miércoles, 9 de marzo de 2016

LA AGONÍA 2.0 (Primera parte)

LA AGONÍA 2.0
Primera parte: La Eutrofización del Mar Austral de Chile

Por Héctor Kol
Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Marzo de 2016.


En el año 2012, casi proféticamente,  la Fundación Pumalín publicó un Informe Sanitario de la Industria Salmonera Chilena que tituló “La Agonía 2.0”, donde señalaba que la “nueva” y resucitada Industria Salmonera en Chile, sobreviviente de la llamada “Crisis del Virus ISA” (2007-2009) inevitablemente se encaminaba a una segunda muerte.  

Según la Fundación creada por el recientemente desaparecido Douglas Tompkins,  la nueva Agonía de la industria salmonera era evidente a la luz del mayor número de centros de engorda de salmónidos que se encontraban afectados por “piojos de mar”, bacterias, enfermedades virales y situaciones de colapso ambiental que la Industria salmonera era incapaz de detener en el mar de la Patagonia.

Así, mediante una publicación que contiene mapas y figuras elaborados en base a la información que le proveyeron los propios servicios públicos que teóricamente (sólo “teóricamente”) deben regular a la Industria Salmonera, Fundación Pumalín demostraba que nada había terminado y que del coma causado por el virus de la Anemia Infecciosa, la Industria salmonera había salido sólo para entrar a una nueva Agonía… la Agonía 2.0



El  rostro de esa agonía hoy lo estamos viendo en las Regiones de Los Lagos y de Aysén, con miles de salmones putrefactos llegando ya a las playas de las regiones australes “salmoneras” después de haber sido liquidados por un Bloom de algas que la propia Industria y los servicios públicos que están a SU servicio, causaron en Aysén y en el Mar Interior de Chiloé.

No es casual que tanto el Director Nacional de SERNAPESCA, José Miguel Burgos, como el Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico y el jefe administrativo de ambos, el Ministro de Economía Felipe Céspedes, atribuyan al Fenómeno del Niño la generación de un Bloom de algas que, al cierre de este artículo, ya ha liquidado los salmones en engorda en 34 centros ubicados en la Región de Los Lagos, acumulándose unas 35 mil toneladas de salmones muertos (35 MILLONES DE KILOS DE SALMONES) de las que sólo han sido retiradas unas 12 mil toneladas. Es decir, unos 20 MILLONES DE KILOS DE SALMONES SE PUDREN EN LAS AGUAS DEL MAR INTERIOR DE CHILOÉ, a lo menos…

Ciertamente, no se puede someter a sumario a un evento climático, no se le puede acusar de inepto o ineficiente, no se le puede enrostrar su falta de seriedad ni su sumisión al capital privado…y tampoco se puede defender. Esa es la principal garantía de los encargados de regular y fiscalizar a la Industria salmonera y seguramente, a su debido tiempo, los servicios públicos que evalúan los proyectos salmoneros también recurrirán a este argumento…

El Fenómeno del Niño es mudo y no puede señalar que los verdaderos responsables de este nuevo desastre protagonizado por la Industria salmonera son, precisamente, los que le atribuyen sus propias culpas y responsabilidades, para evitar responder por  la contaminación del mar con millones de cadáveres de salmón, como ocurriera en Melinka en el año 2009 (Figura 2)



En efecto, no sólo se trata de un fenómeno climático lo que gatilló el Bloom de algas que ha causado este desastre, no sólo se trata de la temperatura del mar,  la falta de vientos, la alta irradiación solar, sino que también y principalmente se trata de la eutrofización del medio acuático marino, esto es, del enriquecimiento con nutrientes a escalas siderales que ha generado la Industria Salmonera en el Mar de la Patagonia, teniendo como cómplices en su proceso destructivo precisamente a los que se escudan en la excusa climática para tratar de ocultar que ellos, SERNAPESCA, SUBPESCA y todos los servicios públicos que participan de los procesos de evaluación ambiental de los proyectos salmoneros de engorda en el mar (desde la Armada de Chile hasta las Municipalidades) son los que permitieron que el mar austral se eutrofizara hasta estos niveles, habiendo tenido los medios para evitarlo y con suficientes señales del propio sistema marino en orden a que,  tarde o temprano, un Bloom de gran escala iba a ocurrir.

