-jaulas.

¿Cómo consiguieron eso las salmoneras?

La respuesta es simple: porque existe SERNAPESCA.

En efecto, los centros de producción de salmones obligatoriamente deben entregar “Informes Ambientales” (INFAs) donde reportan el estado ambiental del sitio de emplazamiento de sus balsas-jaulas tras un ciclo productivo.
La INFA la entregan a SERNAPESCA, quien certifica que el sitio se encuentra en estado “aeróbico” o “anaeróbico” de acuerdo a los datos que consultoras privadas, contratadas por las empresas, le entregan … en planillas Excel.

Aunque hemos demostrado que centenares de estas INFAs contienen datos falsos y que la Contraloría General de la República en Septiembre de 2016 evacuó un informe donde señaló que el 72% de los centros de producción del tóxico “salmón chileno” que fueron objeto de una auditoría funcionaban AL MARGEN DE LA LEY (de la Ley Longueira) nada ha cambiado hasta la fecha y las Consultoras siguen elaborando INFAs con información falsa… y SERNAPESCA los sigue certificando.

Pero no sólo eso.

Un nuevo Informe de Auditoría de la Contraloría General de la República [2] ha constatado otras irregularidades en el proceso de evaluación ambiental de proyectos de producción de salmónidos: el ocultamiento de los INFAs que señalan las condiciones “anaeróbicas” en que se encuentran centros de engorda de salmónidos que solicitan ampliaciones de producción. Y ese ocultamiento lo hace… SERNAPESCA.

En efecto, tras una denuncia de la ONG REAL CHILE, basada en un artículo publicado en el año 2015 en este mismo blog [3], la Unidad de Auditorías en Medioambiente de la Contraloría constató que al menos 5 centros de engorda de salmónidos emplazados en el Estero de Poca Esperanza (4 de la empresa Cabo Spencer y uno de ACUIMAG) fueron favorecidos con ampliaciones de producción aun cuando estaban anaeróbicos con sus producciones originales, es decir, a pesar de que habían generado condiciones que hacen imposible la vida acuática en sus sitios de emplazamiento con 4 veces menos producción que la que ahora se autorizaba. En el sector existían 8 centros en condición anaeróbica al año 2015, denunciábamos en el año 2015, como una demostración de que Magallanes será destruido por las salmoneras en mucho menos tiempo que el que tomó la Industria Tóxica en destruir los canales y fiordos de las Regiones de Los Lagos y de Aysén.



Para esta situación absurda, equivalente a aumentar la tarifa en el peaje del puente Cau-Cau de Valdivia, el rol de SERNAPESCA fue fundamental, puesto que el Servicio no informó, en ninguno de los casos, de tal condición al Servicio de Evaluación Ambiental de Magallanes (y este, obviamente, tampoco solicitó la información) permitiendo que se aprobaran estas ampliaciones de producción y la magnitud del daño causado al medioambiente acuático en esta Región.

Por ejemplo, el centro de producción de Cabo Spencer identificado con el Número 120079 del Registro Nacional de Acuicultura, reportó condiciones anaeróbicas en muestreos realizados el 26 de febrero de 2014 en su sitio de emplazamiento y cuando tenía una producción autorizada de 1.350 Ton/año de salmónidos.

El 25 de marzo de 2014, es decir, UN MES DESPUÉS DE ESTE REPORTE DE CONDICIONES ANAERÓBICAS, el Servicio de Evaluación Ambiental de la Región de Magallanes (SEA- Magallanes) aprobó un aumento a 4.000 Ton/año a este centro que había generado condiciones de colapso ambiental con una producción TRES VECES MENOR…

Y constata la Contraloría General que en las INFAs presentadas posteriormente por esta empresa, con fechas 17 de diciembre de 2014 y 16 de marzo de 2016, las condiciones ambientales del sitio de emplazamiento permanecían anaeróbicas .

Así se coluden los Servicios del Estado para permitir el funcionamiento de esta Industria Tóxica a pesar de que implica la destrucción del Mar del Fin del Mundo: SERNAPESCA oculta la información….El Sea-Magallanes hace como que no existe….

