martes, 24 de octubre de 2017

POSMODERNISMO, SALMONICULTURA CHILENA Y LA POMADA DE LA SUSTENTABILIDAD

POSMODERNISMO,  SALMONICULTURA CHILENA Y LA POMADA DE LA SUSTENTABILIDAD

El Caso del wellboat SEIKONGEN.

Por Héctor Kol
Sinrepresassinsalmoneras.blogspot.com
Octubre de 2017.

En los tiempos actuales, de Pos-modernismo y de pos-modernistas, es decir, tiempos del “chamullo” y de los “chamulleros”, la venta de “pomadas” es un elemento insustituible e irremediable, especialmente si hay elecciones parlamentarias y Presidenciales de por medio.

La “Salmonicultura Sustentable” es uno de esos “chamullos” pos modernistas, sostenido, entre otros, por el Diputado Boric…

El reciente hundimiento de un wellboat en la Ensenada Ahoni, Comuna de Chonchi, mientras operaba para la empresa CAMANCHACA (que publica unos espectaculares “Reportes de Sustentabilidad”, por lo demás) demuestra una vez más no sólo lo insustentable de esta Industria por definición, sino que también por sus prácticas, porque no sólo se mantiene a flote a punta de subsidios estatales y tráfico de influencias, sino también por el encubrimiento que le prestan los servicios del Estado a todas sus faltas, infracciones y delitos.

En otras palabras, la Industria Salmonera no sólo es ambientalmente insustentable. También es éticamente insustentable.

En efecto, el día 18 de octubre de 2017, frente a las costas de Chonchi, el wellboat “SEIKONGEN” se hundió con una carga de 200 toneladas de salmones cosechados del centro “Pilpilehue” de CAMANCHACA, según cifras oficiales.




Inmediatamente, la Armada de Chile señaló que se tomaban todas las medidas para evitar fugas de combustibles y SERNAPESCA señaló activar los protocolos para sacar de la nave los salmones cosechados. La prensa salmonera detalló las características de la nave, los Huilliche locales y la pesca artesanal comenzaron a monitorear el área para vigilar que sus recursos y pesquerías no se contaminaran, Green-Peace dio entrevistas desde Santiago para decir nada, como es su costumbre… y del SEREMI de Medioambiente nunca más se supo….

Es decir, se activaron los mismos discursos, con los mismos agentes, del caso de la Marea Roja 2016 para obtener los mismos resultados: NINGUNO. Pero también para desviar la atención de un hecho esencial: que el centro de engorda de salmónidos “Pilpilehue” de CAMANCHACA, es ILEGAL.



En efecto, como muestra la Figura 2, correspondiente a una imagen Google Earth fechada 11 de abril de 2017, el centro Pilpilehue de CAMANCHACA, Registro Nacional de Acuicultura (RNA) Nº 101690, opera con dos trenes de 20 balsas-jaulas cuadradas de 30 metros de lado cada una. Sólo que una de ellas está FUERA de la concesión acuícola otorgada por la Resolución 764/1995 del Ministerio de Defensa…

La concesión acuícola otorgada a CAMANCHACA tiene solo 32 hectáreas de superficie y es por esa superficie que CAMANCHACA paga su patente acuícola. Sin embargo, ocupa más de 120 hectáreas…. CUATRO VECES más de lo que paga…

Y sus operaciones ilegales se han mantenido por años, como muestra la Figura 3, donde la imagen Google Earth de Septiembre de 2013 muestra que CAMACHACA operó, en ese ciclo productivo, con un tren de balsas-jaulas redondas dispuestas completamente FUERA de la concesión acuícola otorgada. ¿Dónde se muestreó para elaborar el Informe Ambiental 2015 (INFA) que CAMANCHACA publicó en su página web empresarial?


En el año 2007, los servicios de evaluación ambiental aprobaron a CAMANCHACA RNA 101690 una producción de más de 12 mil toneladas/año de salmónidos, aumentando en más de 6 VECES su producción original (1.620 Ton/año).