La eutrofización de un medio acuático no sólo se refleja en la aparición de eventos de “mareas rojas” o blooms, sino también en la aparición de condiciones anaeróbicas en este sistema, producto del ingreso de materia orgánica (o carbono) en cantidades que superan las capacidades del medio para absorber, reciclar o dispersar este ingreso excesivo de materia orgánica. Una condición anaeróbica, según define la propia Ley General de Pesca y Acuicultura, es una situación donde la vida acuática es imposible, por los bajos niveles de oxígeno disuelto en la columna de agua y/o sedimento…

Y en los últimos 5 años, las propias salmoneras entregaron reportes de condiciones anaeróbicas en los sitios donde operaban las balsas-jaulas de unos 400 centros salmoneros posicionados en las Regiones de Los Lagos, de Aysén e incluso de Magallanes … 400 alarmas, casi 100 por año, a lo largo y ancho de las Regiones Australes, daban cuenta de que el sistema estaba colapsado por nutrientes generados por las operaciones salmoneras. Y el órgano receptor de esos reportes fueron inicialmente SUBPESCA y posteriormente SERNAPESCA, los mismos que hoy culpan de todo al Fenómeno del Niño…



La responsabilidad de estos servicios públicos no sólo se limitó a obviar que la aparición de condiciones “anaeróbicas”  era el resultado de la eutrofización del Mar de la Patagonia y que lo mínimo que debían hacer era limitar el aporte de nutrientes, sino que siguieron facilitando otros aportes de nutrientes para generar la actual situación: un Bloom de algas.

La literatura científica señala que la principal limitante para la generación de “mareas rojas” (como se denomina al florecimiento masivo de microalgas y/o dinoflagelados) es la presencia de nutrientes que soporten ese florecimiento, siendo el fósforo el elemento limitante para los blooms de algas en sistemas de aguas dulces o continentales y el nitrógeno en el ambiente acuático marino.

Es decir, NO ES SUFICIENTE la variable climática para iniciar un Bloom de algas….hacen falta nutrientes. Y la industria salmonera los aporta con creces: un kilo de alimento para salmones aporta en Nitrógeno total la misma cantidad que las aguas servidas propias de 15 personas… cada kilo de alimento suministrado a los salmones aportó con esa cantidad del elemento limitante de un Bloom de algas en el medio marino [1]

En consecuencia, el Fenómeno del Niño sólo colaboró con el desastre a través de condiciones climáticas favorables para la estabilidad y estratificación de la columna de agua, pero los nutrientes, el nitrógeno necesario para soportar un florecimiento masivo en el mar, los aportaron las salmoneras con sus operaciones de engorda. La displicencia de los servicios públicos que admitieron a tramitación, evaluaron y aprobaron proyectos de engorda de salmones en balsas-jaulas en un ambiente ya sobre-enriquecido, hicieron el resto.

La Figura 4 muestra un mapa publicado por la revista AQUA.cl en marzo de 2016, donde se muestran los centros de producción salmonera que registraron mortalidades por el Bloom de algas principalmente en el Seno del Reloncaví. Como muestra la figura, los cuatro centros salmoneros ubicados en torno a la Isla Guar registraron mortalidades superiores a los 800 mil ejemplares, de acuerdo al código de colores señalado por la publicación.



La Figura 5, mientras tanto, identifica a estos centros con pérdidas totales en sus producciones: tres de ellos son de MARINE HARVEST y el restante de SALMONES MAULLÍN.



Los cuatro proyectos fueron favorecidos con aumentos de producción entre Noviembre de 2011 y julio de 2012 por el Servicio de Evaluación Ambiental de Los Lagos (SEA- Los Lagos) integrado por el eterno ALFREDO WENDT como su Director Regional, presente en cada etapa de destrucción del Mar Interior de Chiloé que han realizado los centros de producción salmonera, los RILES de las plantas de proceso, las basuras que se acumulan en las playas cercanas a los centros de cultivo y también en la progresiva aparición de centros de cultivo anaeróbicos en el Mar Interior de Chiloé y en los Lagos Llanquihue y Rupanco y lagos menores de la Isla Grande de Chiloé (Figura 6).



Nada le ha impedido al SEA- Los Lagos, bajo esa conducción, ponerle un sello “verde”  a la destrucción progresiva del ambiente acuático que está MANDATADO PARA PROTEGER y que constituye parte de la razón de su existencia como tal: un Servicio estatal que debe evitar que la implementación de proyectos de inversión destruyan el medioambiente

El sector Guar no fue la excepción para el comportamiento de vista gorda del SEA-Los Lagos, y las producciones fueron ampliadas HASTA 16 VECES respecto a las originales, evaluando una documentación que, a la luz de los actuales hechos, era insuficiente para prevenir los impactos ambientales que hoy ya se están produciendo.