Luego, unas 2.500 toneladas extras de salmónidos (2,5 MILLONES DE KILOS) se autorizaron para producir en un centro que con la mitad de eso había generado un colapso ambiental que, según reza el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) obliga a DETENER LA PRODUCCIÓN hasta el restablecimiento de las condiciones aeróbicas.….¿Y dónde estaban SERNAPESCA y la Armada de Chile mientras se aprobaba ilegalmente este aumento de producción?... posiblemente incautando 7 kilos de ostiones o un canasto de merluza…

Certificar INFAs falsos, ocultar otros, negar el acceso a la información pública y obligarnos a recurrir permanentemente al Consejo Para la Transparencia (donde casi siempre hemos ganado) entregar certificaciones PAC (Programa de Aseguramiento de la Calidad) a plantas de proceso o fábricas de alimentos para salmones, donde las explosiones hacen volar por los aires a los trabajadores, no sólo es parte de las funciones de SERNAPESCA en pos de proteger a la Industria Salmonera, donde muchos de los inspectores o funcionarios de SERNAPESCA finalmente acaban.

SERNAPESCA también es un promotor de la Industria, con un discurso que llega al fanatismo religioso y raya en el realismo mágico para entusiasmar a los mercados que adquieren a este tóxico producto. Para los funcionarios de SERNAPESCA, el salmón que se produce en Magallanes supera en calidad al que se produce en Noruega [4]…y ya vimos cómo se produce.





Pero no sólo eso….será SERNAPESCA el que implemente el PLAN MAGALLANES para la producción de salmones en esa desdichada Región de la “Salmonicultura Sustentable” a la que aspira el Diputado Boric, es decir, será la que certifique la producción del “salmón sin antibióticos”, la que certifique la ausencia de enfermedades en las producciones, el no-uso de productos químicos para combatir el SRS, la flavobacteriosis, el BKD y el IPN que YA TIENEN las producciones magallánicas….

Y será ESTE SERNAPESCA el que seguirá recibiendo, visando y certificando no sólo los INFAs que le entreguen las empresas para dar cuenta del “estado ambiental” del Mar Austral intervenido por las salmoneras, sino también el que seguirá visando las miles de toneladas de salmones que se producen ilegalmente en el mar de la Patagonia, en centros de producción clandestinos, que operan sin concesiones acuícolas o a kilómetros de las concesiones que tienen y que SERNAPESCA no incauta… mientras persigue a los peligrosos y dañinos Kaweskar de la Región de Magallanes.

Pero por sobre todas las cosas, será ESTE SERNAPESCA quien seguirá velando por el Estado de Derecho que emana de la Ley Longueira, persiguiendo a los pescadores artesanales para quitarles un canasto con merluzas o un saco de picorocos a los orilleros de Carelmapu, porque el mar y sus peces ya tienen dueño… y SERNAPESCA es quien protege los intereses de esos dueños. Sin SERNAPESCA, ni las “7 Familias” ni la Industria Salmonera serían posibles…

Mientras no se cambie este Estado de Corrupción institucionalizada que desfila día tras día en Tribunales, en juicios inútiles y con penas ridículas que permiten que los corruptos sigan siendo candidatos presidenciales o legisladores, seguirá siendo SERNAPESCA la enfermedad principal en los mares de la Patagonia, destruyendo la vida y el futuro que debiéramos tener los chilenos, los Kawesqar, los huilliches y los lafkenches en el Mar que debiéramos administrar para el bien de la Humanidad.

Héctor Kol
Patagonia Chilena
Sin Represas… Sin Salmoneras
Abril de 2017.



[1] http://www.radiodelmar.cl/2017/03/denuncian-que-sernapesca-y-armada-hostigaron-y-amedrentaron-a-ancianos-kawesqar-de-puerto-eden/#
[2] Contraloría General de la República, Unidad de Medioambiente, Informe 716/2016. Marzo 2016.
[3] http://sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl/2015/03/la-destruccion-del-mar-del-fin-del-mundo.html
[4] http://www.aqua.cl/2017/03/30/sernapesca-salmon-magallanes-mucho-mejor-calidad-noruega/

miércoles, 8 de marzo de 2017

CRISIS SANITARIA Y AMBIENTAL EN EL GOLFO DE PENAS Y FIORDO AYSÉN

CRISIS SANITARIA Y AMBIENTAL EN EL GOLFO DE PENAS Y FIORDO AYSÉN

Por Peter Hartmann y Héctor Kol
CODEFF
Marzo de 2017.