Sin embargo, esta producción autorizada mediante la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) 693/2007 de la entonces Comisión Regional del Medioambiente (COREMA- Los Lagos) debía obtenerse en una concesión acuícola de 123,6 hectáreas de superficie, QUE NUNCA HA EXISTIDO.


Como muestra la Figura 4, correspondiente a una captura de pantalla del Visualizador de Mapas de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) obtenida 48 horas atrás, la concesión acuícola vigente es de sólo 32 hectáreas, la misma que otorgó el Ministerio de Defensa a través de la Resolución ya señalada.

En consecuencia, es posible que durante 10 años CAMANCHACA haya operado una concesión imaginaria 4 veces más grande que la que le ha sido otorgada, obteniendo una producción ILEGAL, puesto que esa producción está en función directa con esta imaginaria concesión.

Y tal como lo demostraron el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt, CODEFF-Aysén y REAL Chile en Magallanes ante la Contraloría General de la República durante el año 2016, los servicios públicos siguen aceptando información falsa, se niegan a fiscalizar y toleran toda suerte de abusos sobre el patrimonio marítimo de todos los chilenos… No sólo de algunos…DE TODOS.

Este caso no sólo demuestra que SERNAPESCA y SUBPESCA han hecho caso omiso de las instrucciones emanadas desde la Contraloría General tras informes de Auditoría que acusaron a estos servicios públicos de no hacer su trabajo durante 6 años consecutivos.

Siguen sin hacerlo…

La teoría del actual Director Nacional de SERNAPESCA, José Miguel Burgos, para explicar por qué los centros de engorda operan  50 METROS fuera de sus concesiones, se cae a pedazos con este caso: el tren de balsas-jaulas ilegal de CAMANCHACA RNA 101690 está a más de 400 metros al norte de la concesión acuícola otorgada.

El hundimiento del wellboat después de recibir cosechas de un centro ILEGAL demuestra también la displicencia de la Armada de Chile en las funciones fiscalizadoras de la actividad acuícola que le asigna la propia Ley General de Pesca y Acuicultura, permitiendo la operación de un centro ilegal por un plazo aún por determinar, tal como lo ha permitido en todos los casos que han denunciado los Comités de Defensa del Borde Costero de Castro, de Dalcahue, de Puerto Montt y de Chaitén, sólo en la Región de Los Lagos.

El pos-modernismo (el chamulleo) instalado en los servicios públicos de las regiones salmoneras, que cuenta con la complicidad de la prensa oficial y los intereses creados de la pesca artesanal de las ONGs y Fundaciones que trabajan para si mismas, así como de "movimientos sociales" que aún no son capaces de rebelarse EFICIENTEMENTE ante la destrucción del ambiente marino regional y se distraen en teorías e iniciativas sin respaldo ni fundamento técnico, político ni social, nos ha llevado a una condición de ser una Región que colinda con una cloaca con múltiples evidencias de colapso ambiental.

Es hora de terminar con ello.

Héctor Kol
Patagonia Chilena
Sin Represas… Sin Salmoneras
Octubre de 2017.


3 comentarios:

Todos Somos Coquecura dijo...

Re-publicando en face de Todos Somos Cobquecura.... Esta industria es realmente un asco de movidas, pitutos, coimas y destrucción. Que Asco

Anónimo dijo...

Realmente un verdadero descalabro el que viene denunciando Héctor Kol con fundadas razónes desde ya hace varios años. La actividad probadamente ilegal de la industria salmonera y la colución innegable de organismos del propio Estado, tambien denunciados, trasciende lo imaginable. Soluciones?Talvez, Misiones de Observación Ambiental Ciudadanas con apoyo de la comunidad y científicos independientes, aprorbados por la misma Todo un verdadero desafio!
Felicitaciones a Héctor Kol y su equipo por la información valiosa y experta de como se manejan las cosas en esa zona austral del mundo.

Anónimo dijo...

Greenpeace estuvo acá, en Pilpilehue... ¿Sr. Kol, Ud. vino? Hay mucha información importante en su artículo, pero cómo puedo creerla si entre medio hay cosas que no son correctas.