En efecto, mediante la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) Nº 539 del 13 de diciembre de 2011, el SEA- Los Lagos aprobó el aumento de producción del centro de cultivo RNA 102833 “Punta Redonda” operado por Marine Harvest desde las 400 toneladas/año de salmónidos a 6.500 Ton/año de salmónidos, esto es un aumento de DIECISEIS VECES LA PRODUCCIÓN ORIGINAL en el mismo sitio, en una misma profundidad, en una misma superficie…

La RCA Nº 409 fechada 12 de noviembre de 2011 del SEA- Los Lagos, mientras tanto, había ya autorizado una ampliación de producción del centro RNA 101333 de Marine Harvest, desde las 4.200 toneladas/año de salmónidos hasta las 7.680 Ton/año de salmónidos, esto es CASI EL DOBLE DE LA PRODUCCIÓN ORIGINAL. Por su parte, la RCA Nº 399 del SEA- Los Lagos, fechada 15 de junio de 2012, autorizó a Salmones Maullín para elevar su producción desde las 1724 ton/año [2] hasta las 5.760 ton/año de salmónidos, TRES VECES la producción original.

Y la RCA Nº 495 del SEA- Los Lagos, fechada 24 de julio de 2012, autorizó la producción de 6.500 ton/año de salmónidos en el centro RNA 100622 (“Guar Norte”) también de Marine Harvest. La producción original del centro no aparece señalada en la documentación disponible en la solicitud de aumento de producción.

Es decir, en menos de 7 meses, en un sector de presencia constante de enfermedades y parasitosis, como lo denunció el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt en el año 2014 ante el Consejo Municipal de la capital regional, sin obtener respuesta alguna de este, el SEA- Los Lagos aprobó mediante cuatro resoluciones firmadas por Alfredo Wendt,  una producción de 26.440 Ton/año de salmónidos, una cantidad similar al monto de mortalidades inicialmente declaradas por SERNAPESCA en la segunda semana del Bloom de algas… Una mortal coincidencia.

La Ley General de Pesca y Acuicultura señala en su Artículo 87º, explícitamente y desde el año 2010, que la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura debe elaborar los estudios técnicos para que los establecimientos de acuicultura operen “dentro de las capacidades de carga” de los sistemas intervenidos.

La SUBPESCA jamás ha realizado tales estudios, ha faltado flagrantemente a lo que la Ley de Pesca le prescribe y más aún, ha actuado como si no se le hubiese prescrito tal función, aceptando los Proyectos Técnicos no sólo para nuevas salmoneras, sino que para las salmoneras ya instaladas y que solicitan, por ejemplo, ampliaciones (aumentos)  de producción como en los casos señalados… y con las consecuencias que ahora sabemos… 

Y los SEA de Los Lagos, de Aysén y de Magallanes jamás han exigido esa información relevante en los procesos de evaluación de impacto ambiental de proyectos salmoneros… El Artículo 87º de la Ley de Pesca es un “desaparecido” más en este país…

Para coronar la negligencia, los proyectos antes descritos, con aumentos de producción de hasta 16 veces la producción original, debieron presentar también un Proyecto Técnico para ser visado por la SUBPESCA antes de someterse a la evaluación ambiental y a la fecha de tales presentaciones, el Jefe de la División de Acuicultura de esa Subsecretaría era JOSÉ MIGUEL BURGOS, el actual Director Nacional de SERNAPESCA que integra el equipo de funcionarios públicos que culpan a un fenómeno climático de la desidia, incapacidad y negligencia en el cumplimiento del deber propio…

Ciertamente, no se le puede pedir a parlamentarios corruptos que gestionen leyes contra la corrupción. Es un contrasentido, más que una ingenuidad. Y de eso se trata, también, la actual crisis: que entre los que elaboran las soluciones para enfrentarla, se encuentran precisamente los responsables de toda la destrucción del Mar Austral que aquí se ha relatado, operando en la impunidad porque nadie les pide cuentas, con una pesca artesanal ausente a pesar de la destrucción de su milenario teatro de operaciones, con una ciudadanía que mira impávida como este AC INVERSIONS que se instaló en el Mar de la Patagonia sigue prometiendo éxitos y fortunas mientras destruye, aceleradamente, la vida que debiéramos tener, una vida frente  al Mar Austral... libre de salmoneras.


Héctor Kol
Patagonia Chilena
Sin Represas…sin salmoneras
Marzo de 2016.










[1] Bergheim, A. and Sivertsen, A.; 1981: “Oxygen consuming properties of effluents from fish farms”. Aquaculture, 22 (1981): 185-187

[2] De acuerdo al Proyecto Técnico incluido en la Declaración de Impacto Ambiental presentada para obtener el aumento de producción.

4 comentarios:

Federico Orellana dijo...

Extraordinariamente claro... Felicitaciones amigo.

Vikaivi dijo...

Muchas gracias por tan clara y didáctica explicación que todo chileno debería leer para asumir una intención responsable al menos. Gracias.

Vikaivi dijo...

Muchas gracias por tan clara y didáctica explicación que todo chileno debería leer para asumir una intención responsable al menos. Gracias.

Kyriakos Sarantitis dijo...

Gracias por la información, muy consistente! saludos.
Estudiante Ing. Ambiental, Puerto Montt.