En las últimas semanas, los medios de comunicación, el Estado (a través del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, SERNAPESCA) y distintas universidades, se han movilizado para “contener” una crisis ambiental y sanitaria que se estaría manifestando en los centros de engorda de salmónidos emplazados en el Fiordo Aysén y un evento de “marea roja” que se manifiesta en el Golfo de Penas, al surweste del anterior y frente al Océano Pacífico.

Según las declaraciones que aparecen en los medios de comunicación, el fenómeno que afecta a la Industria salmonera en el Fiordo Aysén se trataría de una conjunción de problemas ambientales (Bloom de algas o FAN) y de mortalidades masivas causadas por brotes de la enfermedad bacteriana Síndrome Rickettsial del Salmón (SRS) que ni el Estado (SERNAPESCA) ni las universidades (ni las empresas) parecieran explicarse.

El caso de marea roja en el Golfo de Penas tampoco tiene una explicación hasta ahora y aunque se trate de fenómenos de naturaleza distinta, tienen un denominador común: la Industria salmonera.

Respecto de la crisis ambiental y sanitaria que se está produciendo en el Fiordo Aysén,  ciertos medios de prensa han señalado que el problema es tan complejo que del análisis de las mortalidades que se han producido en el Fiordo Aysén en las últimas semanas, no es posible distinguir si los peces murieron por el Bloom de algas o por SRS:

“Al presentarse casos de SRS y FAN a la vez, los peces mueren con signología de ambas afecciones, por lo que no se tiene certeza de la causa de perecimiento.”
(Revista AQUA, 10 de febrero, 2017)

Según  SERNAPESCA, el alga involucrada en el Bloom o FAN se trata de la diatomea Thalassiosira sp,  una especie que no tiene una estructura de sílice que, al fracturarse, perfore las branquias de los peces en cautiverio, como otras especies de diatomeas que efectivamente provocan tales daños mecánicos[1]. En consecuencia, estas   diatomeas sólo representan un peligro para los peces cautivos cuando ellas mismas mueren y deprimen el oxígeno disuelto de la columna de agua, provocando  la asfixia de los peces.

Los peces afectados por SRS, en cambio, presentan toda clase de lesiones externas como internas, como muestra la Figura 1.

¿A qué se debe, entonces, que los análisis de las mortalidades que se están produciendo en el Fiordo Aysén sean incapaces de distinguir entre un pez muerto por FAN de un pez afectado por SRS?



Por supuesto, la cantidad de salmones muertos en el Fiordo Aysén y el lugar donde se  destinan tales mortalidades o el uso que se hace de ellas, tampoco ha sido explicada por las autoridades competentes. En otras palabras, no sólo no hay explicación oficial para el evento combinado: tampoco hay explicación sobre cuál es el monto de esas mortalidades, dónde se dispusieron o qué se hizo con ellas.

Pero lo que realmente es sorprendente es que tanto las autoridades de SERNAPESCA como las empresas den a entender que estas mortalidades masivas en el Fiordo Aysén son un fenómeno nuevo o raro, impredecible o sin causa conocida.

El Fiordo Aysén, desde los años ’90 en adelante, fue ocupado por la Industria Salmonera, sin estudio alguno que justificara tal ocupación, estudios que hasta hoy NO SE HAN HECHO y que han llevado al Fiordo Aysén a un total colapso ambiental que se manifiesta, precisamente, en estos eventos esperables de mortalidades masivas de salmónidos.

La Figura 2 muestra la ocupación del Fiordo Aysén por parte de la Industria Salmonera, realizada sin estudios de capacidad de carga que hasta hoy no se han realizado, en ocasiones sin presentar una Declaración de Impacto Ambiental siquiera,  porque sus proyectos técnicos fueron aceptados cuando aún no estaba vigente un Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y sin conocimiento alguno de los efectos ambientales (y sobre las demás especies que habitan ese sistema marino) de los productos químicos que usan para mantener vivos a los salmones cautivos.



En este sistema, los centros salmoneros han reportado, mediante informes propios,  condiciones “anaeróbicas” en sus sitios de emplazamiento, es decir, zonas donde las condiciones ambientales que generan sus producciones hacen imposible la vida acuática, como lo define la propia Ley general de Pesca y Acuicultura.

La Figura 3 muestra la evolución 2011 a 2015 de las condiciones anaeróbicas que han reportado las empresas salmoneras, donde debe destacarse que tanto en el saco del Fiordo (Puerto Aysén) como en el sector donde, teóricamente, hay mayor recambio de aguas (Sector Isla Elena) se concentran los reportes de anaerobiosis. Es decir, el Fiordo completo presenta, de extremo a extremo, condiciones LIMITADAS para mantener viva a la fauna acuática, silvestre e introducida. Una situación similar a la conocida desde el año 2005 en el Estuario del Reloncaví, en la Región de Los Lagos, donde se debía inyectar oxígeno en el agua del Estuario para mantener vivos a los salmónidos.

Esta situación de anaerobiosis del Fiordo representa la primera señal del estado de eutrofización avanzado en que se encuentra el sistema, es decir, del exceso, por sobre sus capacidades de absorción e incluso dispersión de los nutrientes, de materia orgánica de desecho que generan las operaciones salmoneras.

La eutrofización de los sistemas acuáticos es, precisamente, la condición necesaria para el desarrollo de un Bloom de algas o de una “marea roja” tóxica. Y el sistema Fiordo Aysén está lo suficientemente eutrofizado como para permitir el desarrollo de mareas rojas o  “cafés” … y Bloom de algas como el actual, de Thalassiosira sp.

En consecuencia, atribuir a una diatomea la pérdida ocasional de condiciones para sostener los cultivos de salmónidos (oxígeno disuelto en la columna de agua) es una forma de desviar la atención acerca de una condición que es PERMANENTE y no ocasional: el Fiordo Aysén está en una fase de pérdida total de capacidades para sostener a la salmonicultura y a toda la vida acuática.


La situación del SRS en el Fiordo Aysén es sumamente conocida y no es distinta a la que atraviesa toda la Región de Aysén en cuanto a esta enfermedad bacteriana, que es la principal causa de mortalidades entre los cultivos y casi el 79% de las pérdidas de salmón atlántico en la salmonicultura nacional durante el año 2014 [2]

Aunque el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) ha denegado el acceso a la información respecto de los centros afectados por SRS en las Regiones australes en el periodo 2013-2015 [3], en el periodo 2011 a 2013 (datos provisorios) la situación de presencia de cultivo de salmónidos con SRS en el Fiordo Aysén, es la que muestra la Figura 4



Como se aprecia, más de la mitad de los centros de engorda de salmónidos emplazados en el Fiordo Aysén han reportado presencia de SRS en sus cultivos, en algunas ocasiones durante los 4 años que considera este mapa (Sector Isla Elena) y en consecuencia, no es veraz ni exacto hablar de un “brote de SRS” en el Fiordo Aysén, sino que la infección por SRS es permanente y no sólo en el Fiordo Aysén, sino en toda la Región, como lo muestra la Figura 5, con una distribución de centros de engorda afectados por SRS al año 2011 y distribuidos a lo largo y ancho del maritorio aysenino.



En otras palabras, la  “crisis” del SRS en el Fiordo Aysén, es una parte casi menor de la crisis permanente en que se encuentra la salmonicultura en toda la Región.

Ni siquiera las mortalidades causadas por la presencia de SRS son sorprendentes. Recientemente, en Noviembre de 2016, la Federación de Sindicatos del Mar (FESIMAR) debió intervenir para proteger la vida de trabajadores salmoneros que en el sector de Melinka retiraban, en ausencia de medidas de seguridad laboral, mortalidades causadas por SRS en un centro de engorda de la empresa Los Fiordos [4]. El evento no había sido informado a SERNAPESCA.

Un segundo “fenómeno”, tan inesperado para los servicios públicos como la situación que se vive en el Fiordo Aysén, es la marea roja que afecta al Golfo de Penas, que efectivamente carece de centros salmoneros, pero que es lugar de tránsito obligado de wellboats (naves-tanques para transporte de salmones) que recorren aproximadamente 2 mil kilómetros lineales entre la Región de Los Lagos y los centros salmoneros ubicados en Magallanes.

En el lugar donde se produjeron varamientos de más de 300 ballenas y que fueron detectadas a fines del año 2015 por particulares y posteriormente por una expedición organizada por National Geographic, wellboats que viajaban entre Puerto Montt y Magallanes registraron mortalidades por la presencia  del dinoflagelado Karenia mikimotoi en el agua de transporte.

Al parecer, el recambio de aguas que hicieron ambas naves en el sector del Golfo de Penas, introdujo el dinoflagelado a la carga causando la muerte de los peces que uno de los wellboats llevaba desde Magallanes para ser cosechados en Puerto Montt, mientras que la segunda nave perdió los smolts que eran llevados desde Puerto Montt para ser sembrados en Magallanes. Un cálculo de la “huella de carbono” asociada a la producción de salmónidos en Magallanes sin duda que arrojaría resultados sorprendentes…

Pero este tráfico de salmónidos por estas distancias también renuevan las dudas acerca  de la verdadera capacidad de la autoridad marítima y de SERNAPESCA para vigilar los que hacen las naves que transportan salmones en los casi 2 mil kilómetros lineales que separan a Magallanes de Puerto Montt?

Más aún, el dinoflagelado en proliferación es una especie originaria de los mares de Asia, primeramente descrita en Japón y que es definida como una especie “asesina de peces y de moluscos” [5].

¿Cómo llegó al Golfo de Penas?

Y más todavía, esta especie tiene una segunda característica o propiedad que podría dar pistas sobre la forma en que llegó a las costas del Golfo de Penas.

Según el artículo  de Phycologia ya citado, Karenia mikimotoi es un dinoflagelado que se potencia ante la presencia de AMBIENTES MARINOS ANÓXICOS O ANAERÓBICOS, es decir, ambientes como los que existen en los sitios de emplazamiento de salmoneras en toda la Región de Los Lagos y en Magallanes, donde el 53% de los centros de engorda de salmónidos ya está anaeróbico, como lo señaló la Contraloría General de la República  en su Informe Final 211/2016 de Auditoría a SERNAPESCA.
Las Regiones de Los Lagos y de Magallanes hace mucho rato que dejaron de ser regiones de mares prístinos por efecto de la actividad salmonera, como pretende sostener alguna propaganda reciente.

Cientos de investigaciones se realizan ante cada crisis ambiental que generan las salmoneras y por cada crisis sanitaria que ella misma sufre. A pesar de los resultados empíricos de la operación des-regulada de la Industria salmonera (porque las flexibles regulaciones existentes, tampoco las respeta)  se sigue apostando por ella y poniendo en riesgo el Mar de la Patagonia.

Los únicos beneficiados con estas crisis son los que ejecutan los estudios, los monitoreos, los análisis y las pruebas a posteriori, cuando el mar, otra vez, se convierte en un vertedero de salmones. Mientras tanto, los estudios de capacidad de carga que exige la Ley General de Pesca y Acuicultura siguen sin ser ejecutados porque no hay financiamiento para ellos: sólo lo hay para el trabajo “forense”.

Mantenemos, ciertamente, la esperanza de que el Mar de la Patagonia recupere su carácter de bien nacional y no siga siendo interpretado como el escenario ideal para campañas publicitarias o negocios mal hechos que acabarán por destruirlo. Mantenemos la esperanza e informamos. Es lo que podemos hacer… por ahora.



Peter Hartmann S.
Coordinador CODEFF- Filial Aysén

Héctor Kol
Programa Marino
CODEFF.




[1] Ver, por ejemplo, Lembeye, G., 2006: Florecimientos algales nocivos en aguas australes. En: Avances en el conocimiento oceanográfico de las aguas interiores chilenas, Puerto Montt a Cabo de Hornos. N. Silva y P. Palma (Eds) Comité Oceanográfico Nacional-Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, pp. 99-103, 2006.
[2] SERNAPESCA, 2016. En Salmonexpert.cl , 1 de abril de 2016.
[3] SERNAPESCA a Fundación Pumalín, Ord. Nº 7264 del 6 de septiembre de 2016.
[5] Daugbjerg, N., Hansen, G., Larsen, J. & Moestrup, Ø. (2000). Phylogeny of some of the major genera of dinoflagellates based on ultrastructure and partial LSU rDNA sequence data, including the erection of three new genera of unarmoured dinoflagellates. Phycologia 39: 302-317.

miércoles, 25 de enero de 2017

Súnico: La caída del Halcón Naranja 2.0

SÚNICO: LA CAÍDA DEL HALCÓN NARANJA 2.0

Por Héctor Kol
Para Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Enero 2017.

La renuncia de Raúl Súnico a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) producida aparentemente por sus vínculos profesionales, políticos y hasta familiares con la Industria pesquera a través de ASIPES, ha sido minimizada y reducida casi a un acto de honor que el ex Diputado del Partido Socialista asumió para defender a su esposa, que tenía a ASIPES entre su clientela mientras se tramitaba la Ley de Pesca conocida como Ley Longueira, la misma Ley que después administraba su esposo…

Súnico no sólo fue el funcionario de turno que tenía la responsabilidad de administrar los peces de todos los chilenos y que se le desaparecían o entraban en colapso poblacional uno tras otro, sino que fue, antes que nada, el protector de la Ley Longueira y fundamentalmente de la Industria Salmonera.

Súnico hizo de la SUBPESCA una entidad que, bajo su administración, completó 6 años sin hacer su tarea de ente regulador de la Industria Salmonera, como lo señaló explícitamente la Contraloría General de la República a través de su Unidad de Auditorías en Medioambiente en Septiembre del año 2016. Y allí, en ese mismo instante, Súnico debió ser destituido, como también debió serlo el Director Nacional del Servicio Nacional de Pesca, José Miguel Burgos, por el que pasaron todas las irregularidades que detectó la Contraloría cuando ejercía su cargo de Subdirector de Acuicultura de la SUBPESCA.

“…La Subsecretaría no ha implementado el control en línea  que registre los indicadores de conductividad, salinidad, temperatura, profundidad, corrientes, densidad, fluorescencia y turbidez, ni ha dictado el reglamento específico sobre la materia

La entidad no ha dictado el reglamento específico que establezca las condiciones sobre el tratamiento y disposición final de los desechos sólidos y líquidos, orgánicos e inorgánicos de la acuicultura, habiendo transcurrido 6 años desde la publicación de la citada ley…”

Contraloría General de la República, Unidad de Auditorías en Medioambiente,
Informe Final 211/2016.

Pero Súnico siguió en el cargo, tal como aún permanece en el suyo Burgos.

Por qué?

Porque era Súnico el vínculo con las organizaciones “medioambientalistas” que siguen apoyando la Ley Longueira a pesar del derrame de querellas y denuncias que aparecen en la prensa día tras día sobre la corrupción que existe en el sector pesquero chileno. Con Súnico debía tratar OCEANA para conseguir los decretos para los Parques Marinos a crearse y creados en Chile; con Súnico trataba la WWF para asegurar proyectos de Áreas Marinas protegidas para “salvaguardar la ballena azul” en sitios invadidos por salmoneras, como el presentado recientemente en el marco del IX Congreso Nacional de Antropología celebrado en Castro.

Con Súnico trataban las Comunidades Indígenas para obtener sus Espacios Marinos en el marco de la Ley Lafkenche, algunos de dimensiones ridículas, de sobre las 200 mil hectáreas de superficie, como el solicitado en la Comuna de Hualaihué (Región de Los Lagos) por una asociación indígena que se opuso a un Área Marina Protegida de Múltiples Usos (es decir, una zona de protección ambiental) para cuidar el medio marino en el Canal Cholgo y el Fiordo Comau, en el año 2013. Y era la SUBPESCA de Súnico la encargada de aprobar o no los “planes de administración” que elaboraran las organizaciones indígenas que demostraron usos consuetudinarios sobre superficies que triplican la del Área Metropolitana. Toda una proeza…

Los proyectos de repoblamiento de algas (que por su inconsistencia técnica fueron despedazados por los propios algueros en una reunión de la CONDEPP realizada en Corral durante el año 2014) proyectos que sólo garantizan otro desperdicio de recursos públicos en una pesca artesanal que en la Zona Austral apoya mayoritariamente a la Ley Longueira, también dependían de la SUBPESCA de Súnico….

Pero su rol fundamental era la defensa de la Industria Salmonera.

La Ley Longueira, como lo he repetido hasta el cansancio, tiene por principal propósito asegurar el abastecimiento de peces silvestres a las fábricas de alimentos para salmones. De las 7 familias favorecidas con esta Ley Corrupta que apoyaron OCEANA, Green-Peace y la WWF, CINCO FAMILIAS tienen salmoneras. La fabricación de harina de pescado con pesca ilegal, capturada por barcos fantasmas, barcos que no existen y que sin embargo tenían cuotas de pesca asignadas por la SUBPESCA de Súnico, tienen involucradas a empresas que mantienen salmoneras: Salmones de Chile, BLUMAR, CAMANCHACA… Y a pesar de los pronunciamientos de la propia Contraloría acerca de la ilegalidad de las “pescas de investigación”, estas se mantuvieron porque, al fin y al cabo, los salmones tenían que comer….



SUBPESCA acogió solicitudes de ampliación de producción de salmoneras QUE JAMÁS FUNCIONARON, o que operaban fuera de sus concesiones acuícolas y teniendo la documentación que lo probaba a la vista, como lo señaló la Contraloría General en su Informe de Auditoría a este servicio público que administraba la desaparición de los peces en el mar.

“…La Subsecretaría se pronunció conforme y otorgó el permiso ambiental sectorial al titular Glaciares del Pacífico del centro Nº 100649, en circunstancias que disponía de la Información Ambiental, INFA, que evidenciaba que aquel se encontraba operando fuera del área concedida…”

Contraloría General de la República, Unidad de Auditorías en Medioambiente,
Informe Final 211/2016.
  
Súnico hacía de promotor de la Industria Tóxica en cuanto evento internacional se acogiera a Salmon-Chile, en compañía del Director de la entidad fiscalizadora, SERNAPESCA, a pesar de las denuncias, de las pruebas, de las evidencias de que la Industria no sólo violaba cuanto reglamento emitía SUBPESCA y que aportábamos desde distintos frentes para reestablecer en el Mar Austral algo del derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación.



Hasta los opositores de la Ley Longueira trataban con Súnico y quizás si hasta personalmente influyó para que la campaña nacional levantada por el Consejo de Defensa del patrimonio Pesquero (CONDEPP) contra la Ley Longueira, que reunió a 300 mil firmantes, terminara en las manos de un partido político del Gobierno que nombró a Súnico, sin desmerecer en ello la “asesoría” que prestaron para ese efecto la Izquierda Libertaria en su alianza con las Juventudes Comunistas. Las firmas quedaron en manos de un Partido del Gobierno de Súnico y ese mismo Partido se encargó de reemplazar rápidamente a los abogados que tramitaban originalmente las querellas por corrupción en torno a la Ley Longueira… Un aporte genial, lleno de sabiduría política de la IL…

En definitiva, la caída del Halcón Naranja, que reunió para la defensa de la Industria Salmonera a “defensores del medioambiente”, a “revolucionarios” que creen que la Historia del país comenzó en el año 2011, a una pesca artesanal QUE NO TIENE NI UN SOLO PESCADO porque la miserable cuota global que les asignaron sólo es propiedad de los “armadores” (dueños de las lanchas) no es un asunto trivial.

Quien reemplace a Súnico deberá asumir, además de la tarea de no-cumplir con sus obligaciones legales, la coordinación de todas las entidades que no tuvieron problemas para seguir sentándose a su mesa o recibiendo sus “proyectos” a cambio de no estorbar el flujo de pesca silvestre hacia la Industria Salmonera. Deberá seguir negociando parques marinos en sitios infestados de salmoneras a cambio del silencio respecto a las salmoneras y a la propia Ley Longueira; deberá seguir apoyando proyectos de innovación destinados a la Industria tóxica, deberá seguir manteniendo reglamentos que atentan contra el sentido común y la matemática universal, como el que fija las “densidades de crianza” de salmones… y donde la densidad se ha re-definido como unidad de masa por unidad de ÁREA … Arquímedes, sacúdete en tu cripta….



La administración de una Ley Corrupta, como lo es la Ley Longueira, no admite “honestos” ni “incorruptibles” como lo ha solicitado la pesca artesanal del Bío- Bío en una ingenuidad que inflama el alma... Es imposible que un honesto se haga cargo de tantas tareas torcidas y en consecuencia, no importa a quién se nombre como Subsecretario de Pesca y Acuicultura: lo importante es que ya sabemos a lo que viene.

Héctor Kol
Patagonia Sin represas… Sin salmoneras.
Enero de 2017.









miércoles, 4 de enero de 2017

Otras 60 solicitudes de caducidad de concesiones acuícolas salmoneras presentó CODEFF-Aysén.

CODEFF CIERRA EL AÑO 2016 PRESENTANDO UNA SOLICITUD PARA LA CADUCIDAD DE 61 CONCESIONES ACUÍCOLAS PARA SALMONICULTURA EN LA REGIÓN DE AYSÉN.

Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
 Enero 2017.

La Corporación para la Defensa de la Fauna y Flora, CODEFF, filial Aysén, ingresó en los últimos días de Diciembre 2016 una nueva solicitud para que sean caducadas 61 concesiones acuícolas para salmonicultura intensiva en la Región de Aysén, todas ellas por no presentar evidencias de operaciones por plazos superiores a los permitidos por la Ley General de Pesca y Acuicultura.

La solicitud fue ingresada en la Gobernación Marítima de Aysén, quien debe informar debidamente al Ministerio de Defensa para proceder a la caducidad de concesiones ubicadas mayoritariamente en la Comuna de Cisnes y emplazadas en la Reserva Nacional Las Güaitecas.

Entre las empresas que incurrirían en la causal de caducidad prescrita por la Ley General de Pesca y Acuicultura, figuran MARINE HARVEST y su filial Salmones TECMAR, así como MULTIEXPORT y LOS FIORDOS (la empresa “regalona” de la WWF). Estas empresas son las que presentan el mayor número de casos que infraccionan la Ley.

La solicitud se suma a la ingresada por CODEFF en Noviembre de 2016, también en la Gobernación Marítima de Aysén, donde se solicitaron las caducidades de 15 concesiones acuícolas que las empresas no operaban pues mantenían estructuras de cultivo fuera de estas, según las constataciones hechas por la Contraloría General de la República en una Auditoría culminada en septiembre de 2016 al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) con resultados lapidarios para ambas reparticiones (ver “La Auditoría de Contraloría General a SUBPESCA”, disponible en http://sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl/2016/09/la-auditoria-de-contraloria-general.html)

CODEFF- Aysén y los Comités de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt, Castro y Chaitén (todos de la Región de Los Lagos) han ingresado documentación solicitando más de un centenar de caducidades de concesiones acuícolas para salmonicultura entre Noviembre y Diciembre de 2016, concretizando la decisión de avanzar hacia la erradicación de esta Industria tóxica e ilegal que opera en el Mar de la Patagonia.

En la Figura 1 se muestran las posiciones de las concesiones que CODEFF, a través de su filial Aysén, ha solicitado caducar en los documentos ingresados en Noviembre y Diciembre pasados a la Gobernación Marítima de Aysén.




Los Comités de Defensa del Borde Costero de la Región de Los Lagos han señalado que buscarán la caducidad de unas 900 concesiones acuícolas otorgadas para salmonicultura intensiva, que presentan toda clase de irregularidades, entre ellas la falta de operaciones, además de estudiar la presentación de solicitudes para nuevas Auditorías a otros servicios públicos que han sido tolerantes a las infracciones a la Ley General de Pesca y Acuicultura que reiteradamente y durante años han cometido las salmoneras emplazadas en el Mar Austral.

Patagonia Chilena
Sin represas… sin salmoneras.
Enero de 2017.